A la caza de los trabajos mejor pagados

Catedrático de computación quiere forjar un camino para los estudiantes latinos

El catedrático Arturo "Art" López con sus alumnos.
El catedrático Arturo "Art" López con sus alumnos.
Foto: EFE

San Diego

Desde su trinchera en un laboratorio de computación en el sur de California, el catedrático Arturo “Art” López quiere forjar el camino para que estudiantes latinos aspiren a los empleos mejor pagados en Estados Unidos.

López, dedicado a la docencia desde hace más de 20 años, fue reconocido recientemente como uno de los mejores 100 maestros de Ciencias de Computación en el país, rama que desea llevar a todas las preparatorias públicas como una herramienta previa a la universidad.

Su conocimiento del tema lo llevó a ser asesor e instructor para un programa piloto creado por la Fundación Nacional de las Ciencias (NSF), enfocado en desarrollar y promover un currículum de informática dentro de las escuelas públicas, donde hasta hace unos años era prácticamente inexistente.

Además, este curso busca que grupos pobremente representados como mujeres e hispanos se acerquen a este tipo de clases que ofrecen los cimientos para algunos de los trabajos mejor remunerados a nivel nacional y que además, forman parte de una industria con un futuro prometedor.

“Los jóvenes que decidan estudiar ciencias computacionales van a hacer mucho dinero y van a impulsar nuestra economía en innovaciones científicas”, señaló a Efe el catedrático de la Preparatoria Sweetwater en el condado San Diego.

Según datos del Buró de Estadísticas Laborales, para el 2020 estarán disponibles cerca de 9.2 millones de empleos para las disciplinas académicas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), de las cuales, 4.6 millones serán para Ciencias de la Computación.

A la par, se anticipa que profesionales de ramas como biología, finanzas, medicina o química necesitarán de conocimientos avanzados en computación.

La dependencia apunta, que tanto computación como matemáticas son parte de los 10 grupos laborales de mayor crecimiento en el país; inclusive, cada año se abren 150 mil vacantes de empleos relacionados con ciencias de computación.

“Hay una gran desconexión, habrá un millón de trabajos disponibles que nadie ocupará porque no tenemos a suficientes jóvenes estudiando estas carreras que son muy bien pagadas, ese es el problema”, advirtió.

Mientras que escuelas públicas enseñan cómo utilizar los programas esenciales de un ordenador, pocas son las materias especializadas en cubrir los conceptos y habilidades de la informática.

Este problema ya ha sido tocado por el Gobierno federal, por lo que se quiere impulsar programas que permitan matricular a más estudiantes que tengan las bases para seguir creando las innovaciones tecnológicas que fortalecen la economía nacional.

López, quien en 1984 se graduó de la carrera de Ciencia en la Universidad de California San Diego (UCSD), obtuvo años más tarde una maestría en Tecnología Educacional.

Fue por esta época en que comenzaba el auge de internet, con el que descubrió que estos avances tecnológicos serían los que formarían los grandes avances del mañana, algo que desea inculcar a sus estudiantes.

En 2014, ingresó al Consejo de Asesores Docentes de California (CalTAC), por lo que es uno de los 50 representantes de preparatoria en el estado que brinda asesoría en torno a iniciativas y políticas en materia educativa.

Aunque el programa piloto en que participa está enfocado en estudios de preparatoria, López está convencido de que se debe iniciar a enseñar las bases de estas materias desde secundaria o inclusive, primaria.

“Necesitamos empezar a construir el terreno, si realmente queremos preparar a nuestros jóvenes para que puedan enfrentar los retos del futuro en cualquier meta que se propongan. Deben tener estos cimientos”, dijo López.

Aun así, lo más difícil continúa siendo promover estas clases entre estudiantes latinos y más complicado aún, entre mujeres latinas.

Mientras que uno de los argumentos más comunes que escucha es que la mayoría tienen la percepción de que se trata de una clase compleja con “muchas fórmulas y códigos”, con las mujeres considera, la principal barrera es que tienen la imagen errónea de que son materias “para hombres”.

“Yo les digo, piensen en todos los problemas que hay en el mundo, gente muriéndose de hambre, problemas médicos, ustedes pueden cambiar todo eso sabiendo cómo utilizar las ciencias de la computación”, subrayó.

El catedrático estimó que a nivel nacional, el porcentaje de mujeres latinas que forman parte de este campo laboral es de menos del uno por ciento.

Para López, más que únicamente una clase para estar frente a una computadora, estas ciencias enseñan a jóvenes a desarrollar habilidades del pensamiento, creatividad, análisis y solución de problemas, bases que pueden ser aprovechadas en cualquier rama.

El instructor sostiene que en estos días, aprender sobre computación es tan importante como saber leer, escribir y matemáticas.

Entre los objetivos que se ha trazado como parte del programa creado por la NSF, buscar que para el ciclo escolar 2016-2017, todas las escuelas del distrito escolar de Sweetwater en el sur de San Diego, conformado en su mayoría por alumnos latinos impartan una clase de ciencias de computación.

El futuro
Tras ser probado en San Diego y en decenas de otras preparatorias a nivel nacional, el denominado Curso de Principios de Ciencias de la Computación será implementado en el otoño de 2016.