El Programa de Reparación del Sistema de Agua de California asegura agua sana para nuestras comunidades

Es responsabilidad de nuestros líderes locales y estatales hacer inversiones básicas en nuestra infraestructura de agua para asegurar que todos tengamos agua limpia y potable.
El Programa de Reparación del Sistema de Agua de California asegura agua sana para nuestras comunidades
Foto: Shutterstock

El acceso a agua potable limpia y confiable es un derecho que mucha gente da por hecho. Pero hay muchas comunidades a lo largo del estado que desafortunadamente no pueden contar con que del grifo salga agua potable cuando la necesitan.

Como hemos aprendido en otras comunidades y otros estados, es responsabilidad de nuestros líderes locales y estatales hacer inversiones básicas en nuestra infraestructura de agua para asegurar que todos tengamos agua limpia y potable.

Por eso me he unido a grupos comunales tales como la Cámara de Comercio de Los Angeles, la Cámara de Comercio Latina de Los Angeles, la Cámara de Comercio Afro Americana, la Cámara de Comercio Hispana del Sur de California, Beverly Hills / Hollywood NAACP, la Cámara de Comercio Afro-Americana del Condado de Riverside y San Bernardino (Inland Empire) y muchos otros, para apoyar el Programa de Reparación del Sistema de Agua de California. El Programa de Reparación del Sistema de Agua de California es el plan para modernizar la infraestructura envejecida que trae agua a nuestras comunidades desde las montañas de la Sierra Nevada a través del Delta de Sacramento y San Joaquín.

Este plan es vital para las familias del sur de California. En promedio, el 30% de nuestra agua local fluye a través de este importante sistema de distribución. Esta agua de alta calidad también es utilizada para mejorar la calidad de otros suministros de agua locales e importados, aumentando la cantidad de agua potable y segura disponible para comunidades a lo largo de la región. Esto ha sido especialmente importante en años de sequía, ya que existen algunas áreas que dependen de suministros importados para casi toda su agua. El agua de las montañas de la Sierra Nevada y otras fuentes importadas son responsables de:

Hasta un 75% de los suministros de agua para la ciudad de Los Angeles

Más del 50% para la ciudad de Long Beach

Casi el 90% para Simi Valley

Casi el 100% del agua potable para el Condado de South Orange

Más del 75% de los suministros de agua para el Condado de Ventura, incluyendo las ciudades de Camarillo, Moorpark, Oxnard, Thousand Oaks y Ventura.

Esta es una fuente de agua irremplazable que necesitamos proteger para nuestra región. Pero nuestra seguridad en cuanto al agua está en riesgo porque la infraestructura envejecida es vulnerable a terremotos y desastres naturales. El agua corre por viejos diques de tierra que los expertos sismólogos advierten que se derrumbarían durante terremotos o inundaciones.

En caso de un terremoto, el suministro de agua para nuestra región podría quedar desconectado por días, o incluso meses, causando una crisis humana y económica. El cien por ciento (100%) de las provisiones de agua para emergencias en California localizadas en el Lago de Diamond Valley son del Delta y serán suministradas por el Programa de Reparación del Sistema de Agua de California.

Igualmente preocupante, la envejecida infraestructura ha llevado a una severa disminución en la cantidad de agua que llega realmente a nuestra región porque los administradores del agua estatal se ven forzados a cerrar las bombas de agua y restringir las entregas, incluso cuando tenemos lluvias abundantes como sucedió en esta primavera.

California perdió 486,000 acre-pies de agua – suficiente para el consumo de 3.6 millones de personas en un año – desde el primero de enero porque nuestra envejecida infraestructura no pudo movilizar el agua.

El Programa de Reparación del Sistema de Agua de California reemplazará esta envejecida infraestructura con una tubería moderna que llevará con mayor eficiencia, cuando la tengamos, agua limpia al lugar de almacenamiento. El sistema también va a proteger mejor las provisiones de agua durante el próximo inevitable terremoto.

Aquellos que se oponen irresponsablemente a este proyecto no ofrecen ninguna alternativa viable que asegure una fuente tan significativa de nuestra agua local.

Todos merecen acceso a agua potable y limpia. Prestemos atención a la lección de otras comunidades. Tenemos que invertir en la infraestructura básica que satisface la necesidad más fundamental del ser humano, el agua.

Es hora de avanzar hacia delante el Programa de Reparación del Sistema de Agua de California.


Marcel Rodarte es el director ejecutivo de la Asociación de Ciudades para Contratos de California (CCCA)