“Armas y drogas en México se compran tan fácil como un chicle”

A pesar de estar prohibidas por la legislación mexicana
“Armas y drogas en México se compran tan fácil como un chicle”
Foto: EFE

Comprar armas o drogas en México es casi tan fácil como ir a comprar una goma de mascar a la tienda de conveniencia de la esquina. Esto sucede a pesar de que en México el control sobre las armas es muy estricto y que la mayoría de las drogas están etiquetadas como ilegales para su producción, distribución o consumo.

A diferencia de varios estados de Estados Unidos, la mayoría de las armas no son legales en México, y sin embargo, son fáciles de conseguir de contrabando, sobre todo por los cárteles del narcotráfico mexicanos, dijo en entrevista con la radio pública estadounidense Public Radio International (PRI), la periodista Angela Kocherga, que ha cubierto la frontera de EU con México durante su trayectoria de 20 años.

Ese armamento de contrabando ha sido usado en los asesinatos causados por armas de fuego en México, que representa un 64 por ciento del total de homicidios en el país. Entre 2011 y 2013, 49 mil personas fueron asesinados con armas de fuego, lo que equivaldría a cinco veces la capacidad del Auditorio Nacional. La violencia armada es aquella cometida con armas de fuego, que a diferencia de otras, pueden herir o matar a distancia, y con una mayor velocidad.

“En algunos casos, se pueden conseguir las armas que llegan a través de los EU, a menudo comprando en los estados fronterizos y de contrabando, las cuales pasan a través de la frontera poco a poco”, aseguró Kocherga.

El contrabando de armas no es exclusivo de la frontera norte mexicana, también en la sur, en la que colinda con Centroamérica se da esta situación. “Así que en realidad, a través de todas las fronteras de México, los cárteles son capaces de traer las armas”, dijo la periodista estadounidense.

La paradoja es que México tiene una de las más estrictas leyes de control de armas en el mundo, con tan sólo una tienda de armamento legal en todo el país. La Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos indica en su Artículo 7 que “La posesión de toda arma de fuego deberá manifestarse a la Secretaría de la Defensa Nacional, para el efecto de su inscripción en el Registro Federal de Armas”.

La misma Ley, en su Artículo 8, establece que “No se permitirá la posesión ni portación de las armas prohibidas por la Ley ni de las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, salvo los casos de excepción señalados en esta Ley”.

Casi todas las armas son de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas mexicanas, excepto pistolas de funcionamiento semi-automático de calibre no superior al .380 (9mm.), o revólveres en calibres no superiores al .38 Especial.

En la frontera de Estados Unidos con México se encuentran aproximadamente 6 mil 700 tiendas con licencia para vender armas de fuego. En cambio en México, sólo hay una tienda en la cual se pueden comprar armas de manera legal, y se encuentra ubicada la Avenida Industria Militar No. 1111, Col. Lomas de Tecamachalco, en Naucalpan de Juárez, Estado de México.

Pero eso no disuade a los delincuentes involucrados en el comercio de las drogas en México, indica el medio. Los rifles de asalto y pistolas están fácilmente disponibles en el mercado negro, señala la radio pública estadounidense.

Un dato a considerar: casi 70 por ciento de las armas que fueron confiscadas a los grupos criminales de 2007 a 2011 en México, fueron vendidas en la nación estadounidense. A pesar del poco armamento legal, los muertes por arma de fuego siguen aumentando.

Por ejemplo, en la Ciudad de México, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), del 1 de enero al 31 de octubre de 2015 se reportaron 378 homicidios con esta clase de armamento en la capital del país.

“He cubierto una gran parte de la violencia del narcotráfico en la frontera de México y claramente no hay escasez de armas”, señaló Kocherga, quien vio una gran cantidad de estas en Ciudad Juárez, Chihuahua durante los años de apogeo de la violencia del narcotráfico.

“Sicarios iban por ahí matando a la gente en masa, en los lugares públicos, fiestas de cumpleaños, centros comerciales. Eso es algo que era una parte muy dolorosa de la realidad de México durante ese tiempo”, dijo la periodista.

El gobierno de Estados Unidos está tratando de acabar con el flujo de armas hacia México. Pero la frontera sigue siendo porosa, insiste la nota del PRI.

“Los métodos utilizados para mover las armas fuera del país [EU] y en México son los mismos que se usan para llevar drogas a través de la frontera con los Estados Unidos”, confirmó Kocherga.

Sin embargo, hay un dato alentador… que sucede en Estados Unidos. Los hispanos poseen armas de fuego en menor proporción que los anglosajones y apoyan los esfuerzos del presidente Barack Obama de lograr un mayor control en la venta de armas tras las dos matanzas de la última semana.

