Por qué California no conservó tanta agua en octubre

En septiembre, se utilizaron un promedio de 97 galones por persona al día y en octubre, 87
Por qué California no conservó tanta agua en octubre
Algunas fuentes en Los Ángeles siguen operando, pese a la sequía.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Después de varios meses de sobrepasar el límite de ahorro de agua del 25% a nivel estatal, los californianos parecen no haber tenido el mismo compromiso de reducción de líquido en octubre, ya que no alcanzaron ese nivel.

La tasa de ahorro en ese mes fue del 22.2%, comparado con 26.4% en septiembre, informó la Agencia Estatal del Manejo de Agua.

//e.infogr.am/js/embed.js?0zE

“Anticipábamos una baja en la conservación en octubre, pero no es porque la gente haya perdido el interés — hicieron las cosas muy bien considerando lo caliente que fue octubre“, señaló Felicia Marcus, directora de la agencia estatal. “Es más difícil mantener los porcentajes arriba en el otoño e invierno cuando hay menos riego de jardines. Es por eso que el ahorro durante el verano es tan importante. Ahora debemos seguir buscando maneras de ahorrar agua”.

Afortunadamente, los residentes del Estado Dorado sí hicieron un mayor esfuerzo para ahorrar agua durante los calurosos meses del verano para hacerle frente a la sequía que atraviesa California desde hace cuatro año y que se profundizó este año.

Los jardines menos verdes, las piscinas cerradas, las fuentes secas y los patios con plantas desérticas son algunas medidas de conservación de agua que tuvieron resultados positivos en California este verano.

El gobierno estatal informó que los californianos redujeron el consumo del vital líquido un 27.1% en el período de mayor demanda, de junio a octubre, aún teniendo temperaturas más altas de lo habitual.

En septiembre, se utilizaron un promedio de 97 galones por persona al día y en octubre, 87.

La mala noticia es que a pesar de estas medidas y de que se esperan copiosas lluvias por el fenómeno El Niño, continuarán en vigor las normas de conservación de agua en California, que aún padece la peor sequía de su historia y lidia con el creciente desabasto del recurso.

“Aunque las tormentas de El Niño pueden traer mucha lluvia este invierno, el nivel de nuestra sequía y la incertidumbre de la cantidad, el tipo y el lugar donde ocurrirán las precipitaciones significa que tenemos que seguir conservando todo lo que podamos”, dijo Marcus.

Al estado le preocupaba en particular el nivel de consumo este verano, cuando las altas temperaturas exigen un mayor riego de los jardines.

Las actuales regulaciones limitan el riego de jardines a dos días por semana o reducir el consumo un 25% en comparación con 2013. Reportes indican que los barios más acomodados no están obedeciendo.