Bar ‘El Troquero’: Lugar supuesto de drogas y prostitución en Boyle Heights

Por años, el establecimiento fue guarida de pandilleros y punto de distribución de droga, según la Fiscalía Municipal
Bar ‘El Troquero’: Lugar supuesto de drogas y prostitución en Boyle Heights
El bar “El Troquero” ha tenido mala reputación en la comunidad por años.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

Era un secreto a voces que los clientes del bar “El Troquero”, en el barrio hispano de Boyle Heights, recibían dos menús: uno con bebidas alcohólicas y otro con una lista de narcóticos.

Por años y hasta febrero del 2016, el establecimiento, localizado en el 2119 al este de la avenida César Chávez, era guarida de pandilleros y punto de distribución de droga, según la Procuraduría Municipal.

Este negocio, ligado a la pandilla Tiny Boys, era escenario de crímenes violentos, como tiroteos dentro y fuera de éste que resultaron con un muerto y heridos, ataques violentos y robos a punta de pistola.

En “El Troquero” la cocaína y la metanfetamina se conseguían a granel, alegan las autoridades (Isaías Alvarado/La Opinión).

Con esos antecedentes, la Procuraduría de Los Ángeles pidió una restricción judicial en contra de los dueños y operadores del bar, uno de los cuales es miembro registrado de la pandilla Tiny Boys.

“Mucha droga se vendía ahí, entraban por aquí y salían por atrás, toda la gente sabe”, afirmó un vecino que, tras pedir el anonimato, describió algunas actividades ilícitas que ocurrían en el local.

Otro residente comentó que el establecimiento siempre ha tenido mala reputación. “Hay mucha droga, prostitutas y no les importa que están en una calle principal por donde pasan niños”, dijo.

Este jueves, narcocorridos se escuchaban a volumen alto en el bar, cuyas puertas fueron cerradas para evadir a la prensa.

“Con la bandera en el asta/ defiende la plaza/ aunque corra sangre”, se oía la letra de una canción sobre José “Chino Antrax” Aréchiga, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

El bar “El Troquero” ha tenido mala reputación en la comunidad por años
Acusaciónes en contra del bar incluyen música de alto volumen escuchada toda la noche y durante la madrugada (Isaías Alvarado/La Opinión).

La querella cita a Jesús Muñiz Rivera, dueño y operador de El Troquero Bar, así como a los dueños de la propiedad, los miembros del Fideicomiso de la Familia Katz.

También incluye a los empleados Mario Rodríguez, quien era cantinero; Victor Jesús Lombera, disc jockey; y Deisy Joanna Calderón, mesera y administradora.

La Procuraduría alega que por varios años “El Troquero” ha sido la base de operaciones y regularmente contrata a personas que facilitan la venta de narcóticos en el lugar, como cocaína y metanfetaminas.

La dependencia nombra en particular a Marisol Lombera, quien era mesera y coordinadora de otras mujeres o “B-Girls” que se encargaban de comprar el alcohol a los clientes pasados de copas (los vecinos alegan que ellas también ejercían la prostitución).

“Marisol Lombera es una conocida y documentada integrante de la pandilla Tiny Boys”, argumenta.

Parte trasera del bar “El Troquero”, que ha tenido mala reputación en la comunidad por años
Parte trasera del bar “El Troquero”, el cual tiene grafito de la pandilla asociada alrededor, según la queja (Isaías Alvarado/La Opinión).

“Como pasa a menudo, una sola propiedad puede erosionar la seguridad pública y la calidad de vida de todo un vecindario”, expuso el procurador municipal Mike Feuer en un comunicado.

Un encargado del bar dijo este jueves que Rivera, dueño del negocio, daría un comentario sobre todas las quejas que pesan en contra del lugar, pero al cierre de esta edición eso no ocurrió.

La demanda pide que la corte designe un administrador para el bar y la propiedad, y una restricción judicial que prohíba la venta de drogas y la posesión de armas de fuego en el establecimiento.

También prohibiría que todos los empleados mencionados en la demanda que se acerquen a 1,000 pies del lugar. Además, requeriría que se pongan guardias de seguridad en el lugar, cámaras de vigilancia y un sistema de detector de metales.

Esta acción judicial es parte de los esfuerzo del fiscal Feuer en contra de dueños de propiedades problemáticas. En el pasado presentó querellas simulares contra dueños de edificios de apartamentos y casas en Watts, Hollywood y el Sur de Los Ángeles.