Un portal internacional para trabajadores independientes

Freelancer.com ha ganado medio millón de usuarios en un año en EEUU
Sigue a La Opinión en Facebook
Un portal internacional para trabajadores independientes
Sebastian Siseles, director del área internacional de Freelancer.com./Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Hasta 53 millones de estadounidenses, el 34% de todos los trabajadores, lo son de forma independiente. Son freelancers y su papel es cada vez más relevante para la economía, empleadores, emprendedores…

Es una de las formas de trabajo que más crece, aunque no sin desventajas, como el hecho de que la falta de un contrato limita la responsabilidad de trabajador y empleador. De hecho, Freelancers Union ha puesto en marcha una campaña de sensibilización para hacer ver que muchos freelancers no cobran lo que se les promete ni en el plazo que se acuerda y la deuda con ellos no hace más que crecer. Casi cuatro millones de dólares a nivel nacional a la hora de cierre de esta información.

Una empresa en Internet, Freelancer.com, quiere acabar con algunos de estos riesgos al posicionarse como un mercado de trabajo con herramientas para asegurar los pagos.

El argentino Sebastian Siseles, director internacional de este mercado de trabajo, explica que a través de esta plataforma no solo se ponen en contacto proyectos con personas que pueden hacerlos en todo el mundo, sino que además se reducen los riesgos de pagos o incumplimientos de tareas porque gestionan un sistema de retribución por hitos (milestone payment system), es decir que se pueden establecer pagos parciales por cada fase en un proyecto contratado.

“En EEUU o cualquier otro país del mundo si quieres trabajar para alguien que no conoces o en otro país y te contratan ¿Quién da el primer paso? El freelancer y se pone a rezar para asegurarse de que le pagan o el empleador que paga y se pone a rezar para que le hagan el trabajo”, plantea Siseles. Este directivo explica que Freelancer.com “retiene el dinero que se avanza con cada hito del trabajo y tenemos comunicación con las personas en la transacción. Si se está de acuerdo con el avance del trabajo, se liberan esos fondos para que se haga el cobro”.

Eso convierte a esta empresa en casi un árbitro pero Siseles explica que la tasa de conflictividad es muy baja “menos de un 1% con unos 6,000 trabajos al día”. “Abrimos nuevos canales de diálogo en caso de desacuerdos para llegar a acuerdos y en esos casos menos del 1% de ese 1% llega a arbitraje”.

La empresa, que es australiana, pero funciona en todo el mundo, opera en 32 idiomas y con 22 monedas, tiene casi 20 millones de usuarios, en el último año ha ganado medio millón de usuarios en EEUU y ya son 2,5 millones de personas las que usan este mercado de trabajo independiente en la red. Nueva York, Los Ángeles, Chicago y San Francisco, por este orden son las ciudades donde más usuarios hay.

Siseles resume que son como “el eBay para trabajos”. “Si un empleador necesita un servicio determinado como crear un sitio web, hacer un logo, un plan de mercadotecnia o diseñar una app, por ejemplo, van a encontrar rápidamente a quien se lo haga”. Este directivo explica que hasta la NASA ha utilizado los servicios ofrecidos por freelancers para desarrollar un brazo robótico y muchas compañías del SP 500, las mayores del mundo están usando este mercado de trabajo en la red para conectar con personas que pueden ofrecer servicios puntuales que no son centrales en sus operaciones.

La empresa, que lleva en marcha desde el 2009 y cotiza en la bolsa de Australia, factura el 3% del pago al empresario y el 10% al freelancer. Sus ingresos crecen a un ritmo del 45% cada año en los últimos ejercicios aunque no tiene beneficios porque ha hecho una serie de compras de empresas para redondear sus ofertas de servicios. La última Escrow.com una empresa de gestión de pagos.  El banco de inversión UBS, que comenzó a hacer análisis de la empresa cree que el potencial de crecimiento es enorme entre pequeños y medianos negocios por “la aceleración en el cambio de servicios de cuello blanco que se están trasladando a un medio online”.

Siseles explica que el crecimiento de la empresa seguirá en la medida que hay más conectividad en el resto del mundo y las opciones de trabajo fijo no son suficientes para toda la mano de obra que hay disponible como muestran las altas cifras de desempleo estructural en muchos países europeos o latinoamericanos.

El portal tiene sus críticos porque quienes trabajan en países de bajos costos tienen una ventaja competitiva con respecto a los trabajadores independientes donde el nivel de vida es mayor.

Siseles responde que cuantos más sitios existan mejor para el freelancer porque se le abren más posibilidades. “La competencia beneficia al mercado en sí, y al consumidor en particular”. Este directivo explica que en su mismo caso, uno de los competidores de Freelancer.com subió las comisiones para los trabajadores independientes y ellos respondieron rebajando las suyas.

Este directivo cree que si en el mercado mundial hubiese pocos freelancers “la calidad y disponibilidad sería muy baja mientras que los precios serían elevados”. Siseles dice que aunque hay proyectos de decenas de miles de dólares hay otros con precios bajos y el promedio de proyectos tiene un pago de $200.

Los datos de la empresa apuntan a que un porcentaje muy bajo de empleadores seleccionan a un freelancer por un precio bajo. “Al contrario, la reputación, respuestas recibidas y tiempo de entrega son determinantes a la hora de seleccionar a un trabajador. La profesionalidad, compromiso y calidad son lo más preciado en el mudo del trabajo, y más en un mundo digital donde todo se viraliza, para lo bueno y, para los incumplidores, para lo malo también”.

De dónde llega el trabajo

Las estadísticas de la propia empresa muestran que los cinco países que más freelancers contratan de EEUU son la propia EEUU, India, Reino Unido, Australia y Canadá. Ahora bien, los proyectos que se ofertan desde EEUU normalmente son concedidos a trabajadores de India, Pakistán, EEUU, Bangladesh y Reino Unido.