Pareja con 41 años de diferencia lucha para comprobar su matrimonio

Tuvieron que separarse cuando una oficial en el consulado estadounidense en Ciudad Juárez creyera que su amor no era verdadero

Gerardo Herrejón y Ana Verdín Hernández hablaron de la discriminacin que sufrieron por ser un matrimonio con 41 años de diferencia.
Gerardo Herrejón y Ana Verdín Hernández hablaron de la discriminacin que sufrieron por ser un matrimonio con 41 años de diferencia.
Foto: EFE

Ana Verdín Hernández, y su esposo Gerardo Herrejón, 41 años mayor que ella, volvieron a estar juntos tras una separación de tres años y una batalla legal en la que tuvieron que demostrar a las autoridades migratorias que su matrimonio no era fraudulento.

Con cinco años de casados, la pareja dice que busca que su caso ayude a cambiar las políticas de entrevistas a inmigrantes en los consulados estadounidenses.

Herrejón, de 70 años y ciudadano estadounidense, y Verín, de 29, explicaron que tuvieron que separarse cuando una oficial en el consulado estadounidense en Ciudad Juárez, México, creyera que su amor no era verdadero y rechazara la visa a la mexicana.

“No eran mentiras lo que estábamos haciendo, nuestro matrimonio era legal y nosotros solo peleábamos para que le dieran su permiso, su visa“, precisó Herrejón.

Contó que su historia de amor comenzó en 2008 en Glendale, California, cuando ella era una estudiante universitaria y tomaba el autobús que él conducía.

Verdín y Herrejón
Verdín y Herrejón

Los 41 años de diferencia entre ambos fueron desde el inicio un obstáculo, pero sin embargo contrajeron matrimonio una vez ella se graduó de la prestigiosa Universidad de Berkeley.

Durante el trámite migratorio, que empezó cuando llevaban cuatro años juntos, la pareja fue separada en el consulado para un intenso interrogatorio, tras el cual la cónsul negó la visa y argumentó que Herrejón podría ser incluso el padre de ella.

“En mi caso se pierde todo, se pierde casa, se pierde familia, se pierde esposo, se pierde mamá, hermanos, se pierde la oportunidad de trabajar, de estudiar”, expresó Verdín, quien debió regresar a Nayarit, en México.

“Fue triste y una cosa que a nadie se la deseo”, aseguró Herrejón, quien volvió a Los Ángeles a emprender una costosa batalla legal.

“Yo sufría. Cuando iba, iba contento (porque) voy a ver a mi chiquita, pero que triste cuando regresaba”, recordó sobre los viajes de 14 horas por tierra que realizaba mensualmente.

“Es una espera muy larga, que lo va comiendo a uno por dentro, así poquito a poquito y que parece que nunca se va a acabar”, dijo Verdía

Según Fernando Romo, abogado de inmigración, el proceso de petición puede durar años y ser negado varias veces.

“Cuando son casos donde hay sospechas: diferencias de edades, de razas, que no hablan el mismo idioma, esos son casos donde sí podemos anticipar que el cónsul va hacer preguntas al fondo y va a pedir mucha documentación”, explicó.

Verdín y Herrejón.
Verdín y Herrejón.

Después de contratar un abogado, un largo proceso, decenas de documentos y centenares de fotos, Verdín obtuvo recientemente la residencia permanente en Estados Unidos.

“Me han robado muchas cosas que no se pueden regresar, ni pagar de ninguna forma”, denunció la mexicana.

“Ahorita para los dos ha sido una cosa muy difícil acostumbramos a estar unidos, nos acostumbramos ella sola, yo solo”, expresó su esposo.

El matrimonio cree que en las entrevistas que se realizan en los consulados o en las oficinas del servicio de inmigración, la credibilidad y reputación de los inmigrantes y ciudadanos deberían tenerse en cuenta.

Ambos ponen como ejemplo su “intachable” récord y la relación sólida que llevaba más de cuatro años cuando fue a su primera entrevista, además de los honores de Verdín como estudiante

“Pregunten lo que quieran, yo les voy a responder y les dices todo lo que ellos quieren saber hasta donde quieren averiguar y aún así no te creen”, lamentó la joven.

Herrejón lamentó que las exigencias de pruebas y el largo tiempo de espera hace que muchos matrimonios hispanos decidan abandonar el proceso.