Redadas en año electoral podrían afectar voto latino, advierten activistas

DHS insiste en que no habrá redadas en colegios, hospitales o iglesias, pero los activistas replican que las redadas infunden miedo entre los inmigrantes, muchos de los cuales tienen familiares elegibles para votar.
Redadas en año electoral podrían afectar voto latino, advierten activistas
Durante años el movimiento proinmigrante ha protestado las detenciones obligatorias, las deportaciones y separaciones de familias.
Foto: Shawn Thew / EFE

WASHINGTON.- En pleno año electoral, la Administración Obama prevé reactivar en las próximas semanas las redadas contra madres y niños para disuadir la emigración ilegal desde Centroamérica, pero estas operaciones conllevan el riesgo de desalentar el voto latino en noviembre próximo, según activistas.

En medio de un predecible ciclo de redadas y posteriores denuncias de grupos cívicos y de la bancada demócrata del Congreso, agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) visitarán barrios latinos para arrestar y expulsar a indocumentados que hayan desobedecido órdenes de deportación, o que hayan agotado sus reclamos de asilo o refugio político.

Una portavoz de ICE, Gillian Christensen, explicó a este diario que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tendrá cuidado en evitar “sitios sensibles”, como escuelas, hospitales e iglesias, salvo en casos de “circunstancias de emergencia”, pero no precisó cuáles son éstas, ni tampoco lo ha explicado el resto de la Administración.

Aparte de las implicaciones morales y humanitarias de estas operaciones policiales, activistas y expertos consultados hoy por este diario advirtieron de las consecuencias que éstas podrían tener en las urnas, justo cuando intentan aumentar la participación de los latinos en las urnas. Del universo de 27,1 millones de latinos elegibles, se calcula que poco más de 13 millones saldrán a votar en noviembre.

Los latinos decidirán su voto en noviembre próximo,
Los latinos decidirán su voto en noviembre próximo. Foto: Archivo

¿Quién toca a la puerta?

Aparte de infundir miedo en las comunidades inmigrantes, una posible consecuencia es que los hogares hispanos no sabrán si quien llama a la puerta es un activista para empadronarlos o un agente de la Migra.

Angie Kelley, analista del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), consideró que la Administración Obama debe revertir su marcha y frenar acciones policiales que serían contraproducentes.

“Es difícil imaginar cómo pueden tener éxito las estrategias de participación cívica, cuando un día los hogares hispanos reciben un llamado a la puerta para alentarlos a inscribirse a votar, y al día siguiente tienen mucho miedo de abrir la puerta”, señaló Kelley.

Activistas alegan que las redadas de ICE estarían violando derechos civiles de inmigrantes.
Activistas alegan que las redadas de ICE estarían violando derechos civiles de inmigrantes. Foto: Getty

Danny Cendejas, del grupo “Detention Watch Network”, dijo que aunque muchos latinos votarán contra el republicano Donald Trump por su retórica antiinmigrante, “la gente también busca algo por qué votar, y estas acciones son un mordaz recordatario de la falta de confianza entre la mayoría de la comunidad latina y Barack Obama”.

“Muchos votantes latinos recordarán las promesas incumplidas (de 2008) de Obama… falta ver si los candidatos demócratas en verdad se mantendrán comprometidos con los derechos y la dignidad de los inmigrantes que viven en EEUU”, enfatizó.

Por su parte, Alex Nowrasteh, del Instituto Cato, dijo que las deportaciones no tienen justificación y “contravienen los valores de EEUU como país que acoge a quienes huyen de la opresión en otras partes del mundo”.

“Estas redadas podrían perjudicar a los demócratas, cuando tienen la oportunidad de tener aún más logros con los votantes latinos debido al factor Trump”, advirtió Nowrasteh.

¿Le afectará esto al Partido Demócrata?

En aras de acercar a los conservadores a la mesa de negociación de un plan de reforma, el presidente Barack Obama ha deportado a más de dos millones de indocumentados desde 2009, lo que le ganó el mote de “deportador en jefe”, pero esa cifra récord no ha movido un ápice el debate sobre la reforma migratoria.

