Lo que debes saber sobre un derrame cerebral

Entre más pronto lo reconozcas, mayores serán las posibilidades de recuperación
Lo que debes saber sobre un derrame cerebral
Foto: El Nuevo Día

Un derrame cerebral o accidente cerebrovascular se debe a la falta de oxígeno suministrado al cerebro, también conocido como isquemia.

En un accidente isquémico transitorio, un coágulo bloquea un vaso sanguíneo, mientras que un accidente isquémico hemorrágico, ocurre la ruptura de un vaso sanguíneo. Aunque los accidentes isquémicos transitorios son más prevalentes (85% de los casos), ambos causan muerte celular masiva de neuronas en el área afectada, llamada el núcleo, y muerte neuronal menos extensa en áreas adyacentes, llamada penumbra.

Los derrames cerebrales son la segunda causa de muerte a nivel mundial y afectan unas 795,000 personas en Estados Unidos. Usualmente, los pacientes con derrame cerebral enfrentan signos como adormecimiento de cabeza, brazos o piernas y dificultad para hablar y puede haber confusión. Basado en estos signos, se ha creado un acrónimo para identificar una persona que ha sufrido un derrame cerebral: Face, Arms, Speech, Time – FAST.

Este acrónimo no sólo indica síntomas identificables de un derrame sino que también enfatiza la importancia de actuar rápido (fast, en inglés) para que el sobreviviente tenga mejores posibilidades de recuperación.

El tratamiento en caso de un derrame cerebral usualmente es la administración de un anticoagulante que diluye y reduce la obstrucción de los vasos sanguíneos que suministran oxígeno y nutrientes al cerebro. Este tratamiento es efectivo  si se inyecta dentro de las primeras 3 a 4.5 horas después del derrame cerebral.

Las consecuencias

Los pacientes que sobreviven, pueden experimentar problemas de memoria y déficit cognitivo. Esto, como consecuencia de una serie de procesos celulares que causan daño permanente o la muerte de las neuronas tales como el estrés oxidativo, la apoptosis y otras.

Actualmente, los científicos utilizan modelos animales para entender e identificar los mecanismos celulares que han sido alterados a consecuencia de un derrame cerebral. Estos procesos celulares se podrían utilizar entonces como blancos para desarrollar estrategias terapéuticas que ayuden a los pacientes que sufren derrames.

Una de estas estrategias es la protección neuronal. Entre los mecanismos celulares efectivos para neuroprotección considerados prometedores,  se encuentran las interleuquinas, las cuales actúan como señales tanto pro inflamatorias como anti inflamatorias. Ciertas interleuquinas que actúan como factores antiinflamatorios han mostrado reducir el daño al tejido neuronal en modelos animales.

Otra estrategia que se está estudiando es reducir la toxicidad causada por especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés). Las ROS son producto normal del metabolismo de nuestras células. Sin embargo, cuándo la célula está bajo estrés (como pasa en un derrame), las ROS pueden producirse en exceso, causando daño a las células y a los tejidos que forman. El desarrollo de tratamientos que reduzcan los niveles de estas ROS o la neutralización directa de las mismas, puede ayudar a reducir la muerte celular neuronal.

El estudio ha demostrado que tiene unos mecanismos celulares complicados. Aunque la ciencia y la medicina han avanzado mucho en su tratamiento, existen pocas terapias para reducir el impacto de lesiones a causa de un derrame cerebral. Por lo tanto, cambios en nuestro estilo de vida y una mayor conciencia acerca de los síntomas de un derrame, siguen siendo la primera línea de defensa.

– Ivelisse Cruz-Torres, estudiante doctoral del programa de Farmacología de la Universidad de Colorado – Anschutz Medical Campus y Fellow del Yale Ciencia Academy