En efecto, sólo el 11 por ciento de los hispanos en el país poseen armas de fuego comparado con el 16 por ciento de los afroamericanos y el 27 por ciento de los blancos según un informe presentado por el Centro de Política sobre Violencia (VPC).

“Culturalmente, los hispanos son menos dados a tener armas de fuego en su hogar pero desafortunadamente son el grupo que más sufre la violencia armada”, declaró a la agencia EFE, Marty Langley, analista principal de VPC.

De acuerdo con el análisis “Víctimas hispanas de violencia letal con armas de fuego en los Estados Unidos”, elaborado por VPC y presentado en junio, “la tasa de victimización por homicidios para hispanos en los Estados Unidos es casi el doble de la tasa correspondiente a la población raza blanca”.

Las drogas

El tráfico de drogas ilícitas ha sido el principal negocio de las organizaciones criminales mexicanas. 90 por ciento de la cocaína que entra a Estados Unidos proviene de territorio mexicano. México también es el principal proveedor de marihuana y metanfetaminas en EEUU. Los cárteles del narcotráfico mexicanos venden aproximadamente de 19 mil a 29 mil millones de dólares de estupefacientes.

La proliferación de laboratorios de metanfetamina en México ha tenido efecto en la frontera con San Diego, California, en donde esta droga se encuentra “más accesible y barata que nunca”, le dijo la Procuradora federal estadounidense, Laura Duffy, a la cadena Univisión.

La funcionaria federal de EU estimó también que el 90 por ciento de esta droga que llega a los Estados Unidos es producida en laboratorios clandestinos en México, indicó Duffy.

“Estos establecimientos están produciendo miles de libras de esta droga cada mes con un nivel de pureza del 96 por ciento, mientras que la alta disponibilidad de la metanfetamina está haciendo que disminuya su costo”, indicó la Procuradora.

Como punto comparativo, en 2010, un kilogramo de esta droga se vendía por 1,800 dólares mientras que hoy en día su costo es de 400 dólares, indicaron autoridades.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en los últimos cinco años se ha detectado un incremento del 300 por ciento en el número de decomisos de metanfetaminas en las garitas de California.

“Estos laboratorios establecidos en México son los que están impulsando estas estadísticas y su prevalecimiento es sin duda alguna uno de los retos más grandes que enfrentamos hoy en día”, mencionó.

El reforzamiento de seguridad en la frontera ha llevado a los traficantes a buscar nuevos métodos para transportar esta droga en particular, tales como túneles, vías marítimas o recientemente, a través de drones.

Ante la amenaza de seguridad y de salud pública que representa el consumo de la metanfetamina en San Diego, autoridades federales dijeron estar convencidos de que la mejor estrategia para erradicar esta “epidemia” es trabajar en conjunto con sus homólogos en México para desmantelar estos laboratorios y evitar que la droga llegue a Estados Unidos.

De 2010 a la fecha, el número de pacientes que han llegado a salas de emergencia en San Diego debido al consumo de esa droga ha aumentado en un 141 por ciento, a la par que el 45 por ciento de los adultos arrestados el año pasado dieron positivo del consumo de metanfetamina.

Pero en México el consumo de la droga también ha aumentado de forma exponencial. De acuerdo con datos de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD) el grado de adicción en México es alto, en especial de la cannabis, de la que casi 6 millones de personas son consumidores, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones.

El 85.1 por ciento de los mexicanos que usan alguna droga en el país consume mariguana y el grupo que más la utiliza tienen entre 15 y los 19 años de edad, es decir, 43.8 por ciento de los consumidores son jóvenes, mientras que los que probaron alguna vez en su vida la mariguana están también en ese sector de la población con el 46.9 por ciento.

De acuerdo con el “Informe individual sobre consumo de drogas”, elaborado por el Instituto Nacional de Psiquiatría (INP), Ramón de la Fuente Muñiz, la mariguana es la droga o sustancia con un mayor nivel de consumo en el país y su prevalencia pasó de 80.6 por ciento en junio de 2013, a un 85.1 en junio de 2014.

Además, es la droga con la que se inician en el uso de sustancias ilícitas, en el 52 por ciento de los mexicanos, y por rango de edad el 56.2 por ciento de los consumidores iniciaron su uso entre los 12 y los 19 años, mientras que el 32.5 lo hizo entre los 12 y los 14 años y el 1.6 por ciento, desde los 11 años.

En junio de 2014, del total de consumidores de mariguana en el país 84.3 por ciento son hombres y 15.7 por ciento mujeres. 43.8 por ciento tienen entre 15 y 19 años de edad, 18.3, entre 20 y 24 años, 10 por ciento, de 12 a 14 y 0.1 por ciento hasta los 11 años.