Roberto Clemente: lo que no todos saben de su historia

Tributo a la mayor leyenda beisbolera latinoamericana, al celebrarse el Roberto Clemente Day

Roberto Clemente: lo que no todos saben de su historia
Roberto Clemente, posiblemente el mejor pelotero latino de todos los tiempos y sin duda un hombre de impacto mundial.
Foto: Getty Images

Este 16 de septiembre el mundo del béisbol, y en especial los latinoamericanos, celebran el Día Roberto Clemente, instaurado a principios de la década anterior para celebrar la carrera y la vida del mejor pelotero puertorriqueño y latino de todos los tiempos.

El ‘Roberto Clemente Day’ es también el día anual en el que cada equipo de las Grandes Ligas nomina a un jugador propio para contender por el Trofeo Roberto Clemente, premio supremo otorgado por MLB al jugador que mejor ejemplifica el juego de pelota, el deportivismo y el apoyo a la comunidad.

Y para honrar al inmortal número 21 de los Piratas de Pittsburgh, esta vez no recurrimos a los logros de Clemente, ampliamente documentados, sino a esos detalles curiosos e interesantes que no muchos conocen.

Iba a ser un Dodger

Clemente recibió un bono de $10,000 cuando los Dodgers de Brooklyn lo firmaron en 1952 para que jugara en su equipo Triple-A en Montreal. Una regla de la MLB indicaba que cualquier jugador que recibiera un bono de más de $4,000 debía estar en un roster de Grandes Ligas durante su primera temporada o ser elegible para ser seleccionado en el draft de novatos. En 1954, los Piratas de Pittsburgh lo escogieron como la primera selección del draft. Adiós Dodgers.

Debutó contra LA

Las ironías de la pelota hicieron que Clemente jugara su primer encuentro profesional ante los Dodgers. Fue el 17 de abril de 1955, y el No. 21 pegó un hit en cuatro turnos y anotó una carrera. En el segundo partido, se fue de 4-2 con un doble y una anotada. A pesar de que comenzó mostrando buenos argumentos, sus Piratas perdieron ambos encuentros.

Antes del 21 estuvo el 13

Clemente es, en la memoria, el número 21 que hizo inmortal con los Piratas (y los Cangrejeros de Santurce). Pero cuando se integró a las filas de los bucaneros, el 21 lo ocupaba el jardinero central Earl Smith. Casi durante todo el primer mes de la temporada de 1955, Clemente vistió el 13 en su franela. Pero Cuando Smith dejó al equipo a finales de abril, el 21 quedó disponible y Clemente pudo enfundarse el número que se convertiría en emblemático.

Un récord sólo suyo

El único pelotero en la historia en pegar un grand slam dentro del parque para ganar el partido. Fue el 25 de julio de 1956 en el Forbes Field, los Piratas estaban abajo 8-5 en la parte baja del noveno episodio y con tres a bordo Roberto utilizó su madero al primer lanzamiento. De acuerdo a las crónicas, la pelota fue a dar contra una lámpara en el jardín izquierdo y luego rebotó contra la barda para irse a perder en la profundidad del central (que iba de los 406 a los 457 pies). Rodearon las bases los tres corredores y detrás de ellos aceleraba el paso el número 21. El coach de tercera le marcó alto, pero Clemente no se detuvo, redondeó la antesala y se barrió en home.

Koufax era su cliente

Si bien Clemente no es recordado por su poder -era un verdadero acontecimiento volar una pelota en el Forbes Field que era como hangar– tuvo en su lista de lanzadores clientes a grandes nombres. Al pitcher al que más jonrones le pegó fue Sandy Koufax, el legendario zurdo de los Dodgers a quien Clemente le mandó seis pelotas a guardar y le conectó de por vida para .297.

Era cliente de Bob Gibson

Pero así como era de abusivo con Koufax, a Clemente se le aparecía el diablo cuando se enfrentaba al fenomenal lanzador de los Cardenales, Bob Gibson. El nueve veces All-Star y doble ganador del Cy Young le tenía tomada la medida y lo ponchó un total de 32 veces. El promedio del boricua ante Gibson era de .208. De cualquier manera, Clemente se las arregló para pegarle cuatro jonrones.

Su nombre era Roberto, no Bobby 

El racismo que enfrentaba Clemente no sólo se debía a su color de piel. Cuando desembarcó en Pittsburgh, el boricua tenía dos strikes en su contra: era de piel oscura y no hablaba inglés. La prensa y sus compañeros de equipo optaban por llamarlo Bob o Bobby para evitarse pronunciar su verdadero nombre. Hasta las famosa tarjetas Topps lo presentaban como Bob Clemente. Pero el caribeño, siempre orgulloso de sus raíces luchó siempre porque se le llamara Roberto.

Hay un museo dedicado a él 

El impacto de Roberto Clemente fue tan grande en Pittsburgh que a alguien se le ocurrió abrir un museo en aquella ciudad y dedicarlo a la vida y obra del boricua. El Clemente Museum cuenta con todo tipo de reliquias del pelotero y su época: uniformes, guantes, pelotas, bates y hasta asientos del Forbes Field en el que jugó.

El muro Clemente

Se podría decir que Roberto Clemente todavía ronda la pradera derecha de los Piratas. En el PNC Park de Pittsburgh, el muro del jardín derecho mide 21 pies de alto en honor al pelotero boricua.

Y el puente Clemente

Originalmente llamado simplemente como el Puente de la Calle Sexta, el Puente Roberto Clemente conduce a uno de los parques de pelota más bonitos en Grandes Ligas. El puente cruza el Río Allegheny en el centro de Pittsburgh y es, en días de partidos de béisbol o de fútbol americano (los Steelers) una vía peatonal que conduce a la gente al PNC Park de los Piratas o al Heinz Field.

Los candidatos

Este miércoles empieza la votación de los aficionados para definir al ganador del trofeo Roberto Clemente 2015. El proceso se extenderá hasta el 9 de octubre.

“Este trofeo representa todo lo que Roberto reflejó como un buen samaritano”, le dijo a MLB Vera Clemente, viuda del legendario pelotero.

La lista de candidatos cuenta con un pelotero de cada club. Estos son los nominados:

Liga Americana

Baltimore: Brian Matusz

Boston: Brock Holt

Chicago: David Robertson

Cleveland: Carlos Carrasco

Detroit: Miguel Cabrera

Houston: George Springer

Kansas City: Alex Gordon

LA Angels: Héctor Santiago

Minnesota: Torii Hunter

NY Yankees: Mark Teixeira

Oakland: Stephen Vogt

Seattle: Charlie Furbush

Tampa Bay: Chris Archer

Texas: Adrián Beltre

Toronto: José Bautista

Liga Nacional

Arizona: Paul Goldschmidt

Atlanta: Jason Grilli

Chicago: Anthony Rizzo

Cincinnati: J.J. Hoover

Colorado: Kyle Kendrick

Filadelfia: Ryan Howard

LA Dodgers: Adrián González

Miami: Dee Gordon

Milwaukee: Jonathan Lucroy

NY Mets: Curtis Granderson

Pittsburgh: Andrew McCutchen

San Diego: Andrew Cashner

San Francisco: Javier López

San Luis: Adam Wainwright

Washington: Denard Span