Vecinos de Watts preocupados por el agua turbia que sale de la llave

Aunque el DWP dice que el líquido no está contaminado, los padres de familia no se arriesgan a tomarla y compran botellas
Vecinos de Watts preocupados por el agua turbia que sale de la llave
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

El agua de la llave en Watts y los barrios de los alrededores tiene meses que sale turbia, color café, amarilla, descolorida y hasta negra.

El mal aspecto obligó esta semana a que cuatro escuelas primarias prohibieran a sus estudiantes usar los bebederos y proveerles botellas con agua .

Se trata de las escuelas Joyner, Flournoy, Grape Street y 96 Street.

“Nuestros hijos nos han dicho que sale muy amarilla o negra. Los maestros saben y la directora. Por eso, a la entrada de clases, les dan una botellita para que aguanten todo el día”, dice Rosa, una madre de familia que tiene un hijo en el cuarto grado la escuela primaria Grape Street. Rosa no quiere dar su apellido. Tiene miedo a represalias. “Este es un problema que siempre ha estado. También lo tenemos en las casas. Uno se aguanta porque no tiene más a donde ir”, observa.

Delmy, otra madre con una hija en cuarto grado en el mismo plantel, comenta que no es justo que porque vivan en una área rezagada, reciban agua de colores y dudosa calidad. “También pagamos impuestos’, enfatiza.

Aunque el agua ya no se ve turbia en los bebedores de la escuela Grape Street de Watts, muchos padres no se fían y mandan a sus hijos con botellas del líquido. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Aunque el agua ya no se ve turbia en los bebedores de la escuela Grape Street de Watts, muchos padres no se fían y mandan a sus hijos con botellas del líquido. (Aurelia Ventura/La Opinion)

LADWP toma acción

Aunque el LADWP asegura que el agua es segura de beber, también dijeron que harán uso de algo que no practican desde principios de los 2000, descargarán con mucha fuerza las tuberías para remover la formación de sedimentos durante un periodo de dos semanas y así reemplazar masivamente el agua que circula por las cañerías para eliminar el mal aspecto del líquido.

El LADWP afirma que esto no interrumpirá el suministro a las cerca de 20,000 residentes afectados.

Marty Adams, gerente de operaciones de agua del LADWP,  dijo al Concejo angelino que un hidratante para conectar mangueras para los bomberos se quebró en febrero, y eso puede ser la razón del agua sucia, ya que las quejas comenzaron alrededor de ese tiempo.

Tim Watkins, líder del Comité de Acción Comunitaria del Trabajo del Watts, acudió este martes al Concejo de Los Ángeles con varias botellas de agua sucia recolectada en los hogares de los residentes desde enero.

“Ellos (LADWP)  dicen que está buena para beber, que no hay problema pero no se atrevieron a tomarla”, observa.

El concejal Marqueece Harris Dawson, a cuyo distrito pertenece Watts, dice que hará que el LADWP regrese en junio al Concejo para proporcionar información sobre porqué el agua está descolorida y que han hecho para arreglar el problema. Menciona que ya en enero hubo otro problema con una filtración que no fue reportada a los vecinos hasta mediados de abril, lo cual es completamente inaceptable.

Timothy Watkins de la organización Better Watts Initiative muestra botellas con agua de diferente color que sale de las llaves en esta zona de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Timothy Watkins de la organización Better Watts Initiative muestra botellas con agua de diferente color que sale de las llaves en esta zona de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Agua segura para beber

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) reportó el  problema con el agua la semana pasada.

En un comunicado, observan que el LADWP realiza pruebas en las escuelas primarias para determinar si hay un riesgo al beber.

“La escuela Grape Street Elementary ha decidido usar agua embotellada como precaución, aunque el DWP mantiene que es segura”, dicen.

Hacen ver que ya ninguna otra escuela emplea agua embotellada y los servicios del agua no se han interrumpido en las escuelas.

Según menciona el LAUSD, los exámenes arrojaron que el agua estaba suficientemente clorinada y no  encontraron bacterias. 

Reiteran que la seguridad de los estudiantes es la prioridad y continuarán con el monitoreo de la situación para asegurar la más alta calidad del agua que se abastece a las escuelas.

Padres de familia están preocupados por la condición del agua que sale de los bebedores de la escuela Grape Street y otros planteles del area de Watts. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Padres de familia están preocupados por la condición del agua que sale de los bebedores de la escuela Grape Street y otros planteles del area de Watts. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Pero los padres de familias no se fían.

María Ferreira indica que se enteró del problema de agua turbia en la escuela primaria Grape Street, a donde va su hija, por una carta que recibió del Departamento de Agua y Electricidad de Los Ángeles.

“Ahí dicen que el problema fue un descuido de los trabajadores, que hubo un problema con un pozo y que están tomando cartas en el asunto pero el agua amarilla es un problema grande que tenemos en Watts. Queremos que hagan algo pronto. Yo mando a mi hija con una botella de agua en la mochila”, expone.