Protestan contra senadora por ley que acabaría con las “Ciudades Santuario”

Opositores de las Ciudades Santuario argumentan que las autoridades no deberían poder escoger entre cuáles delitos perseguir y cuáles no
Protestan contra senadora por ley que acabaría con las “Ciudades Santuario”
Foto: EFE

Un grupo de activistas de California protestó hoy en Los Ángeles contra la senadora federal Dianne Feinstein que anunció su intención de presentar un proyecto de ley que obligaría a las autoridades locales a colaborar con las federales en materia de inmigración y acabar así con las denominadas “ciudades santuario”.
Cerca de medio centenar de líderes y activistas se sumaron a la protesta en Los Ángeles frente a las oficinas de la senadora demócrata, donde le pidieron que desista de su intención respaldar una ley en ese sentido.
“La senadora Feinstein no debe apoyar o presentar una legislación que enreda a la policía local con el ICE (Oficina de Inmigración y Aduanas)”, declaró Marta Arévalo, directora ejecutiva del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).
“Las malas acciones de una persona no deben ser usadas para perseguir comunidades enteras que son parte del tejido de nuestro estado”, agregó Arévalo.
La propuesta de la senadora Feinstein surgió después de la muerte en San Francisco el pasado 1 de julio de Kathryn Steinle, de 31 años, de la que se culpa al mexicano indocumentado Juan Francisco López, quien presentaba siete delitos graves en su historial y había sido deportado cinco veces
No obstante, el inmigrante mexicano, de 56 años, fue puesto en libertad en abril por los alguaciles de San Francisco, en lugar de entregarlo a las autoridades de inmigración.
En la manifestación de hoy se argumentó que obligar a las autoridades locales a colaborar con las agencias federales en el control de la inmigración ilegal afecta la confianza de la comunidad para denunciar delitos.
No obstante, organizaciones como Numbers USA, que se oponen a las “ciudades santuario”, argumentan -entre otras razones- que la ley debe prevalecer y que las autoridades no deberían poder escoger entre cuáles delitos perseguir y cuáles no.