Locura de marzo: ¿cómo perder 12 puntos en 40 segundos? Northern Iowa sufrió el histórico derrumbe ante Texas A&M

La remontada, en la que un gigante colombiano jugó un rol clave, es la más grande de su tipo en la historia de la NCAA
Locura de marzo: ¿cómo perder 12 puntos en 40 segundos? Northern Iowa sufrió el histórico derrumbe ante Texas A&M
Los jugadores de la Universidad de Northern Iowa fueron víctimas de su pánico y sufrieron un derrumbe histórico el domingo contra Texas A&M en el torneo de baloncesto colegial.
Foto: Getty Images

Es en verdad difícil de creer, y lo seguirá siendo por siempre, porque un capítulo como el ocurrido el domingo en Oklahoma City, dentro del torneo de baloncesto universitario, nunca se olvidará para quienes lo vivieron de cerca.

Los Aggies de la Universidad de Texas A&M eliminaron en la segunda ronda a los Panthers de la Universidad de Northern Iowa en doble tiempo extra. Lo hicieron tras haber estado abajo por 12 puntos cuando restaban menos de 40 segundos en el tiempo regular. Hasta entonces, la mayor reacción de este tipo en el basquet colegial (o el mayor derrumbe, si se mira desde el otro lado de la moneda), fue de 11 puntos, pero en 59 segundos (UNLV sobre San Diego State en 2005).

Y la historia se escribió así:

Un rebote ofensivo para empezar

Con el marcador 69-57 y menos de 40 segundos por jugar, Admon Gilder, de los Aggies, recupera un rebote ofensivo tras un triple intentado por su compañero Alex Caruso, para recordar la desventaja a 10 puntos (69-59) con el reloj indicando 34 segundos. Northern Iowa se duerme en la jugada, que no es vista como un mal presagio… todavía. En la banca de los Aggies se ven algunos aplausos de esperanza.

Detalle crucial tras bambalinas

Como el entrenador de Northern Iowa había pedido tiempo fuera tras la canaste de Gilder, los panthers tienen que poner el balón en juego desde la línea lateral. El pase de Wyatt Lohaus es largo y pegado a la banda. Jeremy Morgan no puede controlar el pase y Gilder lo roba para luego encontrar a Danuel House, quien penetra bajo el aro y acerca a su equipo a ocho puntos (69-61) restando 26 segundos.

El detalle fino del derrumbe de los muchachos de Northern Iowa fue la lesión sufrida durante el partido de Matt Bohannon (rodilla), el chico que normalmente se encarga de poner en juego el balón. En su ausencia, la tarea había pasado a manos de Wyatt Lohaus. Éste, en la siguiente jugada, le entrega el balón a Paul Jesperson pegado a la línea de base (de fondo), donde es acorralado por el gigante colombiano Tony Trocha Morelos. Sin encontrar compañero, Jesperson pica el balón tratando de que le rebote a Trocha y se vaya afuera, pero lo hace mal y le entrega el balón de un bote a Jalen Jones, quien aprovecha el regalito bajo el aro para elevarse y clavar. El juego está ahora 69-63 y quedan 21.7 segundos.

Pesadilla desde la banda

Notando la incapacidad de los Panthers para sacar el balón (inbound), los Aggies se prenden, y sus fans se ponen de pie. El siguiente pase de Northern Iowa desde la banda es impreciso y sale de la cancha. Pareciera que estos muchachos nunca han entrenado uno de los movimientos básico del juego. Texas A&M sí sabe sacar y House, ante una floja marca, mete un triple de oro. La pizarra indica 69-66 con 19.6 segundos. Nótese que en apenas 14 segundos, Texas A&M ha anotado cuatro canastas para nueve puntos. Increíble.

Falla técnica, un trébol para Texas A&M

Northern Iowa finalmente hace una buena jugada. Jesperson mete el balón a la cancha, pero en vez de pasarlo en corto, lo lanza profundo y encuentra solo a Klint Carlson, quien fácilmente clava para darle un respiro a su equipo (71-66) faltando 17 segundos. El juego está muy al alcance a pesar de los cinco puntos de diferencia.

Texas A&M recorta de nuevo a tres puntos cuando Caruso hace una colada anotadora, y encima el árbitro marca falta muy protestada que es convertida desde la línea de libres para que el marcador sea 71-69 restando 11.8 segundos. Los texanos ya no tenían tiempos fuera, pero resulta que la jugada es precedida por una pausa obligada de los árbitros al descomponerse momentáneamente el reloj de juego. Eso les permite diseñar el veloz y efectivo drible de Caruso.

¿Qué diablos estaba pensando?

La jugada más grande y crucial de todas viene a continuación. Jesperson mete el balón desde atrás y lo hace en corto a Wes Washpun en una esquina pegada a la línea de base. De inmediato, dos rivales lo acorralan, uno de ellos el colombiano Trocha Morelos. Ningún compañero de los Panthers se mueve y Washpun, tras aguantar la posesión lo más posible y cerca de pisar afuera, pica el balón en busca de un compañero, que está muy lejos e inmóvil. Gilder recupera el esférico y se cuela para encestar con apenas 1.9 segundos. Es de destacar la increíble paciencia de los jugadores de los Aggies, que se abstienen de cometer foul sobre Washpun a pesar de que el tiempo se va extinguiendo. Con la pizarra 71 iguales, el partido se va a tiempo extra. Y tras nuevo empate, hay doble prórroga, donde Texas A&M, un equipo más entero y fuerte, sobrevive por 92-88.