Prefiero los payasos a los candidatos

He oído las cosas más ridículas que recuerde en los 56 años que llevo siguiendo el proceso político
Prefiero los payasos a los candidatos
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Los que ven las noticias en español saben que MSNBC tiene los ratings más bajo de los canales de noticia y que la mayoría de sus presentadores son de la izquierda política. Esto es un hecho.

Uno de estos presentadores es Chris Matthews, del programa HardBall, que se transmite en tardes. Es un programa de entrevistas y noticias comentadas. A los conservadores le tiran duro y a la cabeza.

Por eso, cuando hace más de una semana dijo que nadie quería ver un debate entre dos tipos cubanos (Cuban guys) – los senadores Marco Rubio, de la Florida y Ted Cruz, Texas – a mi no me sorprendió.

Hubo protestas y Mathews más o menos que se disculpó.  Pero la cadena ni lo suspendieron ni despidieron. Eso es lo que otras cadenas harían si ocurriera algo similar con candidatos afro americanos o hispanos.

Pero dejemos pasar eso.  La primera enmienda a la Constitución de Estados Unidos da libertad de expresión a todos y la Corte Suprema decidió hace muchos años no era punible insultar a las figuras públicas, y se podía hasta mentir al hablar de ellos.

Y por alguna razón en las primarias recién comenzadas hemos visto a los candidatos decir las cosas más ridículas que recuerde en los 56 años que llevo siguiendo el proceso político en esta nación.

No recuerdo elecciones en las que los candidatos usan epítetos basados en el origen étnico de sus rivales. Y lo peor del caso es que los que más pecan son los tienen las mayores posibilidades de ganar.

Y es que en la política, los ataques negativos funcionan. Yo lo entiendo, pero sigo creyendo que lo que estamos viendo es ridículo.

Todo comenzó con el magnate Donald Trump. Desde el día que comenzó su campaña empezaron los insultos a los indocumentados que viven en Estados Unidos. Dijo que los deportaría a todos; que construiría un cerca enorme en la frontera entre México y Estados Unidos y que haría que México pagara el costo de la misma.

La xenofobia de Trump es un asco. Además insulta a diario al ex gobernador floridano Jeb Bush en una forma que da asco. Y dijo que no iba a permitir la entrada de más musulmanes en este país.

Trump ha dicho bien claro lo que le molesta, pero no ha hablado claro de cuales son cosas que va a proponer si obtiene la presidencia de este país.

Ha dicho que tiene muchísimo dinero y que sabe como negociar con otros.  Dice que él es un “ganador” y todos sus rivales son “perdedores”.  Dice que va a conseguir recuperar los empleos que se han ido a China y que a hacer que Estados Unidos vuelva a ser una potencia fuerte.

Lo que no ha dicho es cómo haría estas cosas.

Pero Trump no es el único que ha dicho cosas ridículas en estas primarias. La ex Secretaria de Estado Madeleine Albright dijo que en el infierno tienen un lugar muy especial para las mujeres que no votan por candidatos del mismo sexo. Ella respalda a Hillary Clinton.

No entiendo. ¿Quiere esto decir que las mujeres blancas tienen que votar por mujeres blancas; que los afro-americanos sólo pueden votar por candidatos de igual características; y los hispanos sólo podrían hacerlo por otros hispanos?

Podemos seguir. Gloria Steinem, pionera del feminismo en Estados Unidos dijo que las mujeres jóvenes estaban votando por el senador de Vermont Bernie Sanders, por el estaba rodeado de hombres jóvenes.

Yo pensaba que este tipo de política era cosa del pasado. Pero en estas primarias los insultos priman. No entiendo que tiene de malo que una joven respalde al senador Sanders.

Sanders no es uno de mis preferidos. El es un socialista – él lo dice públicamente – y como cubano creo que el socialismo, aún el socialismo a la europea se parece mucho a lo que hay en Cuba. Entiendo que socialismo y comunismo son cosas diferentes, pero no puedo.

Pero debo admitir que Sanders ha sido un candidato muy atractivo y que le está dando una pelea difícil a la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton.

Y no busquen algo mejor entre los republicanos.

Honestamente no veo como alguien en este país pueda votar por Trump para presidente.  A la vez entiendo que las alternativas nos son estelares, que digamos.

Al senador floridano Marco Rubio se le rayó el disco en un debate reciente. Cruz es demasiado conservador para mi gusto y el gobernador de Ohio John Kasich es un candidato interesante pero no creo que pueda ganar las elecciones.

Hace años Jeb Bush era una estrella. Yo lo admiraba muchísimo.  Pero ahora Bush no es el mismo.  Se fue de la política hace muchos años y ya no tiene el mismo atractivo.

El neurocirujano Ben Carson es una persona muy atractiva pero no sabe de política. Y Chris Cristie y CarlyFiorina ya dieron fin a sus aspiraciones.

Yo sé que tenemos que seguir el proceso electoral de cerca. La persona que gane nos va a gobernar por lo menos por los próximos cuatro años.

Yo sé todo eso, pero este año y con estos candidatos prefiero ir al circo a ver a los payasos y eso que a mi no me gustan los payasos.