Entrevista exclusiva: Bob Iger, el hombre que preside el imperio Disney

Bob Iger ha convertido a la compañía Disney en una corporación cuyos accionistas han obtenido beneficios sin fin. Pero, ¿cuál es su futuro?
Entrevista exclusiva: Bob Iger, el hombre que preside el imperio Disney
Bob Iger, izq., principal dirigente de The Walt Disney Co., junto a John Lasseter, der., Director Creativo de Walt Disney y Pixar Animation Studios.
Foto: Getty Images

Desde que en 2005 Bob Iger tomara las riendas de The Walt Disney Company, las acciones de la empresa han aumentado en valor $86.17, convirtiendo a la misma en una de las corporaciones más exitosas del siglo XXI (el año pasado obtuvo $7,500 millones en beneficios).

Gracias a sus acciones como Director Ejecutivo y Director general, que incluyen la compra de los estudios de animación Pixar (que hoy estrenan “Inside Out”), de la editorial y productora Marvel (que ha generado superéxitos como las dos entregas de “The Avengers”) y de la legendaria Lucasfilm (creada por George Lucas y que posee los derechos de sagas como “Star Wars” e Indiana Jones), su contrato ha sido extendido en numerosas ocasiones.

Parece ser que será en 2018 cuando, finalmente, se retire, a los 67 años, dejando tras de sí una estela de triunfos, como el afianzamiento de los parques de atracciones (con uno nuevo, en Shanghai, que abrirá sus puertas el año que viene), la flota de cuatro cruceros que recorren diversos continentes (así como resorts alrededor del mundo), un estudio de cine con franquicias y triunfos (como “Frozen”, el filme animado más taquillero de la historia) y un canal de televisión, ABC, que él dirigió hasta que fue adquirido por Disney en 1996, antes de dar el salto a esta empresa.

Por supuesto, han habido altibajos: como los fracasos comerciales de cintas como “The Lone Ranger” o “Tomorrowland”… pero Bob Iger se ha mantenido firme en sus apuestas que, a nivel personal, le han reportado un salario de alrededor de $46.5 millones al año, más $125 millones en acciones.

Con motivo del 60 aniversario de Disneyland, este periódico habló con Iger, en exclusiva para un medio impreso hispano, en el pequeño pero encantador apartamento que Walt Disney poseía en el parque que creó en 1955.

Cuando escucha la frase: “todo empezó con un ratón”, es…

Increíble, ¿verdad?

Exacto.

Lo cierto es que ahí estoy un poco en desacuerdo con Walt… La compañía fue creada en 1923 y Mickey nació en 1928… En algún momento pediré que se corrija esa frase… Bromas aparte, Mickey Mouse sí fue el cohete que lanzó esta maravillosa compañía. Lo que resulta increíble es que este personaje sigue siendo tan popular hoy como lo fue entonces. Tan popular que Walt hasta se preocupó de su influencia en la cultura. Eso dice mucho de esa creación y de lo que significa: es cada uno de nosotros, tiene valores, no es demasiado serio, tiene un gran sentido del humor… Es una herencia maravillosa que tiene esta compañía.

La visión de Walt Disney en Disneyland sigue viva si se analizan sus planes. ¿Cómo es eso posible cuando hoy estamos hablando de la visión de una corporación, no la de un hombre?

Hay que empezar con la base de que su visión era tan factible. Walt tenía un instinto increíble para contar historias que emocionaban a la gente para siempre: “Snow White” es un ejemplo de ello, como filme que sigue siendo relevante hoy, y de bien seguro Disneyland también lo es, al crear el primer parque moderno de la historia. Tenía ese instinto de que si aprovechaba esas historias y creaba experiencias inmersivas, éstas seguirían con la gente para siempre. Lo que hemos hecho durante años, y lo que he hecho yo durante la década en la que llevo a cargo, es asegurarnos que hay un buen balance entre la herencia y la innovación. Walt siempre apostó por la innovación, pero sin perder la mirada de lo que era la esencia de su gran visión, que es contar historias que emocionan. No las haces para niños o para adultos: sino para todos, para ese lugar especial que todos tenemos dentro. Hay una pureza en esa visión, que sigue en pie hoy en día.

