Comité de Ética de la FIFA sanciona a Franz Beckenbauer

El exjugador alemán tendrá que pagar una multa económica por haberse negado a esclarecer la elección de las sedes de las próximas dos Copas del Mundo.
Comité de Ética de la FIFA sanciona a Franz Beckenbauer
Según este organismo, Beckenbauer ocultó información acerca de si hubo corrupción o no en la elección de sedes mundialistas.
Foto: EFE

El Comité de Ética de la FIFA ha anunciado una sanción de advertencia y multa al alemán Franz Beckenbauer, exfutbolista y expresidente del Comité Organizador del Mundial de Alemania 2006.

El panel, presidido por Jack Kairko, ha tomado esta determinación, tras analizar las investigaciones llevadas a cabo por Vanessa Allard, en las cuales Beckenbauer inicialmente no cooperó con el Comité de Ética en el caso de las concesiones de los Mundiales de 2018 (Rusia) y 2022 (Catar), pese a serle requerido en reiteradas ocasiones, señala un comunicado.

“El señor Beckenbauer, por lo tanto, no se comportó de acuerdo con las normas de conducta aplicables a los funcionarios de fútbol en el contexto de las investigaciones, violando así el artículo 13 del Código Ético de la FIFA (FCE)”, indica dicho escrito.

Además, el organismo encontró al dirigente alemán culpable de violar el artículo 18 (deber de información, la cooperación y la presentación de informes) y el 42 (obligación general de colaborar).

No obstante, precisa que posteriormente, Beckenbauer mostró su voluntad de cooperar, con lo que la sanción, que entra en vigor este miércoles, queda en una advertencia y en una multa de un poco más de $7,000.

Este caso es aislado a los asuntos relacionados con la adjudicación del Mundial de Alemania 2006, caso por el que el excapitán teutón tiene pendiente otra investigación.

QUIERO MÁS FÚTBOL

Luis Suárez envió regalo a Mick Jagger

nizando el penal de Messi

Aficionados del Barcelona protestan contra el equipo en pleno vuelo

Salvador Cabañas en Los Ángeles: jugará un partido de futbol local en Huntington Park

Nigel De Jong llega al Galaxy sin remordimiento alguno