Alfa Romeo pretende desafiar a las automotrices alemanas

La verdad es que las marcas italianas no han encontrado eco en el mercado de EEUU

Alfa Romeo quiere convertirse en una marca de lujo y desafiar a BMW, Mercedes, Lexus, Acura, Infiniti y Audi, con tres nuevos modelos que presentará a finales de 2017.

Fiat Chrysler Automóviles presentará el sedán mediano Giulia, seguirá con otro sedán y un SUV de tamaño mediano. Esos vehículos y cinco más programados para 2018, representan un enorme esfuerzo de FCA para traer su gustos italianos a un mercado estadounidense que siempre les ha sido reacio.

Estos productos son un intento de reformar los destinos de Alfa Romeo en el país y aumentar las ventas totales globales de 70,000 el año pasado a 400,000 vehículos en 2018.

El plan de cinco años de FCA que termina en 2018, hace que algunos analistas como IHS Automotive, no crean que el objetivo de vender 150,000 vehículos en el país, pueda lograrse. La automotriz pretende vender en América del Norte más que Volvo y Mitsubishi combinados.

El Giulia de Alfa Romeo se estrenará en Europa a principios del año próximo y llegará a América del Norte entre abril y junio del próximo año. Este modelo estará seguido por un SUV de tamaño mediano a finales de 2016 y un sedán en 2017.

El SUV de tamaño mediano espera competir con el Audi Q5 y BMW X3. La producción está programada para comenzar en septiembre de 2016. El Alfa SUV se basa en el Fiat 500L de bajas ventas en el país, con la distancia entre ejes ampliada para dar cabida a todas las ruedas de un vehículo mucho más grande. Y seguro querrá competir con el Audi Q5 y el BMW X3, ¿seguro?

Para algunos analistas europeos, el Giulia, como todo Alfa Romeo, vendrá con ruido, vibración y dureza. El sedán Giulia pretende competir con el Audi A4 y BMW 3, y se estrenará en septiembre en el salón del automóvil de Frankfurt.

Para el CEO de FCA, Sergio Marchionne, la marca Alfa Romeo es su mayor reto y dolor de cabeza. Once años desde que tomó el mando y varios relanzamiento más tarde, sigue siendo un enorme desafío y un dolor de cabeza más.

Cuando el nuevo Giulia y el SUV lleguen al mercado el año que viene, el dolor de cabeza comenzará, porque la famosa marca italiana podría hacerle perder miles de millones y dejar los números de la automotriz en rojo. Nunca una marca iitaliana ha podido competir con la fiabilidad de los autos alemanes y japoneses, además de las nuevas ofertas de modelos de lujo coreanas.

¿En donde tendrán su nicho los nuevos Alfa en Estados Unidos? No sé, porque el que compra autos americanos no compra italianos, y de ahí les queda poco margen.