¿Necesitas habitación en NYC? Esta red te echa una mano

Koala Roomie, cofundada por Juan Lizárraga, es una startup que trata de resolver el más neoyorquino de los problemas para recién llegados
¿Necesitas habitación en NYC? Esta red te echa una mano
Juan Lizárraga, de 31 años, cofundador y presidente de KoalaRoomie./Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Juan Lizárraga llegó hace tres años a Nueva York desde Ciudad Juarez y se encontró con un problema casi universal para quien aterriza en esta urbe. ¿Dónde vivir en una ciudad en la que incluso hubo un partido político con aspiraciones municipales llamado “la renta es demasiado alta, maldita sea”?

“Hay un problema de demanda de vivienda a precio asequible y vivir con compañeros de cuarto es una forma de solucionarlo que ha aumentado un 40% en la ciudad desde  2006 a 2010″. “Vi muchos amigos que buscaban compañeros de cuarto y que llegaban a arreglos rápidos con personas con las que luego resultaban incompatibles”, explica este joven de 31 años.

Visto el problema, Lizárraga se puso manos a la obra para buscar la solución en Internet. En abril de 2015, puso en marcha Koala Roomie. Se trata de una red de contactos presidida y cofundada por él, y los también mexicanos Jorge Galicia y Oscar Muñoz, cuyo objetivo es crear una comunidad de “compañeros de cuarto en los que confiar, con ofertas que están filtradas”. Los tres, además del diseñador, Salvador Morales, son de Ciudad Juarez.

El portal de búsqueda de compañeros de alquiler (roommates) tiene una interface agradeble y es fácil de navegar.
El portal de búsqueda de compañeros de alquiler (roommates) tiene una interface agradeble y es fácil de navegar.

“Si desconfiamos de alguien que hace una oferta subiendo fotos que no responden a la realidad lo desactivamos. Verificamos que todo es real y hacemos hincapie en que el usuario se de de alta con su perfil de Google o Facebook para saber que es real”.

“Queremos formar una comunidad de confianza entre quienes comparten y buscan habitaciones”, explica Lizárraga. Su competidor más importante es Craigslist que es un mero tablón de anuncios online que este emprendedor dice que no genera mucha confianza entre los usuarios para ciertas cosas.

La web, de diseño intuitivo y atractivo, pide una pequeña descripción del demandante de habitación y el ofertante de esta. Es algo similar a un servicio de citas on line, en el sentido de que pone en contacto a personas compatibles aunque terminar de hacer los deberes y verificarlo es asunto de quienes buscan compañero de cuarto.

A pesar de la juventud de esta empresa y que “solo tenemos experiencia en social media, desde que empezamos tenemos más de 5,000 usuarios y algo más de 300 historias de éxito”, dice Lizárraga. El servicio es gratuito y asegura que los datos que se obtienen de quienes usan el servicio no se venden o se usan más que para ver tendencias de forma interna en la empresa. “Queremos generar confianza a nuestros usuarios”.

Lizárraga dedica buena parte del día y hasta hace muy poco parte de su propio apartamento a lanzar la web y la aplicaciones móviles. Recientemente se han establecido en las oficinas de WeWork en Dumbo (Brooklyn). Pero tanto él como sus emprendedores compañeros mantienen otros trabajos porque aún no hay salarios ni beneficios en Koala Roomie.

En el caso de Lizárraga, que es ingeniero civil, mantiene un trabajo como comercial freelance similar al que le trajo a Nueva York apenas acababa de casarse.

“En México recibí una oferta de un amigo con el que hace años había abierto una galería de arte para venir a Nueva York a trabajar en comercio internacional”. No lo había hecho antes, pero eso era un reto no un problema insalvable para un hombre que en su ciudad natal decidió que en ingeniería no iba a encontrar la estabilidad que necesitaba y abrió un restaurante y un servicio de bodas.

“Yo era inquieto desde chiquito, si cuento las cosas que he hecho no acabamos”, dice sonriendo.

Empezar con poco y sin sueldo es lo habitual en este tipo de lanzamientos en los que se busca el modelo de negocio, del que Lizárraga no quiere dar más pistas que sugerir que el servicio es freemium (gratis), lo que significa que habrá otros premium (de pago). Es algo en lo que están trabajando ahora que quieren buscar capital semilla para expandirse y crecer en otras ciudades con similares problemas que en Nueva York. “San Francisco, Austin, Los Ángeles, Miami, incluso en Singapur o Hong Kong”, apunta.

La empresa opera con capital semilla, $30,000 procedentes de la aceleradora de negocios de Chihuahua Orion.

“Entrar en ese acelerador, en el que tuvimos que competir con muchas startups para ser una de las empresas elegidas ha sido una de las mayores satisfacciones”, dice Lizárraga sin dudar.

El resto, el reto de crecer y triunfar está ahora en la gran manzana.

El riesgo

Lo más dificil es el compromiso de emprender algo y poner tiempo a un proyecto que no sabes si va a generar algo. Tomar el riesgo es lo más difícil.

La Red

Las relaciones virtuales se construyen realmente. Lizárraga dice que tener una buena red de contactos y personas que puedan echar una mano o de la que tomar consejo es de lo mas importante. Él participa regularmente en Latino Tech Meet up. “Las relaciones que tienes definen tu negocio”, explica.