Editorial: Marco Rubio y el apoyo latino

Es iluso pensar que el senador pueda ganar un considerable respaldo hispano con sus cambios negativos sobre inmigración
Editorial: Marco Rubio y el apoyo latino
Marco Rubio eliminaría DACA si es electo Presidente.
Foto: Steve Pope / Getty

El comentario reciente del senador Marco Rubio, asegurando que si es electo a la presidencia eliminará la protección contra la deportación de los menores de edad traídos por sus padres a Estados Unidos (DACA), coloca al precandidato en la línea más dura en cuanto a la inmigración. Esta postura lo acerca al gusto de la base partidaria, al mismo tiempo que lo aleja más del voto latino que necesita en una elección general para llegar la presidencia.

Desde un principio la atracción de la candidatura presidencial de Rubio se basó en el carisma de un político joven, cubanoamericano, que llegó al Senado federal de la mano del Tea Party. Su participación en elaborar una reforma migratoria en la Cámara Alta le elevó la imagen entre la comunidad latina. Sin embargo, el rotundo fracaso de la reforma en la Cámara baja a manos de congresistas afines al Tea Party le hizo caer en desgracia ante ese sector opuesto a cualquier legalización de la base republicana.

Rubio pudo mostrar liderazgo respaldando la causa justa de la reforma migratoria, pero su ambición política fue más fuerte que cualquier principio. De ahí en más comenzó a rechazar lo que había respaldado. El camino a la ciudadanía pasó a ser interminable y la improbable garantía de seguridad fronteriza fue la nueva condición para tratar la reforma.

El sorpresivo surgimiento de Donald Trump como líder de la primaria a republicana a costa de satanizar a los inmigrantes mexicanos le dio a la posibilidad a Rubio de por lo menos aportar  claridad a propuestas insólitas como la deportación de 11 millones de personas. Su reacción en un debate fue tibia, llegando a decir a Trump que no solo son mexicanos los inmigrantes, en vez de corregir con firmeza los adjetivos. Ahora la crítica de Rubio contra Trump se basa en que el millonario alguna vez respaldó a DACA, o sea no es un duro de verdad.

Rubio quiere mostrar que es el “verdadero”(the real thing) por eso endureció su postura sobre DACA y no le importa la hipocresía de querer prohibirle a los inmigrantes de hoy la ayuda que recibieron sus padres.  

 Quizás todo esto lo haga el perfecto candidato republicano. Lo cierto es que si alguien quisiera perder el voto hispano adrede no tiene más que seguir el camino de Rubio.

?>