Boxeadores profesionales en Juegos Olímpicos: mayor calidad en el ring vs. el final del sueño amateur

La AIBA apuesta por elevar el perfil del deporte en la gran fiesta, pero corre el riesgo de alterar su deporte para siempre
Boxeadores profesionales en Juegos Olímpicos: mayor calidad en el ring vs. el final del sueño amateur
Robeisy Ramírez, de Cuba, celebra su título olímpico en Londres 2012. Con el inminente ingreso de boxeadores profesionales, esta imagen podría ser muy distinta.
Foto: Getty Images

El cuadrilátero de los Juegos Olímpicos podría presentar grandes cambios a partir de este verano en Río de Janeiro: desaparecen los protectores de cabeza o caretas luego de 32 años de uso y, tal vez más importante, es muy posible que los boxeadores profesionales sean admitidos en la competencia.

Estas dos nuevas iniciativas de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) tienen al mundo boxístico en las dos esquinas del cuadrilátero. En la esquina roja, quienes piensan que los cambios son beneficiosos para el deporte, y en la azul, los que se oponen.

El cambio para los boxeadores en competir sin protector de cabeza se ha venido gestando paulatinamente desde el mundial masculino en Almaty (Kazajistán) en 2013. El Comité Olímpico Internacional, como era de esperarse, acaba de darle su bendición al cambio.

Según la AIBA, la medida fue tomada con base en un estudio de más de 11,000 peleas realizadas entre 2013 y 2015, en las que de acuerdo con su comisión médica el número de conmociones cerebrales bajó en un 43%. Según el organismo, en el mundial de Doha (Qatar) de 2015 no se presentaron conmociones.

La decisión sigue causando controversia debido a que la premisa válida es que el boxeador, para ganar el título de alguna competencia amateur, tiene que pelear al menos tres veces casi de manera consecutiva. Obviamente, en el boxeo profesional es distinto.

AIBA, para contrarrestar esta disyuntiva, ha lanzado una campaña que llama “Heads Up”, con la que espera lograr que con educación de entrenadores, jueces y púgiles, ellos entiendan que deben protegerse la cabeza y evitar embestir con ella al oponente.

No quieren profesionales

Pero la piedra en el zapato que definitivamente tiene al mundo boxístico revuelto en este momento, es la decisión de la AIBA de querer incluir peleadores profesionales en los Olímpicos.

Todas las organizaciones internacionales de boxeo profesional, la comisión de boxeo de California y grandes figuras del deporte se oponen rotundamente.

Una de estas figuras es Óscar de la Hoya, el “Golden Boy”, quien saltó a la fama internacional al conquistar el oro olímpico en Barcelona 1992, antes de proceder a una carrera profesional llena de logros, títulos mundiales y fortuna.

“Es un arma de doble filo”, le dijo De la Hoya a este diario. “Los jovencitos que quieren realizar su sueño olímpico no podrán hacerlo, pues ya con esto los peleadores profesionales les quitarán su lugar”.

Otro boxeador que ha vivido los dos mundos, el peso completo Lennox Lewis, se ha manifestado en contra de la entrada de profesionales y ha calificado la idea como “ridícula”.

Dentro de la comunidad internacional del boxeo aficionado, la reacción general ha sido de total rechazo.

Preocupación médica

La Comisión Atlética de California (CSAC) expresó preocupación por la seguridad de los boxeadores en un comunicado de prensa.

“Como regulador de los deportes de contacto profesional y amateur y competidor retirado, estoy perturbado por la aparente falta de preocupación de la AIBA por la seguridad de los talentosos amateurs compitiendo con experimentados profesionales”, dijo Andy Foster, Director Ejecutivo de la comisión.

El presidente de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Gilberto Mendoza Jr., calificó la medida de monopolística y autoritaria. Dijo también que de esta manera, si la premisa de AIBA es tener los mejores boxeadores en los Olímpicos, todas las organizaciones de boxeo profesional podrían también tener una liga de boxeo amateur y descentralizarlo.

“Sería como robarle el sueño a los peleadores jóvenes que apenas van dando forma a sus ilusiones”, dijo Mendoza en un comunicado de prensa.

¿Por qué la medida?

Las razones que la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) aduce para buscar integrar a peleadores profesionales a los Olímpicos es mayor calidad en la competencia.

“Un mejor nivel boxístico para los aficionados es el beneficio más importante y también la imagen que se proyecta del boxeo”, dijo William Louise Marie, director de comunicaciones de AIBA, quien puso como ejemplo el “Dream Team” de Estados Unidos en el básquetbol de Barcelona 1992.

Existe una gran diferencia entre un deporte de conjunto y uno individual. El boxeo es un deporte de alto riesgo y por ello, en los Juegos Olímpicos se adoptaron los protectores de cabeza hace 32 años.

Más allá del expreso interés por elevar el perfil del boxeo olímpico, sin duda que existe un interés económico. Si se toma en cuenta que los comités olímpicos de los países típicamente dan dinero por medalla ganada, entonces algunas federaciones nacionales de boxeo seguramente estarían a la caza de profesionales para que los representen con mejores posibilidades de triunfo.

La decisión final, en mayo

AIBA todavía no ha dado a conocer las regulaciones que tendría para que los boxeadores profesionales puedan participar en los Juegos Olímpicos.

“El calendario de competencia será comunicado luego, después que las decisiones finales sean tomadas con varios pasos que hay que seguir”, explicó Louis Marie. “En la reunión extraordinaria del Congreso de AIBA el 31 de mayo se votará una decisión definitiva”.

Como dato interesante, hace unos meses, AIBA cambió el término “boxeo amateur” por “boxeo abierto” para referirse a sus distintos programas competitivos.

La decisión de incorporar profesionales en los Olímpicos es de AIBA, pero serán las diferentes federaciones de boxeo del mundo quienes tomen la decisión real de incluir profesionales o no en la competencia tanto varonil como femenil.

Según la AIBA, antes de anunciar su intención de meter profesionales fueron consultadas todas las federaciones del mundo (134) y se les envió una encuesta.

Los Juegos Olímpicos de Rio están a meses de distancia. Hasta el momento hay 60 clasificados de los 250 boxeadores contemplados.

Te recomendamos

Pacquiao ya está en Los Angeles para seguir con su preparación

Abner Mares buscará arrebatar a Jesús Cuellar el título pluma de la AMB