Buenas noticias para los desplazados de Boyle Heights

El aburguesamiento llega a Boyle Heights, pero al costo de los hogares de muchas familias de bajos recursos

Buenas noticias para los desplazados de Boyle Heights
Inquilinos de varias casas sobre la cuadra 2400 sobre la calle 1st en Boyle Heights se oponen a ser desalojados para dar paso a la construcción de un edificio de apartamentos.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Terry Navarro dice que ha vivido en Boyle Heights casi toda su vida, por eso, cuando recibió una carta de East Los Angeles Community Corporation (ELACC) en agosto informándole que tenía hasta el 30 de noviembre para mudarse porque esta organización construirá nuevos apartamentos en el terreno que ocupa el edificio donde vive, la noticia la afectó muchísimo. Pero ahora, gracias a un acuerdo, Navarro y las otras 16 familias desplazadas tendrán prioridad para regresar una vez construyan el inmueble.

Isela Gracian, presidenta de ELACC, explicó que el acuerdo alcanzado indica que estas familias tendrán que cumplir con los requisitos de ingresos de hasta 41,500 para una familia de cuatro personas, y no haber cometido en el pasado ningún crimen violento o actos en contra de menores.

A los desalojados se les ha asegurado que tendrán la oportunidad de regresar.
A los desalojados se les ha asegurado que tendrán la oportunidad de regresar.

“Acordamos no utilizar los requisitos de revisión de crédito que nos permite saber cuánta deuda tienen los inquilinos, lo cual es una herramienta para saber si podrán pagar la renta”, dijo Gracian.

El complejo de vivienda llamado Cielito Lindo Fase I tendrá 50 unidades habitacionales. Todas las residencies son para residentes con bajos ingresos; 15 de éstas serán designadas para los residentes que están siendo desplazados, si cumplen con los requisitos antes mencionados.

“Si me tengo que ir, quiero asegurarme que tendré un hogar en los nuevos apartamentos”, dijo Navarro, quien se mostró satisfecha con el acuerdo porque asegura que la locación es muy conveniente para ella por el fácil acceso a un supermercado, estación del Metro y la escuela de su hija.

La mayoría de los residentes desplazados por la construcción son de bajos ingresos y están siendo trasladados a apartamentos con renta más alta de la que pagaban anteriormente. East LA Community Corporation cubrirá la diferencia mientras el edificio está en construcción y ellos serían los primeros en regresar a las nuevas instalaciones.

“Estamos muy contentos que East LA Community Corporation trabajó con nosotros y los inquilinos para reducir el desplazamiento que está sucediendo en Boyle Heights”, dijo Elizabeth Blaney, codirectora de la Unión de Vecinos, quien agregó que este acuerdo puede servir de modelo para futuras organizaciones que construyen viviendas asequibles.

La construcción del nuevo complejo habitacional, ubicado en el 2419 E. First St., iniciará en enero del próximo año y se espera que esté listo para finales del verano del 2017.