Maduro: sacamos a familias de un sector con paramilitares colombianos

Gobenador del Táchira denuncia falta de colaboración contra el contrabando
Maduro: sacamos a familias de un sector con paramilitares colombianos
Personas en el lado colombiano de la frontera con Venezuela
Foto: EFE

Caracas

El cierre de la frontera con Colombia en el estado venezolano de Táchira (oeste) fue decidido por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, debido a la “falta de colaboración” de las autoridades del país vecino, dijo ayer el gobernador José Vielma Mora.

Los venezolanos “no han tenido la suficiente colaboración de las autoridades colombianas” que si “hicieran la parte de contención del contrabando de extracción de productos de Venezuela hacia Colombia” que les corresponde, “otra fuera la realidad”, declaró el gobernador de Táchira a la emisora internacional Telesur, con sede en Caracas.

Las autoridades venezolanas piden “que exista complementariedad, porque ambos países se necesitan uno a otro, pero bajo la transparencia y la legalidad”, añadió.

Los puentes internacionales de Táchira fueron cerrados la medianoche del pasado miércoles por orden de Maduro, inicialmente por un período de 72 horas, que posteriormente extendió de forma indefinida, después de que tres soldados venezolanos y un civil fueron tiroteados por presuntos contrabandistas.

Maduro decretó además el pasado viernes en Táchira el estado de excepción por 60 días prorrogables y fruto de esta decisión fueron deportados el sábado y el domingo 791 colombianos indocumentados, según reseñó anoche Vielma Mora.

Esas personas fueron entregadas al Consulado General de Colombia, “como manda la ley, sin atropellos, sin humillaciones, sin torturas”, destacó entonces al canal estatal VTV de su país.

Los funcionarios consulares colombianos los trasladaron a su país en unos autobuses desde “unas carpas con sillas, agua potable, alimentos” dispuestos por las autoridades venezolanas, destacó, así como negó maltratos o que fueran deportados padres sin sus hijos.

“Eso es falso” y además a los repatriados “les preservamos la vida, porque estamos sacando a las familias de un sector (de Táchira) dominado por paramilitares colombianos (…), donde había un ciclo del terror, esclavitud, servidumbre, explotación sexual, proxenetas y todos los males del mundo concentrados allí”, añadió.

Sobre la reunión del próximo miércoles entre las cancilleres de Venezuela, Delcy Rodríguez, y Colombia, María Ángela Holguín, para analizar el asunto, Vielma Mora hizo votos para que se adopten acuerdos que fortalezcan “la seguridad” en la zona.

El Gobierno venezolano, sostuvo hoy a Telesur, “busca liberar este territorio de las bandas criminales que quieren imponer sus estilos de vida, sometiendo, humillando, atropellando y torturando y encima queriendo manejar el comercio”.

Los defenderemos

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró ayer que su Gobierno defenderá con “firmeza” a sus ciudadanos tras la deportación de centenares de ellos desde Venezuela, pero aclaró que “esa firmeza requiere la sabiduría y la prudencia de la diplomacia”.

“No nos falta ni nos faltará firmeza para defender a todos nuestros connacionales, donde quiera que su seguridad se vea amenazada o sus derechos fundamentales violentados”, señaló Santos en un comunicado difundido por la Casa de Nariño, sede del Gobierno.

Fuentes oficiales confirmaron ayer que al menos 751 colombianos, de los cuales 139 son menores de edad, fueron deportados a su país desde Venezuela, tras el cierre de la frontera y las medidas de excepción ordenadas por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.