Crece el escándalo de la FIFA: allanan la sede de la Federación Alemana de Fútbol

La policía de Frankfurt allanó las oficinas centrales del organismo rector del fútbol teutón

El presidente de la DFB, Wolfgang Niersbach, niega las acusaciones.
El presidente de la DFB, Wolfgang Niersbach, niega las acusaciones.
Foto: Getty Images

La policía de Fráncfort allanó las oficinas centrales de la Federación Alemana de Fútbol.

Unos 50 agentes entraron por la fuerza a la sede de la Deutsche Fussball Bund (DFB) y se llevaron varios documentos y discos duros de computadoras.

Pero eso no es todo: también registraron la casa del actual presidente de la Federación, Wolfgang Niersbach, de su predecesor, Theo Zwanziger, y del exsecretario general Horst Schmid.

El motivo: investigar una supuesta evasión de impuestos, vinculada con el Mundial de 2006 organizado por Alemania, que asciende a más de US$7 millones.

Y, según fuentes policiales, ese dinero podría haberse usado para compar votos en la FIFA con el fin de que Alemania fuera la sede del Mundial.

La DFB negó estas acusaciones y confirmo que, durante la redada, la policía se incautó de algunos documentos. Además aseguró que estaba cooperando activamente con la investigación.

“Fondos ilícitos”

En un comunicado, la fiscalía dijo que habían abierto una investigación sobre denuncias de fraude fiscal, relacionadas con la adjudicación de la Copa Mundial de la FIFA a Alemania en 2006.

La Asociación Alemana de Fútbol dice que se acordó la creación del fondo para obtener “subvenciones de la FIFA”.

Concretamente, explicó que están “investigando la transferencia de 6,7 millones de euros (US$7,3 millones) del comité organizador de la DFB a la FIFA”.

Niersbach, el presidente de la DFB, negó las denuncias y aseguró que esa suma se usó para ampliar la base financiera de la FIFA.

Añadió que esto se acordó durante una reunión privada entre el presidente de la FIFA, Sepp Blatter, ahora suspendido, y el presidente del comité organizador del Mundial del 2006, el exfutbolista y técnico alemán Franz Beckenbauer.

Sin embargo, el expresidente de la DFB, Zwanziger, acusó a su sucesor de estar mintiendo.

“Era evidente que existía un fondo para sobornos”, le dijo Zwanziger a la publicación alemana Der Spiegel.

Por su parte, Beckenbauer afirmó la semana pasada que había cometido un “error” en el proceso de licitación del año 2000 en cuanto a la sede de la Copa del Mundo de 2006, pero negó que Alemania hubiera comprado los votos.

“Subvenciones de la FIFA”

Beckenbauer respaldó las declaraciones de Niersbach y dijo que el pago se hizo para obtener subvenciones de la FIFA.

La DFB está acusada de supuestamente comprar votos para que Alemania sea la sede del Mundial de 2006.

“Para poder recibir subvenciones de la FIFA, acordamos aceptar una recomendación del comité financiero de la FIFA que, desde la perspectiva actual, debería haber sido rechazada”, admitió Beckenbauer.

En octubre, Der Spiegel reportó que “el fondo de la DFB para comprar votos se creó usando dinero prestado del saliente director de Adidas, Robert Louis-Dreyfus”.

La FIFA dijo entonces que investigaría esas “serias acusaciones”.

Pero la institución rectora del fútbol mundial lleva ya cuatro meses en caída libre y está atravesando una de las mayores crisis de su historia.

Contenido relacionado

Blatter acusa a EEUU de provocar la crisis en FIFA

Beckenbauer asume un ‘error’ en la organización del Mundial de 2006

Blatter cree que no habría crisis si EEUU organizara el Mundial 2022

Blatter asegura que nunca pidió dinero a Beckenbauer