Atacan bus de periodistas en los Juegos Olímpicos de Río 2016, hay 2 heridos

El hecho se produjo en el trayecto entre la sede del rugby y el Centro Principal de Prensa
Atacan bus de periodistas en los Juegos Olímpicos de Río 2016, hay 2 heridos
Así quedó una de las ventanas del bus de periodistas agredido en Río de Janeiro.
Foto: Maxie Amena

Un micro que trasladaba a periodistas, entre ellos uno de los enviados especiales de LA NACION, fue atacado la noche del martes en el trayecto entre la sede del rugby y el Centro Principal de Prensa de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Sólo dos periodistas sufrieron heridas leves y el resto resultó ileso.

El hecho se produjo en la ruta “Transolímpica“, que une Deodoro con Barra de Tijuca, en momento en que el vehículo pasaba por las cercanías de la favela de Cidade de Deus. Gastón Saiz, el enviado de LA NACION, no sufrió heridas.

Un periodista de Belarús y otro de Turquía sufrieron cortes menores en las manos ante la rotura de dos vidrios. Los restantes nueve pasajeros y el chofer no sufrieron consecuencias.

Escuchamos dos impactos fuertes del lado derecho del micro y dos ventanales se rompieron por completo“, explicó Saiz, que volvía a Río de Janeiro luego de cubrir el regreso del rugby a los Juegos tras 92 años de ausencia.

“A los dos minutos apareció un patrullero que nos escoltó hasta que paramos más adelante para ver los daños”, completó.

Varios de los pasajeros están convencidos de que lo que rompió los vidrios fueron balas de armas de bajo calibre, pero las autoridades de Seguridad del Estado de Río de Janeiro ofrecieron una versión diferente: el bus fue impactado por piedras.

“El bus fue golpeado por dos piedras, según la informacion que pasó el comité organizador y la pericia inicial de la policía. Ninguna persona resultó herida de gravedad, apenas dos periodistas con pequeñas lastimaduras en una mano y en un codo causadas por astillas de vidrio. El caso está siendo investigado para determinar quien cometió esta agresion”, dijeron a LA NACIÓN las autoridades de Seguridad del Estado de Río.

Consultado por LA NACIÓN, el Comité Olímpico Argentino (COA) prefirió no pronunciarse sobre el hecho.

Semanas atrás, el ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann, dijo en una entrevista con LA NACIÓN que durante los Juegos Olímpicos, Río de Janeiro sería el lugar “más seguro del mundo”. Los hechos vienen desmintiendo sin embargo ese pronóstico, ya que en los últimos días se sucedieron varias situaciones de violencia o robos, varios incluso en zonas olímpicas o cercanas a ellas.

Durante el fin de semana una bala perdida impactó en una carpa de prensa en Deodoro, en tanto que el ministro de Educación portugués sufrió un intento de asalto cuando abandonaba las pruebas de remo, en uan de las zonas mas acomodadas de Río.