Día de canonizaciones en El Vaticano

Beata española es hecha santa junto con otras tres personas de fe

Día de canonizaciones en El Vaticano
ANSA. Vatican City (Vatican City State (holy See)), 18/10/2015.- Pope Francis (R) leads a canonization ceremony of four new saints in St. Peter's Square, Vatican City, 18 October 2015. The four new sainst are Italian priest Vincenzo Grossi, Spanish nun Mary of the Immaculate Conception and Louis and Zelie Martin, the parents of Sainte Therese of Lisieux. (Papa) EFE/EPA/GIUSEPPE LAMI
Foto: EFE

Ciudad del Vaticano

La beata española María de la Purísima, superiora general de la Congregación de las Hermanas de la Compañía de la Cruz, fue canonizada hoy en una ceremonia que presidió el papa Francisco en el Vaticano y en la que también fueron convertidos en santos otros tres beatos de Italia y Francia.

El caso de la religiosa española es singular, pues su proceso de canonización ha sido más rápido del que suele requerir la Iglesia Católica: es santa solo 11 años después de comenzar la causa para proceder a su elevación a los altares y 17 después de su muerte.

María de la Purísima nació en Madrid el 20 de febrero de 1926 con el nombre de María Isabel Salvat Romero y falleció en Sevilla el 31 de octubre de 1998.

El milagro que sirvió para canonizarla fue la curación milagrosa obrada a un hombre que estaba en estado de coma y que despertó sin secuelas debido a su intercesión.

Anteriormente, había sido declarada beata después de que el 27 de marzo de 2010, Benedicto XVI, firmara el decreto que reconocía un milagro de curación a una niña de la ciudad andaluza de Huelva (sur de España), atribuido a la intercesión de la religiosa.

“Santa María de la Purísima vivió personalmente con gran humildad el servicio a los últimos, con una dedicación particular hacia los hijos de los pobres y enfermos”, afirmó el papa Francisco durante el acto en el Vaticano, al que acudieron miles de fieles de todas partes del mundo.

Junto a ella, también fueron convertidos en santos otros tres beatos, el sacerdote diocesano italiano Vincenzo Grossi, fundador del Instituto de las Hijas del Oratorio (1845-1917), así como los laicos franceses Louis Martin (1823-1894), y su esposa, Maria Celia Guérin (1831-1877), padres de Santa Teresita de Lisieux (1873-1897).

Sobre los santos franceses, Jorge Bergoglio señaló que “vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor; y en este clima brotaron las vocaciones de las hijas, entre ellas santa Teresa del Niño Jesús”.

Carmen

Los franceses Louis y María Celia fueron canonizados por la curación milagrosa de Carmen, una niña de Valencia (este de España) que nació prematura en 2008 con graves complicaciones, pero que fue sanada por la intercesión de los ahora ya convertidos en santos.