LASD revela por qué fue asesinado el policía de Downey

El agente latino fue acribillado a muerte justo afuera de la estación policial
LASD revela por qué fue asesinado el policía de Downey
Ricardo "Ricky" Galvez, de 29 años, fue asesinado afuera de la Estación de Policía de Downey.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

El asesinato del policía de Downey, Ricardo “Ricky” Galvez, quien fue baleado fatalmente la noche del miércoles cuando se encontraba en su auto en el estacionamiento de la agencia, no estaría ligado a su trabajo, sino a un intento de robo, dijo este mediodía el Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD).

“Parece que estos sujetos buscaban a alguien a quien robar, vieron al agente Galvez sentado en su coche personal, se acercaron y fue cuando lo balearon”, dijo John Corina, teniente del Buró de Homicidios del LASD en una conferencia que se realizó en la Policía de Downey este mediodía.

Conferencia de prensa.
Conferencia de prensa. (Isaías Alvarado/La Opinión)

Galvez, un hijo de inmigrantes tapatíos que entró a la corporación hace cinco años, vestía ropa casual y había llegado al estacionamiento, cuyo acceso es público, después de un entrenamiento. Según el Sheriff, los sospechosos no sabían que era un agente, ni que estaban cerca de la estación de Policía.

Corina indicó que el motivo del homicidio se determinó después de observar videos, colectar evidencia en la escena, interrogar a los presuntos homicidas y conversar con testigos.

Escena del crimen afuera de la estación de Policía de Downey. (Isaías Alvarado/La Opinión)
Escena del crimen afuera de la estación de Policía de Downey. (Isaías Alvarado/La Opinión)

Tres hombres fueron detenidos después de una persecución en auto y a pie que inició un agente que escuchó los disparos. Se les aseguró un revolver con el que habría baleado y muerto al policía. Dos de los detenidos tienen poco más de 20 años y un tercero, 17. Los tres enfrentan cargos de homicidio.

El Sheriff trata de ver si están afiliados a una pandilla y determinar por qué balearon al agente.

“Tienen una excusa para eso, pero no voy a dar más detalles”, dijo Corina, quien indicó que al final del incidente no le robaron nada al policía.

Agente rinde homenaje a su colega fallecido. (Isaías Alvarado/La Opinión)
Agente rinde homenaje a su colega fallecido. (Isaías Alvarado/La Opinión)

Emotivos abrazos y lágrimas de agentes del orden, familiares y empleados municipales despidieron esta mañana al cadáver de Galvez, que fue trasladado por una vagoneta de la Oficina del Médico Forense que fue escoltada por patrullas y motocicletas de distintas agencias policiacas.

Empleados municipales y amigos del oficial caído hicieron una valla humana.

//platform.twitter.com/widgets.js

En lo alto de la escalera de un camión de bomberos se colocó una bandera.

(Isaías Alvarado/La Opinión)
(Isaías Alvarado/La Opinión)

“Esta es una tragedia que nunca esperas que pase, especialmente en el estacionamiento de la Policía”, dijo Luis Márquez, alcalde de Downey, quien indicó que en 57 años ningún policía ha muerto de esta manera.

Galvez, quien estuvo en las filas de la Marina, fue recordado por compañeros y amigos como un hombre alegre que amaba los animales y soñaba con patrullar las calles de Downey acompañado por un perro.

“Tenía una sonrisa contagiosa y una gran actitud”, dijo el teniente Mark McDaniel. “Rick era una persona y un oficial sobresaliente. Amaba serviría esta comunidad y al país, como marino”, agregó.

‘Era muy mexicano’

María Patrones, madre de una mujer policía que era amiga de Galvez, contó que la última vez que vio al agente fue en una fiesta hace unas semanas. Fue unos minutos y cuando se disponía a comer tacos sonó su radio y de inmediato atendió la emergencia, relató la mujer.

Familiares y amigos de Galvez. (Isaías Alvarado/La Opinión)
Familiares y amigos de Galvez. (Isaías Alvarado/La Opinión)

“Lo aprecié mucho porque su familia es de Guadalajara, como yo. Él hablaba muy bien español, era muy mexicano”, dijo Patrones, quien acudió al Centro Cívico de Downey a despedir a Galvez.

El agente solía degustar sus platillos, especialmente los frijoles, las enchiladas y burritos, dijo Patrones.

“Recuerdo su risa, era muy vacilón por eso nos llevábamos bien”, señaló.

Alex Ramírez conoció a Galvez desde que éste tenía 18 años y contó que la última vez que conversaron fue sobre una inversión inmobiliaria que al policía quería hacer. “Rick era un buen muchacho. Siempre estaba pensando en su futuro, en su carrera, en seguir adelante”, dijo.