Empieza el siglo XXI para la antidiscriminación laboral

Las reglas para contratistas y subcontratistas federales no se han actualizado desde 1970
Empieza el siglo XXI para la antidiscriminación laboral
Las directices para la no discriminación serán un reglamento./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Nada resiste el paso del tiempo y las normas no son una excepción. De hecho, es más que conveniente actualizar muchas de ellas y eso es lo que está haciendo el departamento de Trabajo que va a cambiar las directrices sobre antidisciminación por razón de género para contratistas y subcontratistas federales. El objetivo es convertirlas en regulaciones y responder así, de una forma legalmente más eficaz, a los problemas que se presentan en este siglo. Uno de los cambios más significativos se refiere al cuidado de los hijos.

Estas directrices, que se aplican a todas las empresas que tengan negocios con el Gobierno Federal, datan de 1970 y desde entonces no han sido modificadas de forma sustancial pese a los evidentes cambios sociales. Algunas de ellas son ya irrelevantes, como por ejemplo que haya anuncios de ofertas de empleo específicamente para mujeres o para hombres. Estas prácticas, frecuentes en la época en la que está ambientada la serie Mad Men, están superadas pero otros problemas no están ni siquiera incluidos en estas normas.

De hecho, no hay nada referido específicamente a la discriminación de salarios, ni al acomodo de mujeres embarazadas, afectadas por el parto o condiciones médicas relacionadas. Tampoco hay nada que impida aplicar el estereotipo de que las mujeres son las cuidadoras de su hogar y por tanto sus carreras y desempeño van a ser limitados

La nueva regulación, ahora en fase de propuesta, tiene metas como:

  • Clarificar que cuando haya una licencia para cuidado de hijos esta debe ser extendida en los mismos términos a hombres y a mujeres.
  • Establecer que las asunciones basadas en estereotipos de género con respecto al cuidado de familia es, en efecto, disciminación.
  • Confirmar que han de acomodarse las necesidades de embarazadas o mujeres afectadas por condiciones médicas relacionadas con el parto. Desde más permisos para ir al baño como programación de trabajo más ligero.
  • Clarificar que la discriminación en la compensación por razón de género puede ser una violación de las normas.
  • Enfatizar que contratistas y subcontratistas federales deben proveer los mismos beneficios sociales a hombres y mujeres.
  • Asegurar de que no hay acoso sexual, que todos los trabajadores independientemente de su género o inclinación sexual son bienvenidos y tratados de la misma manera.
  • Dejar claro que las personas que el tratamiento hostil a personas que no se identifican con un género en cuestión de apariencia, vestido o comportamiento es una discriminación ilegal.
  • Zanjar sin lugar a dudas que la discriminación basada en la identidad de género es ilegal.