El divertido Antonio Brown quiere ser el mejor receptor de la historia

El jugador de los Steelers es pequeño y llegó a la NFL sin reflectores, pero se ha convertido en todo un espectáculo
El divertido Antonio Brown quiere ser el mejor receptor de la historia
El control de su cuerpo en el aire es una de las grandes virtudes de Antonio Brown, receptor de los Steelers / Getty Images
Foto: Getty Images

¿Un jugador de los Steelers de Pittsburgh el mejor receptor que hay en la NFL? ¿El líder de la liga en pases atrapados y yardas viste el negro y oro del equipo que históricamente es sinónimo de ganar las batallas corriendo el balón?

Eso es sin duda extraordinario, como extraordinario es Antonio Brown, un hombre al que los Steelers seleccionaron hasta la sexta ronda del Draft de 2010. Antes que él, fueron escogidos 194 prospectos. Sus credenciales pues, como jugador de la modesta universidad de Central Michigan no lo tenían en el aparador. Pero acabó siendo todo un hallazgo.

Cuando los Steelers le dieron un enorme contrato de $42.5 millones por cinco años, lo que supuso la salida del equipo de Mike Wallace, el receptor más veloz de la NFL, muchos observadores no podían creerlo. Parecía mucho dinero. Pero aquel jugador de Central Michigan estaba puliéndose en algo grande.

Brown brincó de 66 recepciones en la temporada 2012 a 110 en 2013, cuando además acumuló 1,499 yardas con ocho touchdowns. La campaña anterior, el jersey número 84 subió todavía otro nivel: 129 atrapadas, 1,698 yardas (líder de la liga en ambos departamentos) y 13 touchdows (2º lugar).

Brown también fue primer lugar en primeros y diez conseguidos (85), tercero en yardas por juego (106.1) y cuarto en yardas totales en regresos de patadas de despeje (319), otra de sus especialidades.

Lo que hace especial a Antonio Brown es que se trata de un receptor de apenas 1.78 m y 82 kg. En comparación con otros de los más renombrados en su posición, él es chico. Pero su velocidad, tenacidad, control del cuerpo en el aire y manos muy seguras le dan la ventaja contra los esquinas y profundos.

Brown también es divertido. Normalmente se le ve sonriendo en el campo y sus bailes para celebrar cada vez que anota se han convertido en una marca registrada. Este verano llegó al campo de entrenamiento en un Rolls Royce con los colores y logo de los Steelers.

La temporada 2014 de Antonio quedó como una de las mejores que haya tenido un receptor, al menos desde el punto de vista estadístico. Pero para él, eso no es suficiente.

“Quiero ser especial. Ya no soy un jugador de sexta ronda”, le dijo a ESPN, para luego explicar que su mentalidad es llegar a ser el mejor receptor abierto de la historia.

Esas son palabras mayores, pero si el hombre de 27 años de edad cree que aún no es suficientemente bueno y especial, entonces mejor que empiecen a temblar las defensas rivales.

Brown en cifras

129

recepciones en 2014, la segunda mayor cifra de todos los tiempos en una temporada

3,197

yardas acumuladas por recepción en las pasadas dos temporadas

390

Recepciones en sus primeros cinco años. Jerry Rice, el mejor de la historia, tuvo 346 en el mismo lapso

Los cinco mejores

  1. Antonio Brown (PIT)

Líder de recepciones (129) y yardas (1,698) en 2014 y sigue mejorando

  1. Dez Bryant (DAL)

Incomparable explosividad y líder de recepciones de TD (16) en 2014

  1. Julio Jones (ATL)

Tuvo 104 rec. y 1,593 yds. en un equipo que sólo ganó seis partidos

  1. Odell Beckham (NYG)

Acumuló 1,305 yds. en sólo 11 inicios y tiene tal vez las mejores manos

  1. Demaryius Thomas (DEN)

Lleva tres años seguidos de más de 1,400 yardas con los pases de Manning