Editorial: El engaño de Volkswagen

Es necesario reforzar el EPA para que no sigan repetiendose las trampas en la industria automotriz
Sigue a La Opinión en Facebook
Editorial: El engaño de Volkswagen
El caso de Volkswagen sorprendió a muchos, pero es uno más de una larga lista de hechos similares.
Foto: BBC/Getty

El escándalo sobre la trampa de Volkswagen para eludir los límites de contaminación del ambiente y mentir sobre el bajo consumo de gasolina, recuerda que dentro de la industria automotriz estas actitudes son comunes. Este es un engaño al consumidor que cree comprar algo que no lo es. Por eso, es necesario hacer cambios de regulación en la Agencia para el Control del Ambiente (EPA).

La fabricante alemana de autos tenía programado los motores diesel de sus vehículos para reconocer cuando eran puestos a prueba y emitir menos gases contaminantes que en el uso diario. Un pequeño grupo de investigación de la Universidad de West Virginia descubrió por casualidad la trampa, que involucra a 11 millones de vehículos en todo el mundo, y la reportó al EPA.

El caso de Volkswagen sorprendió a muchos, pero es uno más de una larga lista de hechos similares en la industria automotriz estadounidense. Desde 1972 cuando el EPA multó a Ford Motors por engañar con las emisiones hasta el día de hoy. Chrysler, General Motors, Hyundai y Kia  fueron multados por acciones similares a la Volkswagen. En 2013 Consumer Reports halló que el 55% de los autos híbridos y 28% de los turbos gastaban más gasolina, que su eficiencia declarada por el EPA. En otros casos, la negligencia o engaño de una automotriz resultó en muertes de personas.

Hay maneras para evitar que esto siga ocurriendo. El EPA ya anunció que cambiará las formas de poner a prueba los autos para replicar las condiciones de manejo y no ser engañado por las computadoras. También es necesario eliminar la práctica de que sea la automotriz la que haga la prueba para reportar al EPA. Finalmente, es importante que los ejecutivos que ordenan la trampa sean llevados ante la justicia. La ley actual en Estados Unidos los exime de responsabilidad, permitiendo que solo se multe a la empresa.

El EPA también debería tener una presencia en los laboratorios de la industria para garantizar el cumplimiento de las normas. Pero el presupuesto del EPA está siendo recortado por el Congreso que ve a la agencia reguladora como enemiga del sector privado. Mientras tanto, si no existe una vigilancia estrecha el engaño al consumidor no cesará.