Messi, el coleccionista de récords con Argentina y el FC Barcelona

Camino a convertirse en el máximo goleador en solitario de la selección, sigue coleccionando marcas y su única cuenta pendiente está en Europa
Messi, el coleccionista de récords con Argentina y el FC Barcelona
Lionel Messi alcanzó a Batistuta en el goleo histórico de Argentina.
Foto: Getty Images

BOSTON.- Lionel Messi parece moverse con el mundo del fútbol como si tuviese una lapicera en la mano y su trabajo pase por completar casilleros. Ante el fantasma de que quede algún tema pendiente, “Leo” va y lo termina. A su manera, es un coleccionista de récords. A los 28 años, el rosarino tiene números de veterano y va por más. Insaciable, ya es el máximo goleador de la selección argentina (igualó en 54 tantos a Gabriel Batistuta), de Barcelona, del clásico ante Real Madrid y de la historia de España.

Sus marcas se cuentan por decenas y hasta hay algunas, como las de cantidad de tripletes, que hasta resultan absurdas en el repaso histórico. Sus goles obligan a un permanente revisionismo estadístico. Le sucedió en Barcelona, en la Liga de España, en la Liga de Campeones y hasta con su marca de gritos anuales. Siempre obligó a recontar. Y siempre superó los viejos números, corregidos o no.

Por eso, lo que pasó en la selección no podía ser la excepción: Batistuta anotó 56 goles, aunque tiene dos tantos no homologados por ser ante un combinado “B” de Eslovaquia, en junio de 1995. Ante el debate de si son 56 o 54, en el aire está firme la sensación de que la única incógnita pasa por saber cuándo llegará el 57 del Nº 10. El sábado, ya logró los famosos 54.

Tiene el récord de goles en un mismo año calendario, cuando en 2012 anotó 91 tantos, con 79 gritos en Barcelona (mayor cantidad de goles anotados en un año a nivel clubes) y 12 en la selección argentina (igualó a Batistuta en goles en un año y mantienen la marca nacional). Además, se transformó en el primer jugador en convertirle goles a todos los equipos de un torneo de Primera en una misma temporada (Liga de España, 2012/13).

Pero entre tanta marca, la deuda aparece en la Champions League. En la carrera mano a mano con Cristiano Ronaldo, ambos sacaron varios cuerpos de ventaja en la tabla histórica, pero el portugués es quien está un paso adelante. Atrás quedaron los goles de Raúl, Van Nistelrooy o Shevchenko. Cifras que parecen de otro certamen si se las comparan con los 94 gritos de CR o los 83 de Leo.

Un paso aún mayor parece ser la de ser el máximo goleador de todos los tiempos. Con 507 goles entre Barcelona y la selección, está a cinco del eterno Alfredo Di Stéfano, con 512. El checo Josef Bican es el mayor goleador de la historia con 805 goles. Le siguen Romario (772), Pelé (767), Ferenc Puskas (746), Gerd Müller (735), Ferenc Deák (576), Uwe Seeler (575), Ernst Willimovski (554) y Eusebio (552). Messi los persigue, en silencio, sin obsesiones.

Más allá de los reproches por la falta de títulos con la Argentina en la selección mayor, los números hablan por sí solos. Donde aparece un récord, él va y lo pulveriza. Ahora, buscará dejar atrás cualquier duda sobre los 54 o 56 de Batistuta. Ya nadie tendrá que aclarar qué pasó en junio de 1995. Y le quedará la cuenta pendiente en la Champions. Mientras reescribe, partido a partido, todos los libros de la historia del fútbol.