Equidad y coherencia al responder a desastres ambientales humanos

Estas tragedias que refuerza un punto de vista sostenido por muchos - hay dos Californias, la de los que tienen y los que no tienen.
Equidad y coherencia al responder a desastres ambientales humanos
La intervención tardía e insuficiente en el polémico caso de Exide, que expulsó plomo a la comunidad vecina durante décadas, es una de las críticas al Departamento de Control de Sustancias Tóxicas.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Los distritos obreros como el mío se enfrentan a nuevas amenazas. ¿Qué hacer al descubrir que nuestra casa, aire, tierra o agua están contaminados debido a las industrias? A medida que pasa el tiempo existirán más Exides, Specific Platings, Kettlemans, Vernon y Commerces.

El anuncio del gobernador Brown para financiar un préstamo de 176.6 millones de dólares que ayude con la limpieza de las viviendas que rodean el sitio tóxico que albergaba a Exide Technologies, empresa de reciclaje de baterías de plomo, es una buena noticia para el sureste de Los Ángeles. Agradezco al Gobernador su apoyo. Sin embargo, esto solo es el primer paso en la rectificación a estas comunidadesque han vivido esto por décadas.

Lo ocurrido muestra la necesidad que tenemos en California de responder a los desastres ambientales causados ​​por el hombre de una manera consistente y eficiente, como lo hacemos con los desastres naturales. No debería existir una discusión sobre la cantidad de dinero que hay.

En el sudeste de Los Ángeles, no solo es Exide y plomo, hay mucho más. Hemos vivido esta contaminación desde la década de los 70. Mientras que nuestro estado en su totalidad se beneficia de las regulaciones desarrolladas, mi distrito todavía vive los costos de épocas pasadas, cuando dichas regulaciones eran inexistentes.

La contaminación provoca efectos cognitivos graves, especialmente en los niños. Muchos de los contaminantes que se encuentran causan cáncer, defectos de nacimiento y otros daños reproductivos. En estas comunidades las probabilidades son ya adversas para los niños, a esto agreguemos ahora los efectos negativos de rodearse de estos contaminantes. Para mí esto es personal.

Las partes responsables deben pagar la factura de limpieza, pero en el caso de que el dinero no se pueda recuperar, debemos proceder. Para agravar la frustración existe la inconsistencia en la respuesta a estas tragedias que refuerza un punto de vista sostenido por muchos – hay dos Californias, la de los que tienen y los que no tienen. Las preocupaciones de unos son atendidas mientras que las de otros son ignoradas. Necesitamos justicia y equidad.

Necesitamos respuestas rápidas y dinero destinado a estos desastres. Por esto, el asambleísta Miguel Santiago y yo, introdujimos legislación para reasignar una tarifa ya impuesta en todas las baterías de automóviles, que financie la limpieza de la contaminación causada por estos contaminantes en el estado. Este programa ayudaría con el financiamiento, en caso de que el dinero no pueda ser recuperado por la parte responsable, como Exide. Sin embargo, tenemos que iniciar la búsqueda de soluciones a una escala mayor. La contaminación por plomo de baterías no es la única fuente de contaminación y esta no va a resolver todos los problemas de financiamiento. Tenemos que tener protocolos de emergencia por parte del gobierno que responda a los desastres hechos por el hombre de la misma forma en la que se responde a los desastres naturales.

Este es el gran tema que mis colegas y yo tenemos que enfrentar en la Legislatura. Las comunidades afectadas deben de ser incluidas en el proceso de decisión para que así tengan confianza en el proceso y el resultado. Cuando la salud de toda una comunidad está bajo amenaza, debemos de hacer nuestro trabajo e intervenir.