Marvin Quintero, el ingeniero que lava pisos y que sueña con ser campeón en el ring

El púgil tijuanense, que este viernes se presenta a pelear dentro de la serie LA Fight Club, tiene un interesante y admirable plan de vida
Marvin Quintero, el ingeniero que lava pisos y que sueña con ser campeón en el ring
Marvin Quintero (der.) tiene una buena carrera en el ring, pero él asegura que pelea por gusto.
Foto: Golden Boy Promotions

En el Hospital Regional No. 1 del Instituto Mexicano de Seguro Social de Tijuana, Marvin Quintero es uno de los intendentes que trapea el piso, barre los cubículos y recoge la basura.

“No me da vergüenza decir a lo que me dedico”, dijo el ingeniero industrial y boxeador que este viernes enfrentará al puertorriqueño Jeffrey Fontanez en la pelea estelar de la serie LA Fight Club, a celebrarse en el Belasco Theater de Los Ángeles.

LEE: Cotto y ‘Canelo’ se olvidan de los modales y lanzan insultos

Quintero obtuvo su título profesional en el Instituto Tecnológico de Tijuana y limpiar pisos en el Seguro Social es sólo parte de su plan de vida.

“Yo entré barriendo pisos porque quiero agarrar mi base (puesto fijo dentro del sindicato del IMSS). Una vez que la tenga, sé que puedo escalar posiciones hasta llegar a ser un ingeniero industrial del Seguro Social, y cuando lo sea, lo voy a poder valorar mucho porque podré decir que lo logré viniendo desde abajo”, explicó el hombre de 28 años de edad.

Para Quintero, el boxeo no es la profesión que lo sustenta, más bien es una pasión que disfruta.

“Yo no vivo del boxeo, yo vivo de mi trabajo”, afirmó el pugilista que tiene marca de 27 triunfos, 23 de ellos por nocaut, a cambio de seis derrotas.

“El boxeo es algo muy corto, un día te puedes lastimar y ¿después que? Por eso saqué un título profesional, por eso trabajo para mantener a mi mamá y mis tres hermanos”, compartió el pugilista que está próximo a casarse en el mes de noviembre.

Entrenador con conciencia

Apenas a los nueve años de edad, Quintero ya estaba entrenando en el gimnasio del legendario Rómulo Quirarte, quien obligó a su pupilo a continuar sus estudios.

“En la preparatoria yo dejé de ir a la escuela, me quería dedicar solamente al box, pero Don Rómulo me dijo que sin un título académico él no me seguiría entrenando”, relató el boxeador tijuanense.

Mayweather: ¿contra quién lo quieres ver?

Para poder mantener su trabajo como afanador y cumplir con su régimen de entrenamiento en el gimnasio, Quintero dijo que debe comenzar su día muy temprano.

“A las 5 de la mañana ya estoy corriendo, de ahí me baño y me voy al hospital, donde trabajo de 7 de la mañana a 3 de la tarde. Salgo de trabajar y me voy al gimnasio a entrenar de 4 a 6 de la tarde. Así es todos los días”, indicó.

Su pelea ante Fontanéz es importante para Quintero porque con un triunfo el mexicano reviviría sus esperanzas de algún día convertirse en campeón del mundo.

TE RECOMENDAMOS

VIDEOS: Las peores facturas del fútbol mundial

BÉISBOL: Los piratas dominicanos llegan al Dodger Stadium

FÚTBOL: A Dunga no le gusta la mezcla de fútbol y religión

“Yo sé que sí, un triunfo me vuelve a poner dentro de los rankings mundiales; estoy entrenando muy fuerte porque esta es una oportunidad que no quiero desaprovechar”, aseguró el pugilista para después explorar la idea de cómo se ve en el futuro.

“Me veo campeón del mundo, ¿por qué no? Pero si no lo logro, nadie podrá decirme que no lo intenté con todas mis ganas, con todo mi corazón”.