Consejos prácticos para no pescar infecciones en el hospital

Cómo protegerse tu familia y tú de infecciones peligrosas
Consejos prácticos para no pescar infecciones en el hospital
Los hospitales son un foco de infección.
Foto: Shutterstock

Uno va al hospital para recuperarse. Pero en muchas ocasiones, sucede lo contrario. Uno de cada 25 pacientes, es decir, alrededor de 720,000 estadounidenses cada año, contraen una infección mientras están en el hospital. Y estamos hablando de infecciones complicadas que podrían no ser tratables con antibióticos y, con frecuencia, resultan mortales.

Tan sólo una de estas infecciones, causada por la bacteria clostridium difficile, o ‘C. diff’, afecta aproximadamente a 450,000 personas al año y mata a casi 30,000 según los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Y la investigación de Consumer Reports muestra que muchos hospitales no hacen un buen trabajo de controlar las infecciones: 3 de cada 10 hospitales en nuestras estudios obtuvieron calificaciones bajas por no mantener la C. diff bajo control y 4 de 10 tuvieron malas calificaciones por no controlar otra infección potencialmente mortal, el SARM o Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

Esas y otras infecciones se están esparciendo a los consultorios médicos, las casas de retiro y otros centros de atención médica… e incluso a los hogares de la gente. Eso se debe en parte a que muchos pacientes no saben que han desarrollado una infección sino hasta que son dados de alta: a pesar de que dos tercios de las infecciones de C. diff se asociaron con centros de atención médica, sólo 24% de las personas infectadas desarrollaron síntomas durante su hospitalización, de acuerdo con un estudio de febrero de 2015 de la revista científica New England Journal of Medicine.

He aquí cómo protegerte.

Ten cuidado en el hospital

Los hospitales son caldos de cultivo de infecciones peligrosas, en parte a causa del mal uso generalizado de los antibióticos. En 2010, casi un tercio de los pacientes en hospitales recibieron al menos una dosis de poderosos antibióticos de espectro completo, que atacan a múltiples tipos de bacteria a la vez. Esos medicamentos deben reservarse para las infecciones más difíciles de tratar. Pero al menos 30% de las recetas de antibióticos en el hospital son innecesarias o inapropiadas, de acuerdo con los CDC.

Los medicamentos incrementan el riesgo de infección de 2 maneras. Pueden eliminar bacterias intestinales saludables, permitiendo que las bacterias dañinas ataquen, según Clifford McDonald, M.D., asesor senior de la División de Promoción de Calidad de la Atención Médica de los CDC. Y el uso excesivo de antibióticos crea “superbacterias”; bacterias que son resistentes a muchos medicamentos.

Es por eso que es vital que tu médico y hospital usen los antibióticos correctamente. “Eso no significa que deben evitarlos del todo”, indicó John Santa, M.D., director médico en el Centro de Calificaciones de Salud de Consumer Reports. En lugar de eso, si te recetan un antibiótico, pídele al médico que primero determine qué tipo de infección tienes, de haberla, y que te recete un medicamento por el menor tiempo posible que ataque la bacteria culpable de la infección.

Pregunta también a tu médico sobre los probióticos. Algunas investigaciones sugieren que los pacientes de hospital que toman ciertas bacterias benéficas, en pastillas o quizás solo en yogurt, son menos propensos a sufrir por la C. diff. Los probióticos pueden fomentar el crecimiento de bacterias intestinales saludables, que te pueden proteger contra las bacterias dañinas. Finalmente, insiste en que todos: médicos, enfermeras y visitantes, se laven las manos antes de tocarte.

lavar manos

Sé cuidadoso en casa

“Todas las personas que salen del hospital deben asumir que han sido infectadas”, señaló Lisa McGiffert, directora del proyecto de Pacientes Seguros de Consumer Reports.

Así que mantente al pendiente de la diarrea, fiebre y otras señales de advertencia. Los adultos mayores de 65 años son especialmente vulnerables en el hospital y en casa. Pero cualquier persona que esté tomando antibióticos, así como los niños y las personas con un sistema inmunitario comprometido también enfrentan un mayor riesgo.

“Así que la buena higiene luego de una hospitalización es la clave”, dijo McGiffert. Esto significa lavarse cuidadosamente las manos y, si alguien tiene una infección, usar estas precauciones adicionales:

Limpia las superficies que se tocan a menudo con una parte de cloro mezclada en 10 partes de agua.

• Intenta reservar un baño para la persona infectada. “Piensa en lo que hacen en los hospitales”, dijo McGiffert. “Aislan a los pacientes infectados”.

No compartas toallas u objetos de baño.

¿Quieres más?

Para ver calificaciones de hospitales en el área donde vives respecto a infecciones y otras mediciones, los suscriptores a nuestro sitio web pueden visitar ConsumerReports.org/hospitalratings