Quién paga si un perro ajeno te ataca y lesiona en California

Cómo proceder en caso de un ataque canino

Quién paga si un perro ajeno te ataca y lesiona en California
Foto: Shutterstock

No es raro ser sorprendidos por ladridos, cuando pasamos delante de una casa con perros. Y más allá de la ruidosa molestia, generalmente nos sentimos seguros, porque asumimos que el perro está encerrado detrás de las vallas. Pero existen situaciones en las que el animal salta o se escapa de su correo y trata de atacarnos.

Según información de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), cada año se reportan casi 5 millones de personas que fueron mordidas por un perro. El 20% de ellas, necesita atención médica luego del ataque.

El tipo de mordedura varía según las circunstancias y el tamaño del animal y pueden ser leves, o graves y permanentes. A esto se le agrega el temor de que el perro pueda transmitir rabia u otras enfermedades. En el caso de la rabia, los síntomas incluyen fiebre, pérdida de apetito, dolores de cabeza y somnolencia, y aparecen después de un mes de la mordida. La rabia afecta al sistema nervioso de la persona causando convulsiones e incluso parálisis.

¿Cuáles son las protecciones legales en estos casos?

Cuando un perro muerde a una persona, la víctima puede demandar al dueño del animal y obtener indemnización por los gastos médicos y el sufrimiento. Las leyes varían de estado a estado.

California es un estado de estricta responsabilidad legal, lo que significa que el dueño del perro es responsable por las mordidas de este, desde el momento en que se convierte en su dueño.

En los casos de que la víctima haya sido quien provocó a la mascota, o si invadió sin permiso la residencia del dueño del perro, el dueño no es responsable por sus heridas. Tampoco es responsable por el ataque en el caso de que la víctima estuviese haciendo un trabajo que involucra al perro (como en los casos de entrenadores o de peluqueros canino).

Cuando la víctima es un niño menor de cinco años de edad, el dueño del perro no puede alegar que la víctima provocó al perro. En el resto de los casos, la víctima no necesita probar negligencia para cobrar indemnización por las heridas.

En el caso de que un perro ataque a otro, el dueño del animal que atacó al otro es responsable por los gastos de veterinario, o medicina, entre otros, de la mascota herida.

Según la gravedad del ataque, el perro puede ser puesto en cuarentena por una cierta cantidad de días, o ser confinado o exterminado, cuando el ataque fue extremo.

Cuando un perro es declarado “potencialmente peligroso”, el dueño debe mantener al perro encerrado detrás de las rejas. Si el perro es declarado “vicioso”, puede ser eliminado o sujeto a estrictas condiciones de seguridad.