¿Se considera usted clase media? Sepa que ya no es mayoría en EEUU

El aumento de la desigualdad ha erosionado el pilar del sueño americano
¿Se considera usted clase media? Sepa que ya no es mayoría en EEUU
La campaña para la subida del salario mínimo llega cuando está creciendo la inseguridad laboral y de ingresos./Archivo
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

La clase media, el pilar del sueño americano, la base de una economía y una sociedad sana, ya no es mayoría en EEUU. Desde este año, y según el Pew Research Center, los hogares que en la estadística se situan entre los que tienen los ingresos medios, no son la clase dominante en el país.

“A principios de año, 120.8 millones de adultos vivían en hogares con ingresos medios mientras que  121.3 millones vivían en hogares de ingresos bajos o altos“, calculan en el Pew Research, una vez tabulados datos oficiales. Según el informe de esta organización de estudio no partidista, este cambio no es una anomalía sino una tendencia.

La reducción de la clase media americana ha ocurrido gradualmente durante las últimas cuatro décadas. En 1971 el 61% de los adultos vivía en hogares de clase media, ahora es el 50%. Y la caída de este porcentaje se ha producido porque hay quienes han ido hacia arriba y también muchos que lo ha hecho hacia abajo.

La clase más acomodada ha pasado de ser el 14% del total en los años setenta al 21% actualmente, es decir que han crecido los hogares más adinerados. No obstante, tras familias han caído del lado de los que menos tienen porque ahora el 29% de los hogares son pobres frente al 25% que lo eran hace cuarenta años.

Uno de los problemas es que en las últimas cuatro décadas los ingresos han crecido mucho más para las familias de clase alta que para los de clase media. Un aumento del 47% para los primeros frente al 34% de los segundos. En el caso de los más pobres en estos años sus ingresos solo han crecido un 28%. Las campañas para subir el salario mínimo a $15 la hora están intentando elevar el poder adquisitivo del extremo con menos recursos y han llegado en un momento crucial, cuando más inseguridad laboral y de ingresos hay.

Y ¿quién es clase media? Quienes no son ricos pero tampoco pobres.

Esa es la definición más exacta porque apenas hay otra cuando no hay niveles adquisitivos comparables en todo el país. No obstante, el Pew considera que una familia de tres personas es de clase media si en 2014 contaba al año con cantidades entre $42,000 (clase media baja) y $126,000 (clase media alta). Con $24,000 hasta $73,000 una persona es considerada clase media, algo que posiblemente no cuadre bien las cuentas de muchos residentes en Nueva York, San Francisco o Los Ángeles.

La Gran Recesión de 2007-09 ha  acelerado una tendencia en la desigualdad económica que ha debilitado notablemente a este estrato clave de la población.

Esta crisis se cebó con el patrimonio de las familias de clase media. Los cálculos del Pew indican que en las últimas cuatro décadas hasta 2007 estos habían visto una revalorización del 68% de su patrimonio pero esta se volatilizó con la recesión para quedar a niveles de la primera mitad de los años ochenta. Todo un retroceso.

Mientras tanto, entre los más adinerados, el patrimonio se duplicó hasta 2007. Y aunque hubo pérdidas durante los años de la recesión, al no tener todas las apuestas patrimoniales en el valor de sus casas sino en los mercados, en 2013 quienes emergen como los ganadores económicos han duplicado lo que tenían en 1983.

Las consecuencias de esta situación son complejas desde el punto de vista económico en un país que se mueve al ritmo que marca el consumidor. Adicionalmente, la sensación de ganadores y perdedores dentro del sistema está ayudando a dar fuerza a posiciones extremas políticas alimentadas por la frustración que algunos líderes están más que dispuestos a canalizar.