Maldito odio, bendita solidaridad

Cada que hay una tragedia de este tipo hay politiqueros explotando el miedo y el prejuicio
Maldito odio, bendita solidaridad
La comunidad ha salido a expresar su solidadridad con el movimiento gay.
Foto: EFE

Sean cuales fueran las motivaciones del individuo que perpetró en Orlando, Florida, el peor tiroteo en masa en la historia de EEUU, es otro triste ejemplo de las consecuencias devastadoras de la intolerancia, el odio y el prejuicio.

El responsable, un joven estadounidense nacido en Nueva York de padres afganos, presuntamente juró lealtad al grupo terrorista ISIS y habría estado en la lista de personas de interés para el Buró Federal de Investigaciones (FBI), como también habría externado su rechazo a la comunidad gay. Muchas de las víctimas son hermanos hispanos.

Alguien capaz de llevar a cabo un ataque de esa magnitud ejemplifica las consecuencias horrendas que pueden tener el odio y el prejuicio contra otros, sean quienes sean.
Además, la masacre plasmó, una vez más, las consecuencias trágicas del fácil acceso a las armas, en este caso a armas militares, sobre todo cuando caen en manos de personas desajustadas.

Cada vez que ocurre una masacre, se habla de la necesidad de mejores controles para la venta de armas, pero todo es ahogado por un poderoso grupo cabildero y por los políticos a quienes compran.

Cada vez que ocurre una desgracia, los oportunistas politiqueros tratan de utilizarla para seguir explotando el miedo y el prejuicio.
El virtual nominado presidencial republicano, Donald Trump, utilizó la plataforma de Twitter, primero para denunciar la tragedia, pero como carece de autocontrol, fue escalando hasta comenzar a lanzar ataques políticos incluso diciendo que si el presidente Barack Obama no decía que se trató de terrorismo islámico radical debería “renunciar en desgracia”.

Tampoco pudo evitar su narcisismo y agradeció a quienes lo han felicitado “por estar en lo correcto en torno al terrorismo islámico radical”. “Pero no quiero felicitaciones. Quiero dureza y vigilancia. Tenemos que ser inteligentes”, agregó Trump.

Con una tragedia de esta magnitud, uno esperaría autocontrol y solidaridad de parte de quienes aspiran a llevar las riendas de la nación. Pero estamos en la era de Trump y en medio de una agria contienda presidencial. El magnate naranja, cuya campaña se sostiene en el miedo y el prejuicio, no pudo controlar su sed de protagonismo.
Pero no todo está perdido.

Como suele ocurrir en medio de la tragedia, las muestras de humanidad y solidaridad sirven de bálsamo. Miles de personas hicieron fila para donar su sangre a las víctimas; otros miles donaron a los fondos de asistencia a las víctimas, a los policías y a otros. No hubo distinciones de raza, etnia, religión u orientación sexual. Somos estadounidenses dolidos por una violencia sin sentido que le arrebató la vida a otros estadounidenses.

La solidaridad y el amor son más fuertes. El maldito odio, venga de donde venga, no prevalecerá.