Florida: el Corredor I-4 decidiendo elecciones

La población latina que habita en este sitio, particularmente de origel puertorriqueño, jugarán un papel decisivo en las próximas elecciones.
Florida: el Corredor I-4 decidiendo elecciones
Estadísticas indican que más de 5 millones de puertorriqueños viven en EEUU.
Foto: Joe Klamar / Getty Images

Si de registrar votantes latinos se trata, la Florida Central, y en especial el Corredor I-4, que va de Tampa a Daytona Beach, se ha convertido en “zona cero” para esos esfuerzos.

El éxodo de puertorriqueños de y en especial a esta zona central, a Kissimmee en el condado de Osceola, y a Orlando en el condado de Orange, ofrece una fuente inmediata de electores por tratarse de ciudadanos que automáticamente pueden registrarse y votar.

Se calcula que la Florida Central es hogar de más de un millón de puertorriqueños.

Es interesante saber que un buen sector de esos electores puertorriqueños se registran sin afiliación partidista, convirtiéndose en un voto oscilante en la elección general que puede inclinar la balanza para cualquiera de los dos partidos en un estado vital, la Florida, para ganar la presidencia.

Una de esas puertorriqueñas, que prefirió no dar su nombre, llegó directamente de la Isla a Tampa en mayo de 2015, luego de que su esposo, un ingeniero, quedara desempleado. Ella estudió medicina y se registró sin afiliación partidista “porque no me caso con ningún partido; veo las plataformas que ofrece cada candidato”.

LEE TAMBIÉN: ¿Cómo les fue a Marco Rubio, a Ted Cruz y a Hillary Clinton en los caucus?

No puede votar en las primarias del martes, pues son cerradas a republicanos o demócratas, pero votará en la elección general y señala que aunque no conoce a fondo la plataforma de la precandidata demócrata, Hillary Clinton, si la batalla fuera entre Clinton y Donald Trump, votaría por Hillary para que su voto no se pierda y evitar que Trump gane.

“No me gusta la candidatura de Trump. No me gusta la manera en que se expresa sobre la inmigración, y no sería alguien por quien yo votaría”, indica.

“Sus comentarios (de Trump) sobre los inmigrantes me ofenden. Conozco a muchas personas que son inmigrantes, que tristemente han salido de sus países para echar a sus familias hacia adelante y son personas que aportan a este país y es algo con lo cual puedo identificarme”, agregó.

Otro elector puertorriqueño que tampoco quiso ofrecer su nombre, se mudó hace un año a Orlando, buscando mejores oportunidades educativas para su hijo que cursa la secundaria y desea obtener becas deportivas. Está jubilado y como otros miles, ha hecho de la Florida Central su hogar.

Tan pronto llegó se registró con el Partido Demócrata y este martes se inclina a votar por Bernie Sanders porque “lo veo mucho más enfocado en trabajar por el pueblo y promueve ideas que nos benefician a todos y no sólo a los grandes intereses”.

TE INTERESA: Universitarios y activistas en Chicago expresaron en masa su rechazo a Trump

Pero si Clinton resulta ser la nominada demócrata y Sanders no, y si Trump fuera el abanderado republicano, “permanecería con los ideales del Partido Demócrata“.

“Los comentarios de Trump son ofensivos, independientemente de la nacionalidad que uno tenga y excluyen a los inmigrantes que han venido y han formado a esta nación. No se deben tomar acciones que perjudiquen a las familias y a las personas que ya están aquí”, agregó.

Pablo Cáceres Pérez, director regional de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Kissimmee, Florida, declaró que “le hemos dado mucho énfasis a la importancia de que los puertorriqueños se registren, pues si un gran número del más de un millón de puertorriqueños que viven en la Florida Central sale a votar, tendríamos una influencia grande en esta elección”.

Los puertorriqueños se inclinan más hacia los demócratas que hacia los republicanos, pero hay una cifra significativa que opta por no afiliarse a ningún partido.

Puerto Rico atraviesa por una terrible crisis fiscal y la falta de acción del gobierno federal a todos los niveles, sobre todo del Congreso para encarar esa crisis, podría estar jugando un papel en la decisión de los puertorriqueños de no afiliarse con ningún partido.

