Cómo una ciudad de California busca que su comunidad inmigrante pueda votar

Si eres indocumentado, vives en San Francisco y tu hijo atiende escuela pública, probablemente puedas votar

Pronto los residentes de San Francisco que no son ciudadanos podrían votar.
Pronto los residentes de San Francisco que no son ciudadanos podrían votar.
Foto: Rosario Vital / El Mensajero

La ciudad de San Francisco acaba de aprobar una medida que podría cambiar la manera en que las personas que no son ciudadanas intervienen en la educación de sus hijos.

La Proposición D fue aprobada el martes por la Junta de Supervisores, la cual permitiría a padres o guardianes legales, pese si es ciudadano o no, documentado o no, de estudiantes inscritos en escuelas públicas votar en elecciones de la Junta Escolar.

“Esto se trata de justicia y equidad, al proveerle la oportunidad de tener voz a todos los padres”, dijo el supervisor Eric Mar durante la reunión.

En noviembre, los votantes decidirán si se incorpora el cambio.

Sin embargo, este intento sería el tercero, después de dos fracasos en 2004 y 2010 cuando la misma enmienda llegó a la boleta, pero la retórica antiinmigrante que ha manejado Donald Trump para promover odio y temor contra la comunidad inmigrante durante esta campaña presidencial podría cambiar el resultado este año.

“Creo que en un año en el cual hemos presenciado tanto desprecio hacia nuestras comunidades inmigrantes a nivel nacional, particularmente por parte de nuestro candidato presidencial republicano, es más importante que nunca para que San Francisco se levante en apoyo a nuestra comunidad inmigrante”, dijo la supervisora Jane Kim.

Por lo menos un tercio de los 60,000 estudiantes del sistema de educación pública en San Francisco tienen un padre inmigrante, y la mayoría no es ciudadano. Y, según un análisis entre 2008 a 2010 de la Universidad del Sur de California, al menos el 54% de niños tiene un padre que es inmigrante; el 15% de estos padres son indocumentados.

San Francisco no es la primera ciudad que busca involucrar a su comunidad inmigrante por medio del voto. En Maryland existen varias ciudades que permiten el voto a nivel local de aquellos que no son ciudadanos. Chicago también permite esto, pero solo en elecciones del concilio académico.