Veterano de Guerra de EEUU lucha contra la pobreza en Guatemala

Un ex combatiente le declara la guerra a la pobreza y la falta de oportunidades en Guatemala
Veterano de Guerra de EEUU lucha contra la pobreza en Guatemala
Domingo Tomas, veterano del Ejército, durante la entrega de paquetes escolares a niños pobres en Guatemala en diciembre pasado
Foto: Suministrada

Los horrores de la guerra en Medio Oriente y una complicada readaptación con la sociedad hundieron a Domingo Tomas, un veterano del Ejército de Estados Unidos, en el alcoholismo. Por un año no pudo con esa batalla.

“Estaba tomando demasiado”, dice Tomás, de 31 años y quien sirvió en el Ejército de 2005 a 2015, período en el que perdió a cuatro compañeros en combate. Esa espina sigue clavada en su corazón.

“Es una de las pruebas más duras, es algo que todavía me afecta”, comparte este hijo de inmigrantes de Guatemala, de cara a la conmemoración del Día de los Caídos en distintos conflictos bélicos.

Domingo Tomas, de padres guatemaltecos, sirvió en el Ejército de 2005 a 2015
Domingo Tomas, de padres guatemaltecos, sirvió en el Ejército de 2005 a 2015. (Foto: Suministrada)

Korazón Kakao

Tomás asegura que para honrar a sus “hermanos” fallecidos de las Fuerzas Armadas pidió ayuda al Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) para superar su vicio, se enfocó en sus estudios universitarios y asumió esta misión: proveer útiles escolares a niños pobres en Guatemala.

Su fundación, Korazón Kakao, entregó en diciembre pasado 300 paquetes que contenían libretas, borradores, lápices y otros utensilios a estudiantes pobres en la comunidad de Zaculeu.

Su plan no sólo es repetir esta ayuda, sino abrir un plantel que ofrezca una formación académica de excelencia a cientos de niños de escasos recursos y así dar un viraje a su dura realidad.

Es un proyecto cargado de nostalgia. Aunque Tomás nació en Los Ángeles, cuando tenía nueve años su familia se mudó a Guatemala porque su hermano se involucró con una pandilla en el barrio de Rampart.

En ese país conoció la extrema pobreza. Con nueve hijos por mantener y un esposo que bebía en exceso, su madre no tenía dinero para comprar los materiales escolares. Así vivió Tomás hasta que cumplió 18 años y decidió regresar a Los Ángeles para continuar sus estudios y buscar un mejor futuro.

“Me recordaron mucho mi pasado”, expresó el veterano sobre la experiencia de ayudar a esos niños. “Sus padres los quieren mandar a la escuela pero a veces no tienen dinero para los útiles”, agregó.

“Mi misión final es abrir una escuela que les ofrezca educación básica de calidad sin ningún costo”, dice el vecino de Montebello. “Que tengan un empuje, otra visión, ayudarles a que den el siguiente paso”.

Tomás, quien celebra haber sumado más de un año en sobriedad, espera inscribirse a la universidad Pepperdine, luego de haber estudiado en los colegios de Santa Mónica y Pasadena. Este jueves regresó al primero de éstos a dar un discurso en un evento que conmemoró el Día de los Caídos.

Domingo Tomas, quien sirvió en el Ejército por diez años, dando un discurso este jueves en una conmemoración del Día de los Caídos en el Colegio de Santa Mónica (Foto: Amy Williams)
Domingo Tomas, quien sirvió en el Ejército por diez años, dando un discurso este jueves en una conmemoración del Día de los Caídos en el Colegio de Santa Mónica (Foto: Suministrada/Amy Williams)

“No cambiaría nada”, comenta sobre su carrera en el Ejército, en el que se enlistó sin recomendaciones. “Un día me desperté y pensé: ‘Hay que hacer algo’”, contó.

Su meta académica es estudiar en la Escuela de Leyes para convertirse en un abogado de inmigración pro-bono o quizás un trabajador legal internacional.

Todos sus objetivos buscan tender la mano a otros –dice parafraseando a un veterano- porque al final a una persona se le recuerda por su legado.

“Quiero que tengan ese recuerdo de que les dejé algo”.