Muchos latinos inician el nuevo año con ‘limpias’ y ritos esotéricos

Con ‘fe’ en amuletos y veladoras, latinos buscan tener salud, dinero, amor y trabajo durante este 2016
Muchos latinos inician el nuevo año con ‘limpias’ y ritos esotéricos
Muchos latinos empiezan el nuevo año con resoluciones supersticiosas y ritos esotéricos.
Foto: Jorge Luis Macías / La Opinión

Magdalena Valdivia acudió este fin de semana a un centro esotérico para comprar unas “lociones para la buena suerte”. Julissa Rentería buscaba un “un galón de agua perfumada” para usarla en la ducha diaria y atraer el amor a su vida.

Como ellas, miles de personas hicieron propósitos de Año Nuevo: rebajar de peso, ahorrar y ganar más dinero, conseguir un mejor empleo y pareja, ser mejores personas, viajar, abandonar vicios, etc.

Y aunque la lista de propósitos pudiera ser extensa, en el último día del 2015 que se fue y los primeros días de 2016, decenas de latinos llegaron “llenos de fe” para comprar “amuletos de la buena suerte”, talismanes, la “veladora del 2016” o recibir “limpias gratuitas”.

Dichas creencias y ritos esotéricos son recomendadas por personas que le dan a la gente lo que ella pide, para hacer bien o incluso para hacer el mal.

“Si el alma de la persona está podrida, la persona vendrá para que hagamos trabajos contra alguien”, indica Guadalupe Cangas, propietaria de una botánica esotérica ubicada en el bulevar Whittier de Montebello.

Ella se define como “adoradora” de la “santa muerte” “porque ella y con fe todo se logra”.

Magdalena Valdivia acudió el fin de semana a un centro esotérico para comprar “lociones para la buena suerte”. En tanto, Julissa Rentería quería un “un galón de agua perfumada” para usarla en la ducha diaria y atraer el amor a su vida. / Jorge Luis Macías
Magdalena Valdivia (izq.) y Julissa Rentería acudieron “con mucha fe” a un local para adquirir objetos esotéricos. La fortuna no estaba de su lado, porque el lugar permaneció cerrado en año nuevo. (Jorge Luis Macías/La Opinión)

“En una buena semana, ella [‘la santa muerte’] nos ayuda a ganar unos $5,000 dólares”, dijo Guadalupe.

Junto con su esposo, Luis Muñoz, un “santero” de Guatemala, depositaron rosas rojas a la imagen cadavérica y “prepararon” las “veladoras del Año 2016”. ¿Su costo?: $20.00 cada una.

“Nosotros las preparamos a la luz del día y luego las serenamos con la luna”, explicó la mujer. “Luego agregamos aceite de ajonjolí y rajas de canela, porque la veladora ya viene impregnada con incienso”.

Para su desventura, de 60 veladoras preparadas, el 31 de diciembre de 2015 apenas vendieron 20.

Guadalupe Cangas, propietaria de una botánica esotérica ubicada en el boulevard Whittier de Montebello, junto a su esposo Luis Muñoz, un “santero” de Guatemala. /Jorge Luis Macías.
Guadalupe Cangas, adoradora de la ‘santa muerte’ y su esposo Luis Muñoz, un “santero” de Guatemala, ‘prepararon’ veladoras para la “buena suerte” en 2016. (Jorge Luis Macías/La Opinión)

Para unos es un error

Pero hay también quienes consideran que es erróneo acudir a buscar la suerte, amor y dinero en botánicas, centros esotéricos o santeros.

“Solamente le están abriendo las puertas al demonio”, opinó Miguel Martínez, inmigrante salvadoreño de La Libertad. “Tarde que temprano el demonio les cobrará caro, con sus vidas o sus almas, en lugar de que se acerquen a pedir las bendiciones a Dios”.

Afuera de la botánica changó de Montebello, Magdalena Valdivia seguía tocando la puerta. El lugar estaba cerrado y no pudo adquirir su “sándalo y abre camino [sic]”.

“Buscaba las lociones que huelen a flores”, dijo la mujer de Arandas, Jalisco. “Me las unto en la cabeza y el cuerpo, he regresado porque desde hace tres años ahora tengo más trabajo y dinero… a ver si no me va mal porque no me pude untar la loción en año nuevo”.

Mientras, Julissa indicó que una amiga le recomendó hacerse la “tradicional limpia”. Su deseo es alejar las malas vibraciones y “hallar al amor de mi vida”.

“Quiero comenzar el año con toda la energía positiva”, indicó. “Eso me traería prosperidad, dinero en abundancia…y la pareja que ando buscando”.

Miguel Martínez, inmigrante salvadoreño critica a las personas que se hacen limpias y ritos esotéricos: "Tarde que temprano el demonio les cobrará caro, con sus vidas o sus almas, en lugar de que se acerquen a pedir las bendiciones a Dios”. /Jorge Luis Macías
Miguel Martínez, un inmigrante salvadoreño, critica a las personas que se hacen limpias y ritos esotéricos: “Tarde que temprano el demonio les cobrará caro, con sus vidas o sus almas, en lugar de que se acerquen a pedir las bendiciones a Dios”. (Jorge Luis Macías/La Opinión)

Propósitos cristianos

 

Louis Velázquez, coordinador del Vicario para el Clero en la Arquidiócesis de Los Ángeles dijo que las personas que son atrapadas en aspiraciones superfluas lo hacen porque tienen una crisis de fe.

“No podemos dejar de lado que hay aspectos económicos que afectan a las familias”, precisó. “Pero a lo que muchos recurren es a la idolatría; su divinidad es el dinero, el gusto y el placer que no tiene sentido, cuando lo único verdadero es acudir a Jesucristo y quienes venden a Dios son unos sinvergüenzas, son un fraude y la gente debería tener cuidado con ellos”.