‘Canelo’ Álvarez vs. Golovkin: un tremendo desafío para la tiranía de los millones

Todos exigen al mexicano que enfrente a "GGG", pero el combate podría estar muy lejos de llevarse a cabo
‘Canelo’ Álvarez vs. Golovkin: un tremendo desafío para la tiranía de los millones
'Canelo' Álvarez y Golovkin tendránla pelea más atractiva en varios años.
Foto: Especial / Getty Images

Desde antes que “Canelo” Álvarez le ganara por nocáut el sábado a Amir Khan ya se palpaba la presión desde varios frentes para que el tapatío ponga en la línea de fuego su título mediano frente al kazajo Gennady Golovkin.
Un choque de trenes que desde lejos tiene rótulo de “Pelea del Año” más por la urgencia mediática y el morbo de tener un combate con dos grandes nombres que por la real inminencia de que se lleve a cabo.

Razones y motivaciones para querer el combate hay muchas, tantas como para pensar que está más lejos de lo que todos suponen.

El asunto es que no depende de que “Canelo” Álvarez quiera pelear con “GGG” porque es muy macho y se siente capaz de ganarle.

Esa iniciativa, con mucho componente emocional, luego no tiene lugar en las mesas donde se negocian los millones y aunque la presión de Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, le pone términos precisos a las decisiones, los protagonistas son libres para cumplirlos y/o para no acatarlos.

“Lunes o martes enviaré una carta a [Gennady] Golovkin y ‘Canelo’ para que empiecen negociaciones”, dijo Sulaimán.

Pero en la otra orilla ni se inmutaron. “Esa pelea se hará cuando deba hacerse… no tenemos prisa. Si es que se hace, será cuando deba hacerse”, dijo a ESPN “Chepo” Reynoso, el jefe del campamento del tapatío.

No hay apuro en un viejo zorro del boxeo que entiende las prisas de los demás, pero privilegia su sabiduría aunque se lo guarda y no lo diga.

¿Por qué van ellos a arriesgar su producto exitoso y probado en 154 libras, peleando en los medianos donde sus posibilidades son menores?

No hay ninguna razón, básicamente porque “Canelo” puede ser 10 años rey de los superwelters y hasta allí irán a buscarlo todos los que quieran un trozo del mercado mexicano.

Eso es lo que cuenta.

En ese mismo tenor está Óscar de la Hoya, quien hace varios meses, antes de que “Canelo” le ganara a Miguel Cotto, dijo: “Esa pelea se puede hacer, aunque por lo que son los dos boxeadores, sería como 90% y 10%”.

Más claro, imposible.

Por eso De la Hoya dará un golpe a la mesa con una propuesta casi imposible de aceptar. En lo económico y en ventaja en la báscula.

Aún así la opción de ver la pelea persiste y el reto de los millones y su tiranía pueden imponerla, pero siempre habrá una gran duda.

“Canelo” no es un peso mediano y Golovkin sí lo es. Cierto que le ganó a Cotto, [que tampoco es mediano], pero su opción en 160 libras es menor. Pasarán los días y se abrirá paso la tercera vía, que el CMB le quite el título a “Canelo” por no defenerlo.

Por qué se llevará a cabo ‘Canelo’ vs. ‘GGG’

La ausencia de otras grandes figuras terminará por crear el ambiente para hacer un negocio multimillonario seguramente con capítulos I y II, como mínimo.

Golden Boy Promotions tiene la oportunidad de pegar duro y reposicionarse al frente de un negocio del que trataron de echarlos.

El CMB jugará su papel porque Mauricio Sulaimán necesita devolverle el prestigio a una correa de las más estimadas del boxeo como es la de los medianos.

Aunque es previsible que Óscar de la Hoya ponga una infinidad de condiciones casi imposibles de cumplir, finalmente los manejadores de “GGG” aceptarán todo para hacer la pelea.

Por qué el combate no será posible de realizar

La razón esencial es que “Canelo” no va a subir a 160 libras para hacerle la vida fácil a “GGG”, un auténtico peso mediano que, cómodo en su peso, puede ser muy peligroso.

Por las condiciones de miseria que dará la promotora. Ya De la Hoya dijo (en broma, se supone) que la bolsa sería 90% y 10%, todo para “Canelo”.

“Canelo” tiene 25 años y no tiene prisa en correr riesgos ya que puede esperar y llevar a 154 libras a Thurman, Jacobs, Porter, Bradley, etc., sin tanto peligro.

Los números de “Canelo” aún no son tan impactantes para vender casi solo una pelea ante un rival kazajo, muy buen boxeador, pero sin mucho mercado.