También puede ser desconocimiento sobre qué diferencia a un partido del otro, contrario a Puerto Rico, donde hay tres partidos principales: el que aboga por el status quo de Estado Libre Asociado; el que aboga por la estadidad para la Isla, y el que aboga por la independencia.

Cáceres explica que la tarea de registrar y movilizar a los puertorriqueños no es sencilla por las diferencias de los procesos aquí y en la Isla. “Aquí todo es con cartelitos en los patios, mucho emailing y llamadas, y allá son caravanas, mítines, música. Así que hemos criollizado la política junto a una organización que se llama “Boricua Vota” para atraer a esos votantes puertorriqueños. Se han hecho caravanas que han culminado en lechoneras para darle ese toque puertorriqueño al proceso y ha habido interés”, explicó.

El reto es también sacarlos a votar porque no lo hacen a los niveles que sufragan en la Isla.

LEE: Esto quieren hacer con los inmigrantes los candidatos presidenciales

Según Cáceres, figuras como Trump “han puesto a los votantes puertorriqueños a la defensiva”.

“Pero lo que queremos es que salgan a votar porque somos muchos, pero si no votamos no contamos. Pero apuesto a mi gente y vamos a hacer la diferencia”, añadió.

De hecho, Esteban Garcés, director estatal de “Mi Familia Vota en la Florida”, recalcó que el grupo está poniendo especial énfasis en el registro de puertorriqueños.

“En los últimos seis meses de 2015, el 51% de los nuevos registros fueron puertorriqueños. Y en los primeros dos meses de este año, el 50% de los nuevos registros han sido puertorriqueños“, indicó Garcés.

Florida Central va a determinar quién es el próximo presidente y es un voto oscilante. El voto aquí no está garantizado para nadie”, concluyó.

Datos generales sobre el actual éxodo de puertorriqueños

El éxodo de puertorriqueños se ha convertido en una realidad imparable e inocultable en los últimos años. Especialistas en inmigración, demógrafos, economistas y medios de comunicación coinciden básicamente en lo mismo: la mala economía y sobre todo, una deficiente administración han obligado a cientos de miles de habitantes a abandonar la isla, en busca de mejores oportunidades.

Los datos, de hecho, son alarmantes:

*Para empezar, la deuda del gobierno alcanza la estratosférica cifra de 73,000 millones de dólares. Es tan alta, que especialistas en economía vaticinan que Puerto Rico podría caer en insolvencia el próximo verano.

*No sorprende, entonces, que unos 86,000 puertorriqueños hayan dejado la isla entre abril de 2014 y marzo de 2015, cifra que no se registraba desde 1950, considerada la “primera gran migración” después de la Segunda Guerra Mundial. En ese año la cantidad de puertorriqueños que dejó su nación fue de unos 47,000.

TE INTERESA: Esquina migratoria: respondemos a tus preguntas de inmigración

*El año anterior a ese periodo (2014-2015), la cifra fue de 61,000 emigrantes, un incremento del 38% en relación con 2010, pero que se refleja en un 69% de aumento anual de salidas en promedio.

*En 2010 el éxodo fue de 26,000 personas.

*Este no es un fenómeno nuevo, no al menos en este siglo. Puerto Rico ha estado perdiendo población prácticamente desde 2005, un año antes del inicio de su recesión, producto de la baja confianza que los puertorriqueños tienen de su economía, según sondeos.

*Esto se ha traducido en un fenómeno inusitado, que ha obligado a analizar sus causas: desde 2013 se detectó que había más puertorriqueños viviendo en Estados Unidos (5.1 millones) que en la isla (3.5 millones).

*La gran mayoría del éxodo puertorriqueño, por cierto, se ha avecindado en Florida, sobre todo en la ciudad de Orlando.

*Como dato adicional, no sólo la mala economía y, por ende, la falta de empleo y el aumento de precios está provocando la salida, reduciendo la cantidad de habitantes en Puerto Rico, sino que la tasa de natalidad se ha visto modificada. En 2013 el promedio llegó a 1.3 hijos, mientras que en 2009 era de 1.9.

 

**Maribel Hastings – asesora ejecutiva de America’s Voice**