El éxito de la renovación en Disney’s California Adventura, con la incorporación de Cars Land, es notable. ¿Servirá de base para futuras expansiones en otros parques?

Primero, hay mucha actividad en la división de parques y resorts en la compañía, incluyendo la construcción de Disneyland Shanghai. Sí hay un mapa general en los seis parques donde encontrar las mismas experiencias, historias y valores, pero también hay que incluir algo único en cada parque, así que no hay dos parques que sean iguales. Eso es importante, porque aunque las historias tienen atractivo universal, los resorts están en localizaciones distintas, con culturas diferentes. California Adventure fue interesante, porque nos dimos cuenta que teníamos no sólo la oportunidad, pero también la necesidad de cambiar algo que no estaba a la altura de lo que se esperaba de la compañía. Tuvimos que hacer algo, porque no estábamos orgullosos de lo que habíamos hecho. Así que hubo un gasto considerable [para renovarlo]. Lo que al final hicimos, que es lo que hemos hecho en otros parques, es sumergir a la gente en la experiencia, ofrecerles la opción de dejar sus vidas diarias por un momento y entrar a un mundo con nuestras historias, como Cars Land, donde uno deja la realidad del mundo atrás.

Han pasado 20 años desde la apertura de una nueva atracción original en Disneyland. Existe una sensación de entusiasmo y frustración entre los fans ante la falta de anuncios de una renovación… ¿Cuál es su percepción?

Sí, tengo presente esa percepción, pero también es verdad que en los últimos 20 años hemos renovado la atracción del submarino, que llevaba cerrada diez años, Mattherhorn, Star Tours, Space Mountain… Disneyland nunca se ha paralizado. Nunca lo hubiéramos permitido. Siempre continuaremos mejorando la experiencia. Sugerir que Disneyland sigue siendo el mismo parque que hace 20 años es incorrecto. Sin embargo, sí creo que es el momento de incorporar una nueva atracción a Disneyland, y estamos trabajando en ello. No tengo un anuncio ahora mismo, pero sí habrá uno antes del fin de este año.

Shanghai es una experiencia nueva, no sólo por la magnitud del parque, sino también por la identidad cultural china.

El mensaje que le di a nuestro equipo a la hora de crear Disneyland Shanghai fue hacer algo auténticamente Disney, pero distintivamente chino. Y eso significa que hay elementos muy Disney, auténticos a la experiencia Disney, enclavados en el país más poblado del mundo. Nos hemos tenido que asegurar que hemos traído Disney en toda su gloria y grandeza a China, pero reconociendo que mucha gente allá nunca las ha vivido. No sólo tienen que sentirse especiales viviéndo la experiencia, sino también deben sentir que es suya.

La animación ha cambiado mucho durante las últimas dos décadas. ¿A dónde va el negocio, tras el éxito de ‘Frozen’?

Primero de todo, es la base de la compañía. A dónde va la animación, va la compañía, y eso se demuestra si uno echa una mirada a la historia de la compañía, cuando Disney creó sus clásicos, o a finales de los años 80, “The Little Mermaid”, “Beauty and the Beast” o “The Lion King”, o ahora con Disney y Pixar juntos. Para nosotros se trata de contar una gran historia no sólo para la gran pantalla, como demuestran los parques, donde revivimos las historias en formas que no muchas compañías pueden hacer.

Tiene suerte de tener en sus manos divisiones como Marvel, Pixar…

¡Tengo suerte de tener este trabajo! [risas]

Compañías que son exitosas ahora mismo… ¿pero cuál es la visión para dentro de diez años? ¿No es un trabajo abrumador?

No lo es, porque no lo hago solo. Tengo un gran equipo en numerosos lugares alrededor del mundo. Esta compañía se dirige en equipo. Sí es una experiencia extraordinaria dirigir una compañía que Walt inauguró hace más de 90 años, y mantenerla tan relevante como es ahora. Seguimos expandiéndola. Innovación [es la clave] en un mundo tan dinámico como el que vivimos. Si miro al futuro, mi recomendación al equipo que me seguirá es mantener lo que hemos estado haciendo: hay que pensar a lo grande, piensa con audacia, cuenta historias fantásticas e innova.