El caso de Apple y ciberseguridad

Se plantean cuestiones críticas acerca de la seguridad cibernética que sobrepasan el caso presente
El caso de Apple y ciberseguridad
Foto: Archivo / EFE

En esta era de dependencia en la tecnología en todos los aspectos de nuestro gobierno y vida cotidiana, los ataques cibernéticos se han convertido en una profunda amenaza a la seguridad nacional. La ciberseguridad es uno de los temas de más importancia en nuestro país y la tecnología de cifrado es nuestra herramienta de defensa más eficiente contra estos ataques.

La controversia actual entre la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y Apple, plantea cuestiones críticas acerca de la seguridad cibernética que sobrepasan el caso presente. El FBI busca una orden judicial que obligaría a Apple a crear nueva tecnología para obtener acceso a los datos cifrados de un iPhone en el caso del ataque terrorista de San Bernardino, California. Aunque no hay duda sobre la importancia de la investigación, tenemos que hacer una pausa para considerar las implicaciónes de crear un tipo de acceso que sobrepasa los límites.

La Unión Americana de Libertades Civiles sostiene que este caso podría ser un precedente legal peligroso para que el gobierno amplíe y se aproveche de la vigilancia que daña nuestros derechos de privacidad.  El director del FBI James Comey admitió que las autoridades federales, estatales y locales querrán utilizar esta tecnología diariamente. También hay especulaciónes de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas podría utilizar estos nuevos poderes para investigaciónes de inmigración.

El FBI quiere pintar el caso como una decisión entre la privacidad y la seguridad. Más bien, la privacidad y la seguridad están alineadas en este asunto.

El FBI está pidiendo un tipo de acceso que sobrepasa los límites. Este tipo de acceso tiene grandes riesgos y crea consecuencias profundas que asustan a algunos de los mejores expertos y líderes de la industria de seguridad cibernética.

En junio del 2015, una coalición de líderes de la industria de tecnología envió una carta a la administración del presidente Obama para expresar su oposición a cualquier acción del gobierno que debilite el cifrado.  La verdad es que cualquier técnica que sobrepasa los límites compromete la integridad del cifrado y debilita la infraestructura de seguridad cibernética en todos los sectores.

Conozco las amenazas de ciberseguridad que se enfrentan a nuestro gobierno. En los últimos dos años, los piratas informáticos extranjeros asaltaron la infraestructura de seguridad cibernética de nuestro gobierno y robaron 21.5 millones de archivos personales. Si el FBI exitosamente ordena un sistema de acceso que sobrepasa los límites, el gobierno estadounidense podría ser responsable por la desintegración de la seguridad cibernética.

Este caso promueve consideraciónes de política que deben ser abordados por el Congreso. El camino hacia adelante requerirá una deliberación cuidadosa y un consenso entre los expertos y las partes interesadas en las áreas de seguridad cibernética.