Lo bueno y lo malo de la Copa América Centenario, que por ahora entrega buenas cuentas

El nivel de fútbol ha sido aceptable, se han anotado muchos goles y algunas de las grandes estrellas han brillado; el otro lado del espectro fue Uruguay
Lo bueno y lo malo de la Copa América Centenario, que por ahora entrega buenas cuentas
Con este disparo de tiro libre, Lionel Messi firmó el mejor gol de su triplete contra Panamá en el triunfo argentino de 5-0 de la fase de grupos.
Foto: Getty Images

Más luces que sombras aparecen en el balance que hasta el momento ofrece la Copa América Centenario, que está por completar la fase de grupos y empieza a mandar de regreso a casa a los primeros ocho equipos eliminados, entre ellos algún histórico como Uruguay y Brasil.

Cierto que en los primeros días algunos fallos groseros de organización, como poner el himno de Chile en vez del que correspondía en el Uruguay-México o una bandera boliviana mal puesta en una pantalla generaron severas críticas, pero de a poco la balanza de la justa empieza a ser inclinarse claramente por lo positivo.

Y es que el nivel futbolístico que ha ofrecido el torneo ha sido bueno, pese a que por las temperaturas y lo desgastadas que llegan a estas fechas algunas figuras podía preverse poca brillantez en el juego. Buena parte de los favoritos han correspondido, las asistencias a los estadios han sido multitudinarias y la cifra de goles (50) en los primeros 18 juegos entregó un saldo agradable de 2.77 tantos por cita.

Lionel Messi, llamado a ser la figura del certamen, ciertamente ha jugado poco, pero lo ha hecho destacadamente al marcar tres goles en los menos de 40 minutos que lleva en esta Copa América, en la que Brasil, sin maravillar, al menos se dio un festín a costa de Haití.

Además las dos escuadras que pueden considerarse “locales”, Estados Unidos y México, han garantizado un lugar en la siguiente ronda, lo que siempre es un aliciente para que los estadios sigan llenándose.

LO POSITIVO

Venezuela de leyenda

La gran relevación de la Copa América Centenario sin duda ha sido Venezuela, selección que acudió al torneo con nulas expectativas y se ha clasificado anticipadamente a los cuartos de final en un grupo en el que a priori no parecía tener demasiadas opciones.

La Vinotinto, última en las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia 2018, llegó a suelo estadounidense tras haber tenido que cambiar abruptamente de estratega. Le dieron las gracias a Noel Sanvicente y con muy pocas semanas de trabajo pocos advirtieron que Rafael Dudamel, quien no había podido ganar en ninguno de los cuatro partidos de preparación que llevaba dirigidos con Venezuela, lograra salvar al barco del naufragio tan presurosamente.

Contra todo pronóstico, Venezuela se reconcilió con el triunfo ya en plena justa, derrotando a Jamaica (1-0) y a Uruguay (1-0), lo que no es poca cosa para un equipo que sólo había gozado de cinco triunfos en sus anteriores 58 partidos jugados en la historia de esta justa continental.

La escuadra de Dudamel ha hecho historia, independientemente que este lunes no logre arrebatarle a México el primer lugar del grupo, ya que hiló dos triunfos por primera vez en Copas América, y se ha clasificado a la siguiente ronda por tercera vez en las últimas cuatro ediciones de este torneo.

También para los libros de récords queda lo de Salomón Rondón, quien al anotarle a Uruguay se convirtió en el primer venezolano en anotar en tres distintas ediciones de Copa América, ya que antes también había marcado en Argentina 2011 y Chile 2015.

Confirman favoritismo

Argentina, Colombia y México han confirmado con triunfos en sus dos primeros partidos la etiqueta de favoritos con la que llegaron a la justa. A los tres se le ven hechuras importantes para pelear por el título hasta el final. Aunque los de Pekerman perdieron el liderato de su grupo al caer con Costa Rica, lo hicieron con un elenco alternativo.

Panamá y Concacaf cumplen

Las cuentas de la Concacaf ante los rivales de la Conmebol no eran nada malas, ya que en 14 enfrentamientos habían obtenido seis triunfos, un empate y siete derrotas. Panamá fue una de las selecciones que se dio a notar al ganar en su debut ante Bolivia. Los dos goles de Blas Pérez permitieron a los canaleros ser el primer país de la región que logra saldar con triunfo su primer partido en una Copa América. Ni México ni Estados Unidos lo lograron.

LO NEGATIVO

Mal dentro y fuera del campo

El más ganador en la historia de esta competencia lo ha hecho todo mal, dentro y fuera del terreno de juego. Derrotas ante México (1-3) y Venezuela (0-1) han significado la prematura eliminación de Uruguay, que no se quedaba fuera de los cuartos de final de una Copa América desde la edición de Bolivia 1997.

Con el himno de Chile, en vez del suyo, la cosa comenzó muy mal para los charrúas, que no han podido contar con su máxima figura Luis Suárez por una lesión que el uruguayo sufrió en su último partido con el FC Barcelona en la final de la Copa del Rey de España contra Sevilla.

El juego 100 de Diego Godín como internacional uruguayo fue un acontecimiento estadístico que resultó opacado por la amargura del pobre desempeño uruguayo.

Las adoloridas y absurdas declaraciones del presidente de la Asociación Uruguaya de Futbol, Wilmar Valdez, queriendo justificar la derrota con México, tampoco ayudaron a mejorar la imagen de un fútbol que en Estados Unidos pasó inadvertido.

Los últimos días de Díaz

Con un gol anotado en tres partidos no hay mucho que explicar. Paraguay ha tenido un desempeño completamente gris en la Copa América Centenario, en donde tras iniciar empatando con Costa Rica fue vencida por Colombia (1-2) y Estados Unidos (0-1), lo que no sólo le costó la eliminación sino el proceso de Ramón Ángel Díaz, que renunció al cargo de seleccionador guaraní ante el evidente fracaso, y es que Paraguay tenía cuatro ediciones de Copa América consecutivas pasando a cuartos de final y en las dos últimas había llegado como mínimo a semifinales.

Polémicas arbitrales

Las reformas de FIFA no han podido ser aplicadas en la Copa América y el arbitraje lo ha resentido. Los jueces han vuelto a entregar polémicas insanas. Lo más criticado sin duda ha sido lo sucedido en el 0-0 entre ecuatorianos y brasileños. Los de Quinteros debieron quedarse con los tres puntos pero el 0-0 se eternizó por culpa de un gol mal anulado, ya que el balón no abandonó nunca la línea de meta. También se generaron fuertes suspicacias el día que Chile derrotó a Bolivia (2-1) con un penalti muy discutible en el minuto 11 de reposición.

Siendo justos, habría que decir que si bien las fallas puntuales han sido graves, en lo general el arbitraje ha entregado cuentas aceptables.