Republicanos tienen un debate sobre los temas…y sin insultos

Cuatro precandidatos tocan economía, seguro social, seguridad nacional, visas y varios otros temas, intentando mostrar unidad y un partido que no está en crisis, como dicen muchos.
Republicanos tienen un debate sobre los temas…y sin insultos
Marco Rubio, Donald Trump, Ted Cruz y John Kasich participan en el Debate Presidencial en Miami.
Foto: RHONA WISE/AFP / Getty

En un debate crucial antes de las primarias del próximo martes, los cuatro precandidatos republicanos que quedan en pie discutieron mucho más sobre temas de interés para el público: inmigración, educación, seguro social, seguridad nacional, que sobre el tamaño de las manos de Donald Trump o insultos varios entre los diversos competidores que se vieron en anteriores debates.

El partido republicano, reunido en Miami para esta cita, buscó proyectar una imagen de unidad, frente a los rumores de crisis y división que han circulado en los últimos días. Al principio del debate, el presidente del Comité Nacional Republicano subió al escenario y dijo ante las cámaras de televisión que “contrario a lo que se comenta, este partido respaldará a su nominado”.

El hecho de tener de que decir eso, es de por sí extraordinario. Pero Donald Trump, Marco Rubio, Ted Cruz y John Kasich hicieron honor a este tono llevando a cabo un debate donde a pesar de haber diferencias entre los mismos, no se llegó a los extremos de anteriores encuentros y Donald Trump se mostró relativamente calmado y controlado.

Entre los temas en que profundizaron los precandidatos, el primero fue el libre comercio. El partido republicano generalmente ha estado del lado de este tipo de acuerdos en el pasado, pero en esta ocasión y ante la crítica de que ciertos acuerdos dañan al trabajador estadounidense, los cuatro dijeron estar a favor “del tipo correcto de libre comercio”.  El salvo más fuerte fue contra Donald Trump, a quien se preguntó cómo justificaba prometer la protección a los trabajadores estadounidenses si continúa fabricando ropa en China e importando trabajadores extranjeros.

“Porque nadie sabe mejor que yo como funciona”, dijo. “Soy empresario, y porque otros países tienen reglas injustas, por eso no podemos ganar con el libre comercio.”

Rubio dijo que hay acuerdos que benefician a Estados Unidos, como el que se llevó a cabo con Colombia, pero indicó que “el problema es que tenemos que tener acceso a otros mercados, nuestra economía no se sostiene sola”. “Hay que hacer acuerdos libres y justos para que podamos competir con el resto del mundo”.

Los cuatro discutieron también sobre inmigración, en particular, el uso de visas de trabajadores temporales H1B.  El senador Ted Cruz argumentó que el sistema migratorio tiene que cambiar “a uno que se basa en la capacidad y habilidad laboral” del inmigrante. “No podemos seguir importando a tantos trabajadores poco cualificados”. El senador Marco Rubio estuvo de acuerdo, y enfatizó que hay que cambiar o reducir la inmigración familiar, a pesar que su propia familia vino de esta manera en los años 50.

“Las cosas no son iguales, la economía es la misma”, dijo Rubio. Al igual que Cruz, el padre inmigrante de Rubio era un trabajador poco cualificado.

El grupo también habló sobre educación, el uso de estándares “common core” y la elección de escuelas por medio de “vouchers” en educación, que la mayoría de ellos apoya. Cruz rompió una lanza a favor de dar libertad total a los padres para escoger la escuelas de sus hijos, y recibir vouchers o bonos del gobierno para hacerlo.

En cuanto al seguro social, los candidatos discreparon. Marco Rubio y Ted Cruz están de acuerdo en que hay que aumentar la edad de retiro y reducir el crecimiento de los beneficios, pero no para los que están retirados ahora sino para futuros retirados, gente de su edad, entre 40 a 50 años. Trump y Kasich no estuvieron de acuerdo.

“Mi intención es hacer lo que esté en mi poder para no cambiar el seguro social sino mejorar la economía en general y poner más dinero en el fondo”, dijo Trump. Kasich dijo que no había que cortar seguro social sino “innovar”.

Se discutió una reciente declaración de Donald Trump en la que dijo que “Islam nos odia” (generalizando hacia los musulmanes). En el debate se le preguntó de nuevo si mantenía ese concepto y dijo  “Si, muchos musulmanes nos odian, hay mucho odio”, dijo.

Sin embargo, Marco Rubio y John Kasich no estuvieron de acuerdo en esa generalización. Rubio, en particular, dijo que “los presidentes no pueden decir lo primero que les pasa por la mente, hay estadounidenses en el mundo, como una pareja de misioneros que conocí que está en Bangladesh y dependen de la buena voluntad de los musulmanes buenos que viven a su alrededor…también se que si vas al cementerio de Arlington (veteranos) verás que muchos musulmanes han servido a este país”.

“Tendremos que trabajar con gente musulmana, aunque enfrenten la crisis del extremismo, tenemos que trabajar con ellos”, dijo. Como respuesta, Trump le recordó que “unos aviones se estrellaron contra las torres gemelas” y lo llamó “políticamente correcto”.

Los candidatos también hablaron de mejorar los servicios a veteranos.

Los cuatro se enfrentan a los votantes este martes en Florida, Illinois, Ohio, North Carolina y Missouri.  Estas son críticas para Rubio y Kasich, quienes enfrentarán fuertes presiones de retirarse si no ganan sus estados natales de Florida y Ohio, respectivamente.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Alrededor de la web