El Seguro Social y Medicare enfrentan cada vez bajo una mayor presión

Cada vez son más las personas mayores que dependen de estos programas en EEUU, advierte Obama
El Seguro Social y Medicare enfrentan cada vez bajo una mayor presión

Washington.- Aunque el sistema del Seguro Social y el programa de “Medicare” para ancianos y jubilados “no están en crisis”,  sí afrontan “retos” a largo plazo para ayudar al creciente número de personas en la tercera edad, afirmó este lunes el presidente Barack Obama.

Durante la Cumbre sobre la Vejez, que la Casa Blanca realiza cada diez años desde 1961, Obama señaló que, cada día, cerca de 10,000 adultos de la generación de “baby boomers”, aquellos nacidos tras la Segunda Guerra Mundial, cumplen 65 años de edad, lo que aumenta las presiones sobre la red de seguridad social en EEUU.

“Tenemos que trabajar y hacer más para asegurar que cada persona mayor estadounidense tiene los recursos y el apoyo que necesita para progresar… el Medicare y el Seguro Social no están en crisis” aunque, en el caso de Medicare, el reto principal es reducir el crecimiento de los costos de salud, explicó Obama, interrumpido por aplausos.

Ambos programas afrontan “retos” debido a cambios demográficos y, pese a esto, su gobierno ha podido reducir el déficit en dos tercios desde 2009, afirmó.

Seguridad para la vejez

El mandatario reiteró su compromiso para proteger la solvencia del Seguro Social a largo plazo, y combatir los “conflictos de interés” en la asesoría financiera que reciben los ancianos para su jubilación de agentes de Wall Street.

Además, pidió que el Congreso apruebe su propuesta para inscribir automáticamente a unos 30 millones de trabajadores adicionales en cuentas de jubilación en sus empleos.

Obama ha encargado al secretario del Trabajo, Tom Pérez, a que proponga para fin de año una serie de reglamentos para que los estados puedan crear programas de ahorro para la jubilación.

Según datos del censo, en 2014, aproximadamente uno de cada siete adultos era mayor de 65 años y para 2030, esa cifra aumentará a cerca de uno de cada cinco.

La cumbre de un solo día reunió en el Salón Este de la Casa Blanca a funcionarios de alto rango de la Administración Obama y a expertos en asuntos de interés para los ancianos y jubilados, incluyendo el cuidado médico, pensiones, seguridad alimentaria, y justicia social.

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) elabora un programa piloto bajo el cual ciertos ancianos y discapacitados que reciben ayuda alimentaria bajo el programa conocido como “SNAP”, podrán usar sus beneficios para la entrega a domicilio de sus compras del mercado.

Se calcula que cerca del 16% de los beneficiarios del programa “SNAP”, o 7.6 millones, es de origen hispano, aunque USDA no pudo precisar cuántos ancianos podrán recibir ese nuevo beneficio.

Mientras, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) esbozó una serie de medidas para mejorar la calidad de vida de los ancianos, y se comprometió a encontrar formas de prevenir y tratar con mayor eficacia el mal del Alzheimer´s para el año 2025.

La ancianidad en EEUU:

 

  • Cada mes, más de 250,000 personas alcanzan los 65 años de edad.
  • La expectativa de vida en EEUU alcanzó los 78.8 años, una cifra récord en el país.
  • Ocho de cada 10 adultos entre 65 y 74 años de edad, y casi seis de cada 10 adultos de al menos 75 años, trabaja fuera de casa, hace servicio voluntario o cuida de otros familiares.
  • El 20% de los ancianos -unos 7.7 millones-  reciben ayuda para sus necesidades de cuidado básico, 1.1 millón de ellos en asilos para ancianos.
  • El 11% de los adultos entre 65 y 69 años afronta alguna limitación en su diario vivir, un problema que llega a afectar al 62% de los adultos a partir de los 90 años.
  • Cerca de un tercio de los trabajadores en EEUU no tiene beneficios para su jubilación en sus lugares de empleo.
  • Para la mayoría de los ancianos, un cheque del Seguro Social es la única fuente de subsistencia, en particular para las mujeres y las minorías. El Seguro Social conforma al menos el 90% del ingreso total para un tercio de los beneficiarios que reciben esa ayuda.
  • El promedio anual de beneficios de jubilación es de poco menos de $16,000 en EEUU.

 

Fuente: Hoja de datos de la Casa Blanca