Un latino que vuelve a lo más alto del UFC: Dominick Cruz lo logra a pesar de años de lesiones

El peleador mexicoamericano disfruta otra vez del cetro de las 135 libras, conquistado en apenas su segunda aparición en los últimos cinco años

Un latino que vuelve a lo más alto del UFC: Dominick Cruz lo logra a pesar de años de lesiones
Dominick Cruz se alzó con el cinturón de peso gallo del UFC el pasado fin de semana en Boston.
Foto: Getty Images

El camino a la cima del UFC por parte de Dominick Cruz ha sido largo y doloroso.

Con su triunfo sobre T.J. Dillashaw, el peleador de padre mexicano se convirtió en otro de los contados campeones latinos dentro de la empresa promocional más importante de las artes marciales mixtas.

El combate del pasado fin de semana, en el que obtuvo el título de las 135 libras, fue apenas el segundo para Cruz desde 2011.

Una serie de lesiones en la rodilla ha impedido continuidad en la carrera que el residente de la ciudad de San Diego inició en 2005.

En su pelea contra Dillashaw, quien llegaba al combate en Boston como campeón defensor de los gallos con récord de 12-2, Cruz se impuso por decisión dividida. Sin embargo, salió lesionado del pie izquierdo.

Esta nueva lesión no parece ser una que le cueste a Cruz estar fuera de acción por mucho tiempo y esas son buenas noticias para los que quieren verlo más en el octágono que en el centro de rehabilitación.

Voy a estar bien, he tenido peores lesiones que esta”, dijo Cruz sobre la lastimadura que sufrió en su último combate.

Credenciales de estrella

Por su estilo explosivo, ágil y espectacular, el mexicoamericano de 30 años de edad se ha convertido en una gran carta de presentación para el UFC.

La pelea que sostuvo el domingo pasado se convirtió en la segunda con más audiencia en la cadena FOX Sports 1 al sumar 2,288,000 telespectadores, de acuerdo con la empresa.

El combate sólo quedó atrás del que sostuvieron en enero del año pasado Conor McGregor y Dennis Siver y que puso a 2,751,000 personas frente al televisor.

Con marca de 21 triunfos a cambio de una sola derrota (24 de marzo de 2007 ante Uriah Faber), Cruz tendría en su futuro inmediato otorgarle la revancha a Dillashaw.

La decisión que el domingo obtuvo a su favor fue cerrada, y para muchos controvertida, por lo que se comienza a manejar la idea de que se organice una segunda pelea. Otra opción que se le puede presentar a Cruz es enfrentar al único peleador que lo ha vencido, Faber.

“No sé qué planes haya para mí, pero estoy seguro que los promotores ya están trabajando en eso”, dijo Cruz, quien ya había sido campeón del UFC en 2010 y 2011.

Una noche que lo marcó

Aunque nació en San Diego, Cruz creció en Tucson, Arizona con su mamá y sus dos hermanos, viviendo en el interior de un pequeño tráiler.

A los 19 años de edad, Cruz organizó una fiesta que se le salió de control dentro del tráiler y fue entonces que su mamá le pidió que se marchara a vivir a otra parte.

“Eso fue lo mejor que me pudo haber pasado en mi vida, me hizo convertirme en un verdadero hombre”, aseguró Cruz en una entrevista con poptower.com

Antes de convertirse en peleador profesional, Cruz trabajó como representante de servicio al cliente para varias compañías.

Ya con su carrera bien cimentada en el UFC, él decidió vivir en San Diego, en donde entrena intensamente todos los días de la semana.

Su reinado ha reiniciado.

Más deportes

Frío paso de Manny Pacquiao por Nueva York

Al borde del retiro Kobe Bryant encabeza votos para el Juego de Estrellas

Convive con los Gigantes de San Francisco en el Fanfest

Un ‘extraño parto’ para hacer fallar al tirador