Francisco Vargas recuerda su mejor regalo de Navidad

El pundonor ha sacado al peleador mexicano adelante y ahora disfruta el éxito

Guía de Regalos

Francisco Vargas recuerda su mejor regalo de Navidad
Francisco Vargas durante su intense pelea contra Takashi Miura el pasado 21 de noviembre en Las Vegas.
Foto: Getty Images

Han pasado muchos años desde que el niño cuyo mejor regalo de Navidad fue una figura de plástico de Batman se convirtiera en protagonista del pleito nominado a La Mejor Pelea del Año.

A Francisco “El Bandido” Vargas le ha tomado mucho trabajo y sacrificio el poder convertirse en uno de los mejores pugilistas mexicanos del momento.

Con marca invicta de 23-0 –1 el originario del Distrito Federal se coronó campeón de peso superpluma al vencer por nocaut en el noveno episodio al japonés Takashi Miura en el pleito que precedió el combate entre Saúl “Canelo” Álvarez y Miguel Cotto.

“Esa pelea no la podía perder, en mi cabeza solo estaba convertirme en campeón mundial’, dice Vargas sobre el dramático triunfo

Ajustarse a la cintura el fajín de Organización Mundial de Boxeo que lo identifica como el mejor de su categoría es una ruta que para Vargas empezó a muy corta edad.

Yo era muy peleonero en la escuela, no me dejaba de nadie. Era seguido que mis maestros y el director de la escuela mandaba llamar a mi mamá para decirle que me había peleado”, apunta el pugilista de 30 años de edad.

“Me gustaba mucho ver las peleas de box en la televisión, siempre quise ser boxeador, y como era muy peleonero, pues seguí esta carrera”, comenta.

Vargas, al lado de sus cuatro hermanos, experimentó una niñez en la que tener un cambio de ropa ya se consideraba un lujo.

“Era una situación difícil, pero por lo menos tenía algo que ponerme encima”, comentó.

Consciente de que la situación familiar era precaria, Vargas dijo que de niño nunca sintió el deseo de recibir juguetes o regalos el día de Navidad, que también es la fecha de su cumpleaños.

“Yo en realidad no pensaba en esas cosas, lo que nos dieran nuestros padres estaba bien”, dice para después recordar el mejor regalo que recibió de niño un 25 de diciembre.

“Era un muñeco de plástico de Batman, eso fue cuando cumplí por ahí de los nueve años. Ese fue mi mejor regalo de niño”, asegura.

Con su éxito en los cuadriláteros, las cosas han cambiado para “El Bandido”, quien en esta Navidad ya tiene planeada una gran reunión con toda su familia en su casa de la Ciudad de México.

“Va a haber pavo, lomo, bacalao, romeritos, todo lo que se come en esa fecha”, dice Vargas, quien está casado y tiene un hijo de seis años de edad y una niña de cinco.

“Van estar los abuelos, hermanos, tíos, primos, todos juntos celebrando”, apunta Vargas, quien ya tiene preparados los regalos de Navidad para sus hijos.

“El niño es como yo, le gustan mucho los súper héroes de acción, y a mi niña le encantan las muñecas, así que esos serán sus regalos’, dice el boxeador a quien en un gimnasio de la ciudad de Los Ángeles lo bautizaron como “El Bandido”.

“Decían que yo nada mas iba al gimnasio a ofrecerme como sparring y un día alguien dijo; ‘Éste solo viene a pelear y sale corriendo como bandido’, y ahí se me quedó”.

Vargas dijo que su meta en 2016 es realizar la mayor cantidad de defensas de su titulo mundial.

“Me costó mucho trabajo llegar a ser campeón y ahora no lo quiero soltar”.

La gran pelea del 21 de noviembre

Antes de que Saúl “Canelo” Álvarez y Miguel Cotto saltaran al ring para cumplir con su pleito en el Mandalay Bay de Las Vegas, Francisco Vargas y Takashi Miura ofrecieron una épica batalla.

En el primer round, el mexicano salió con toda la intención de saldar el pleito en el campanazo inicial al lanzar una desmedida combinación de golpes que no encontraban respuesta alguna por parte del japonés

Creí que iba a terminar con él ahí mismo”, dijo el mexicano.

Miura sobrevivió la metralla que recibió en el primer asalto y de ahí en adelante fue tomando gran fuerza hasta que en un punto de la pelea tuvo a Vargas en el paredón.

Con el ojo derecho casi cerrado por una cortada abajo del parpado y otra herida en la ceja, Vargas veía como su sueño de convertirse en campeón mundial se desvanecía ante cada golpe que recibía del japonés.

En el cuarto round, el mexicano visitó la lona, y en el octavo asalto, Takashi acorraló a “El Bandido” en una esquina y lo tundió a golpes.

Al terminar el episodio, el mexicano fue a su esquina a tratar de recuperarse y fue ahí donde decidió salir a matar o morir en el noveno capítulo de la pelea.

“Sabía que era mi última oportunidad, si no lo noqueaba en ese round iba a perder la pelea”, admitió Vargas.

Fue así que con el corazón por delante, el mexicano soltó una andanada de golpes que electrizaron al público presente y que terminaron por hacer que el réferi Tony Weeks interviniera para detener el inmisericorde castigo.

“Fue una gran pelea, fue la pelea del año”, dijo Vargas.

Más de boxeo

‘Canelo’, ‘Chocolatito’ y GGG se consagran

Ya habría negociaciones para la revancha entre ‘Canelo’ y Cotto

‘Triple G’, ‘Canelo’ Álvarez o ‘Chocolatito’ González… ¿quién fue el mejor boxeador del 2015?

Y el premio del boxeo es para…