Preste atención a la tiroides

Unas 30 millones de personas en Estados Unidos sufren enfermedades de esta glándula y muchas no lo saben
Preste atención a la tiroides
Para detectar trastornos o cáncer en la tiroides se debe hacer un ultrasonido o exámenes de sangre.
Foto: Shutterstock.

Hace más de un año, cuando Adrián Rondón comenzó a presentar un extraño nódulo en el lado derecho del cuello, sus padres se preocuparon y de inmediato lo llevaron a un médico. El diagnóstico recibido fue el menos esperado: su hijo, de tan solo 18 años, estaba sufriendo de cáncer de tiroides.

“Lo llevamos al endocrinólogo y nos dijo que había que operarlo para sacarle el bulto porque le estaba presionando la tráquea. Cuando lo analizaron se dieron cuenta que tenía un carcinoma”, cuenta Luis Fernando Rondón, padre de Adrián.

Tras removerle parte de la tiroides y pasar por una sesión de radioterapia, ahora Adrián se encuentra bien. Sin embargo, el joven debe permanecer bajo tratamiento médico de por vida.

Tiene que tomar una pastilla todos los días llamada Synthroid, que le ayuda a regular los niveles hormonales porque no tiene tiroides”, agrega Rondón.

El caso de este joven de origen ecuatoriano no es poco común. Se estima que unas 30 millones de personas en Estados Unidos han sido diagnosticadas con algún trastorno de la tiroides o con cáncer en esa glándula. Y lo más preocupante es que, según la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, la mitad de los enfermos, es decir unos 15 millones, no lo saben porque se trata de una enfermedad silenciosa.

Por esta razón, al ser enero el Mes Nacional de Concientización sobre la Tiroides, los expertos hacen un llamado a la población para que no descuiden la salud de esta importante glándula que, además de llenar al cuerpo de energía, cumple otras funciones vitales para el organismo, como el crecimiento y desarrollo, regulación de la frecuencia cardíaca, la tensión arterial, temperatura corporal y la tasa metabólica, entre otras.

“Los desórdenes de la tiroides se refieren a cualquier problema que ocurra con esa glándula. El más común se conoce como hipotiroidismo, que es cuando la tiroides produce poca hormona tiroidea o puede ser hipertiroidismo, que por el contrario ocurre cuando la tiroides produce mucha hormona”, explica el doctor David Borenstein, fundador del Manhattan Integrative Medicine and the New York Stem Cell Treatment Center.

“La causa más común de estos trastornos son las enfermedades auto-inmunes, como la conocida como Hashimoto, que hacen que el cuerpo produzca anticuerpos que atacan a la tiroides”, agrega Borenstein.

Un cáncer común

El experto asegura que otro trastorno común de la tiroides es el cáncer que afecta a esta glándula y, si bien se desconocen las causas exactas, podría ser por razones genéticas o factores ambientales, como la exposición a la radiación.

Según el último reporte anual de la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS), mientras las cifras de muertes por cáncer están bajando en el país, principalmente las de cáncer de pulmón, próstata, seno y colon, están aumentando los diagnósticos por cáncer de tiroides.

“El cáncer de tiroides sigue siendo el cáncer que está aumentando más rápidamente (5% anual en los hombres y las mujeres), en parte debido a que hay más diagnósticos debido al incremento en el uso de técnicas avanzadas de imagen”, dice el reporte de la ACS.

Aunque el cáncer y otros desórdenes de la tiroides pueden ser asintomáticos, el doctor Borenstein sugiere a las personas que si sospechan que tienen algo extraño en la tiroides, como dolor o hinchazón en el cuello, que consulten con un médico o un especialista cuanto antes para que le hagan un ultrasonido y exámenes de sangre.

Otros síntomas señalados por el especialista incluyen la presencia de un nódulo, cambio en el tono de voz, así como dolor de garganta y dificultad para tragar.

“A diferencia del cáncer de colon y páncreas, que ocurren muy profundamente en el cuerpo y por lo tanto son difíciles de encontrar, el cáncer de tiroides se puede hallar temprano y tratar a tiempo, debido a que la tiroides está localizada muy cerca de la superficie de la piel”, añade Borenstein.

Hipotiroidismo:

El hipotiroidismo es una afección en la cual la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea (a menudo se llama tiroides hipoactiva). Estas hormonas (T3 y T4) controlan la forma como cada célula en el cuerpo usa la energía (metabolismo) y mantiene órganos como el cerebro, el corazón y los músculos funcionando apropiadamente. La enfermedad es más frecuente en las mujeres y personas mayores de 50 años.

La causa más común es la tiroiditis, que es una hinchazón e inflamación que dañan las células de la glándula tiroides. Esto puede ser causado por una enfermedad autoinmune (ataque del propio sistema inmunitario), infecciones virales y el embarazo.

Otras causas pueden ser efecto de medicamentos, anomalías congénitas (al nacer), terapias de radiación al cuello o al cerebro para tratar cánceres, y extirpación quirúrgica de parte o de toda la glándula tiroidea.

El hipotiroidismo se trata usualmente con una especie de hormona sintética de la tiroides, como Synthroid, que debe ser prescrita por un médico.

Por su parte, el tratamiento más común para cáncer de la tiroides es remover parte de la tiroides o la glándula completamente de forma quirúrgica. Dependiendo del caso se puede realizar radioterapia o quimioterapia.