Los retos de un candidato republicano en California

Tom Del Beccaro es un conservador con la mira puesta en el senado federal, pero a pesar de sus esfuerzos como presidente del partido para hablar a los latinos, el camino sigue cuesta arriba para él y sus colegas

Los retos de un candidato republicano en California
El precandidato al senado federal Tom Del Beccaro, con algunos partidarios en celebraciones del Cinco de Mayo. Para candidatos republicanos como él, se hace cuesta arriba ser competitivos en California y hay mucho trabajo por hacer para ser tomados en serio por los votantes latinos.
Foto: Suministrada

Últimamente no es fácil ser un candidato republicano a una posición estatal en California; son más los obstáculos que hay que superar, que las ventajas.

La cantidad de votantes demócratas o sin partido supera ampliamente a los votantes registrados republicanos en el estado. El más reciente reporte de la secretaría de Estado lo deja bien claro: 43.1% demócratas, 27.6% republicanos y 24% sin partido declarado.

Para un candidato republicano, ganar la gubernatura o un puesto en el senado federal, se ha vuelto un asunto peliagudo.

Tom Del Beccaro lo está intentando, aunque según las encuestas, tiene mucho camino por recorrer. El última sondeo Field lo coloca con 4% de la preferencia y junto a otros dos republicanos, Ron Unz y Duf Sundheim, no superan el 11% del apoyo.

Demián Bichir, Ricardo Lara y Cristina García; lee más en La Opinión Entrevista.

La categoría más grande en la encuesta: los indecisos, con 48%, más republicanos que demócratas.

Dos mujeres demócratas están al tope de la encuesta para ocupar el puesto de la senadora Barbara Boxer que se retira este año, la procuradora Kamala Harris (27%) y la congresista Loretta Sánchez (14%).

En California, estas elecciones son “top 2”, es decir, los que logren más votos, sin importar el partido, van a segunda vuelta. Según todas las encuestas hasta ahora, esas podrían ser las dos demócratas, dejando afuera a los republicanos.

El reto de convencer a los latinos

Hace cuatro años, Del Beccaro era presidente de los republicanos en California y, dándose cuenta de la precaria situación del partido entre las minorías emergentes (latinos, asiáticos), decidió hacer reuniones públicas enfocadas en estas comunidades.

“Yo organicé el primer ‘town hall’ latino con Univision”, dice Del Beccaro durante una entrevista. “Creo que cualquier político que quiera ganar debe poner atención a estos votantes”.

Aunque es crítico del grave error republicano –dice- de “no tener una relación con los votantes latinos”, las cosas no han hecho más que empeorar entre republicanos y latinos desde que Del Beccaro lideró el partido hace cuatro años.

La candidatura de Donald Trump y el reciente crecimiento en el registro de latinos, jóvenes y demócratas en California en lo que va de año, así lo demuestran.

“Mi intención es hacer entender a los republicanos al nivel más básico que hay que comenzar una relación a largo plazo con los latinos”, afirma.

Una tarea difícil, especialmente en estos momentos.

Tom Del Beccaro desciende de inmigrantes italianos y entre 2011 y 2013 fue presidente del partido republicano en California. Es abogado, autor y comentarista político
Tom Del Beccaro desciende de inmigrantes italianos y entre 2011 y 2013 fue presidente del partido republicano en California. Es abogado, autor y comentarista político.

Inmigración frente a otros temas

Del Beccaro quiere hablar a los latinos de temas económicos, de impuestos, de pequeños negocios. Promueve la idea de un “flat tax” (una tasa de impuestos igual para todos), menos regulación para pequeños negocios y favorecer a estos por encima de las grandes corporaciones.

En inmigración, Del Beccaro dice que hay que enfatizar la “reforma del sistema de visas” para deportar a los extranjeros que entran con visa y luego se quedan. Para él, esta sería una manera de dejar de enfocar la atención migratoria en los latinos y los mexicanos, y de aliviar las tensiones hacia esos grupos.

La mitad de los indocumentados que se quedan vienen de otros países y lo hacen en avión, con una visa. Son de todas partes del mundo”, dijo Del Beccaro. “Hablar de los indocumentados como si todos fueran mexicanos empeora la tensión hacia ellos”.

El precandidato, sin embargo, se opone a medidas populares entre la inmensa mayoría de los latinos: las acciones ejecutivas del presidente en inmigración, incluyendo DACA y DAPA, al aumento del salario mínimo y a la inclusión de indocumentados en cobertura de salud, como lo está haciendo actualmente el estado de California.

“Eso sólo polariza aún más y lleva a mayor inmigración ilegal”, afirma.

Las posiciones de Del Beccaro en inmigración solo hacen más difícil la atracción de latinos hacia su campaña, pero al parecer tampoco le están ayudando con la base republicana.

Otros dos republicanos en la competencia, Duf Sundheim y Ron Unz, han manifestado ideas menos conservadoras en el tema de inmigración, pero no por eso les está yendo mejor.

Pero la lucha se hace, dice Del Beccaro, conectando la emigración de su madre, recientemente fallecida, quien abandonó Chicago en décadas pasadas por “el racismo que confrontó su padre Siciliano”.

“Yo no iría a Washington a atacar a los latinos o a los inmigrantes”, dijo.

Por el momento, sin embargo, no parece posible para ninguno de los republicanos en esta contienda superar la ventaja demócrata en la competencia.