Tampoco ha aplacado a los conservadores: de hecho, Trump,  virtual candidato presidencial republicano, ha prometido que, si gana, construirá un muro en la frontera sur, y deportará a toda la población indocumentada.

Algunos activistas, sin embargo, expresaron confianza en que estas redadas no desinflarán los esfuerzos por movilizar el voto hispano.

Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, consideró que es “prematuro” hablar de un impacto sobre el voto latino, aunque enfatizó que las redadas “son una movida equivocada… y cuestionable desde el punto de vista moral y político”.

Sin embargo, Simon Rosenberg, del grupo progresista NDN, señaló que mientras la Administración Obama explique con claridad las razones legítimas de estas acciones y quiénes son los afectados, “no creo que éstas tengan consecuencias políticas”.

¿Qué dicen en la contienda demócrata?

Amanda Rentería, directora política de la campaña de Hillary Clinton, dijo que ésta ha pedido un fin de las redadas porque “siembran el terror en las comunidades”, y su plan migratorio incluye que los niños no acompañados tengan acceso a representación legal y reformas al sistema de asilo y refugio.

“Esta elección va a ser muy importante para el futuro de miles de familias y nosotros vamos a luchar para que nuestra comunidad salga a votar por la persona que esté más preparada y que tenga los mejores planes para ayudar a sus familias. Donald Trump es un riesgo que la comunidad no se puede tomar”, subrayó Rentería.

Por su parte, Erika Andiola, portavoz del senador Bernie Sanders, dijo tanto Obama como Clinton y el “establishment” demócrata “siguen usando la misma retórica de apoyar a la comunidad indocumentada, pero a la hora de proteger a las familias, siguen en el lado equivocado del asunto”.

En concreto, se refirió a que Obama continúa las deportaciones y que Clinton no se ha pronunciado sobre un posible Estatus de Protección Temporal (TPS) para quienes huyen de la violencia en Centroamérica.

“No es aceptable dar a la comunidad una opción entre Trump y otro candidato demócrata del ´establisment´ que continuará el legado de Obama”, afirmó Andiola, al defender el plan migratorio de Sanders.

Ciclo de acción y reacción   

Tras la primera ola de redadas a principios de enero, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, ya había indicado que el DHS continuaría las redadas a lo largo de este año, por lo que sólo era cuestión de tiempo que se filtraran los planes para la segunda ola.

Se anticipan redadas contra inmigrantes indocumentados en 2016. Foto: Getty
Se anuncian redadas contra inmigrantes indocumentados en 2016. Foto: Getty

Ante las deportaciones masivas y la inacción del Congreso de siquiera debatir un proyecto de ley para una reforma migratoria integral, los grupos proinmigrantes han multiplicado sus denuncias en comunicados y ruedas de prensa, en marchas y actos de desobediencia civil, y en campañas de presión ante el Congreso.

Algunos se quejan de que, al final, la clase política da por sentado el voto de los latinos, que terminan escogiendo el menor de los males.

Redadas tienen mensaje para múltiples audiencias

Las protestas no detienen las redadas ni lo que han bautizado como la “máquina de deportaciones” porque, claro está, EEUU quiere frenar la emigración ilegal desde Centroamérica, y repite a los centroamericanos el peligro de los cruces clandestinos.

Tanto es su interés que el gobierno ha respaldado campañas publicitarias para disuadir el éxodo centroamericano, incluyendo una balada que recuerda el peligro de viajar en “La Bestia”,  o el “tren de la muerte” en el que viajan los indocumentados a través de México hasta la frontera sur.

En un año electoral en el que inmigración es un tema dominante, la Administración Obama también quiere asegurar a la opinión pública que, contrario a lo que dicen los conservadores, sí hace cumplir las leyes de inmigración.

Y lo hace para prevenir este verano otra crisis como la suscitada en 2014, con la llegada de más de 65,000 niños no acompañados.

Las autoridades dieron cuenta de la detención de 6,471 y 8,974 madres y niños en noviembre y diciembre, respectivamente.

Tras una notable caída en el número de detenciones en enero pasado, las autoridades de Inmigración ahora registran un paulatino aumento en los cruces ilegales en la frontera sur, lo que apunta a una crisis humanitaria sin un final a la vista.