Congelar óvulos no es común entre las latinas

Según expertos, pocas hispanas recurren a esta avanzada técnica de fertilización con el fin de postergar su maternidad
Congelar óvulos no es común entre las latinas
Ha aumentado significativamente el número de mujeres que están recurriendo a la técnica de congelación de óvulos.
Foto: Shutterstock

Cada día, más mujeres jóvenes están optado por retardar su maternidad debido, principalmente, a razones profesionales. Muchas, que se encuentran en la cúspide de su carrera, deciden no tener hijos para no ponerle una pausa a su éxito profesional con todo lo que implica estar embarazada. Otras no se quieren convertir en mamás aún porque están estudiando, son solteras o simplemente no se sienten preparadas para tener un bebé.

Sea cual sea la razón, ha aumentado significativamente el número de las que están recurriendo a la técnica de congelación de óvulos que, según dicen los expertos, les da mucha paz mental porque les permite convertirse en madres luego de los 35 y hasta 40 años, cuando la  fertilidad comienza a decaer.

Uno de los casos más famosos es el de la actriz colombiana Sofía Vergara, de 41 años, quien decidió hace algún tiempo congelar sus óvulos para posteriormente, a través de un vientre de alquiler, tener un nuevo hijo sin tener que pasar por otro embarazo.

Pero a diferencia de esta latina famosa, son muy pocas las hispanas que han recurrido a esta avanzada tecnología de congelación de óvulos, que les permite controlar de su fertilidad y tener un embarazo cuando lo deseen o cuando les sea más conveniente.

“Muy pocas mujeres que hablan español han venido a nuestra clínica a preguntar por este procedimiento. Muchas latinas vienen junto a sus parejas buscando tratamientos de fertilidad, pero ninguna ha venido para congelar sus óvulos”, dijo el doctor Edwar Nejat, endocrinólogo reproductivo especializado en infertilidad.

“Solo del cinco al 10 por ciento de mis pacientes habla español”, agregó Nejat, quien es director médico asociado de Neway Fertility, una clínica especializada en la congelación de óvulos y otras técnicas de fertilidad, con sede en Manhattan.

“La comunidad latina está menos consciente de esta opción, pero otro gran obstáculo es el costo. Este es un proceso que raramente es cubierto por seguros médicos”, agregó el experto.

No existen estadísticas exactas y disponibles sobre la congelación de óvulos entre las hispanas de EEUU.

Una técnica avanzada y eficaz

Según explican los expertos, una de las razones por las cuales se congelan los óvulos, es que al igual que sucede con todas las células del cuerpo, los óvulos de la mujer envejecen con la edad, disminuyendo su calidad y capacidad de fecundación y por ende de desarrollar un embarazo sano.

Sin embargo, la tecnología de congelamiento ha evolucionado significativamente en los últimos 10 años y se ha hecho muy eficaz. La temperatura en la que estos óvulos son congelados es muy baja y básicamente mantiene toda la actividad biológica. Por lo general, los óvulos pueden estar congelados hasta cuatro años sin que tengan un efecto significativo en los bebés.

Aunque muchas que están pensando en tomar la decisión de congelar sus óvulos se preguntan cuál es la edad óptima para hacerlo, esto depende de la situación particular de cada mujer.

La mejor edad para realizar este procedimiento es alrededor de los 35 años. Profesionalmente, muchas mujeres que están en la cúspide de sus carreras al final de sus 30 años no pueden tener un hijo. También hay pacientes que tienen cáncer de seno, por ejemplo, que necesitan congelar sus óvulos hasta que terminen sus tratamientos”, dijo la doctora Janelle Luck, endocrinóloga reproductiva, especializada en crear tratamientos individualizados de fertilidad, y directora médica de Neway Fertility.

Según la doctora Luck, la tecnología ha mejorado y se ha convertido en algo más común últimamente, especialmente luego que en 2012 la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva quitó la etiqueta de “experimental” del procedimiento, citando estudios sobre la mejora de las tasas de éxito y los datos que muestran que no hay ningún aumento en los defectos de nacimiento en los bebés nacidos de óvulos descongelados.

“Los óvulos pueden ser congelados por largo tiempo, pero no queremos que las mujeres salgan embarazadas luego de los 50 años”, añadió la doctora Luck, quien dijo que las tasas de fertilidad comienzan a bajar desde los 35 y 38 años hasta los 40.

“Yo tomé la decisión de hacerlo porque soy enfermera y no estoy lista para tener niños aún. Estoy enfocada en mi carrera y quería esperar un poco más en mi vida hasta que esté lista y tener más seguridad. Esto me da paz mental al saber que puedo esperar un poco más hasta poder tener un bebé”, dijo Rachael Jones, de 29 años, que está planeando tener su primer hijo en cinco años.

Un estudio realizado en 2013 por la Universidad de Nueva York, que involucró a 183 mujeres que habían congelado sus óvulos, reveló que el 19% dijo que podrían haber tenido un hijo antes, si su lugar de trabajo le hubiera brindado más flexibilidad. Para otras el problema ha sido el alto precio del procedimiento, que puede llegar a costar hasta $12,000 sin incluir medicamentos y tarifas de almacenamiento.

Sin embargo, esta situación ha mejorado últimamente. En la actualidad, ya varias empresas estadounidenses pagan por el procedimiento de congelación de óvulos de sus empleadas, entre ellas Citigroup, Apple, JP Morgan Chase y Facebook.

Como en el caso de Jones, para determinar si la mujer es buena candidata para congelar sus óvulos lo primero que debe hacerse es una evaluación médica, para establecer cuál es su potencial de fertilidad.

“Hay que ir a una consulta para ver si es algo correcto para ti. La única manera de saber si vas a tener o no problemas para concebir cuando estés en tus años 30 es que te hagan una prueba de fertilidad. Como muchas hemos estado tomando pastillas anticonceptivas durante nuestra vida reproductiva, no sabemos si nuestros ciclos son regulares o normales”, comentó Jones, quien reside en Nueva York y que terminó el proceso de congelación de óvulos hace pocas semanas.

Un estudio realizado en 2014 por la Sociedad para la Tecnología y Reproducción Asistida encontró que 2 de cada 100 bebés nacidos en los EEUU están concebidos con ayuda de las técnicas de fertilización asistida, incluyendo la congelación de óvulos.

Para más información puede visitar: www.neway.nyc.

Carrera contra el reloj

Con el pasar de los años las mujeres comienzan a tener menos óvulos –pierden 1,000 en cada regla– y su calidad empeora. La edad límite estaría entre los 38 y los 40 años, que es cuando una mujer ha agotado la reserva de óvulos necesaria para dar lugar a un niño sano. Por ello, la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, sugiere el procedimiento de congelación de óvulos a las mujeres hasta los 38 años.